Duelo popular. 
 Adiós del pueblo español a Franco     
 
 Informaciones.    22/11/1975.  Página: 2-3. Páginas: 2. Párrafos: 28. 

ADIÓS DEL PUEBLO ESPAÑOL A FRANCO

MADRID, 22. (INFORMACIONES.

DURANTE toda la noche y esta mañana ha continuado incesante el desfile de españoles ante los restos mortales de Franco. Miles de Españoles han formado largas filas durante toda la noche, que conducen a la plaza de Oriente, para rendir su homenaje de adhesión y gratitud al que durante treinta y nueve años ha dirigido los destinos de España. Puede calcularse que desde anoche desfilan ante el cadáver más de cien personas por minuto. Aunque se. registran escenas emotivas, la nota predominante es el espíritu cívico, el silencio, la compostura y el orden con que miles y miles de personas aguardan en silencio durante horas para poder llegar ante el féretro del Generalísimo.

Cien personas por minuto desfilan ante el cadáver.

Hasta diez horas de espera para desfilar ante el catafalco.

A las doce horas de haberse iniciado el desfile se calculaba que más de cincuenta mil personas habían pasado ya ante el cadáver de Franco en la capilla ardiente instalada en el palacio de Oriente. Las personas que forman la cola que baja por la calle del Arenal hacia la plaza de Oriente necesitan una media de diez horas para llegar a palacio. Las de la cola de la calle Bailen, unas seis o siete horas de promedio. Desde la entrada en palacio por la puerta de la plaza de la Armería, que da a Bailen, hasta la salida por la puerta que da a La Almudena, una persona necesita una media ñor? para la visita.

a través de los altavoces se ruega constantemente al público que no se detenga ante el féretro al prestar el homenaje de despedida al Generalísimo, debido al gran número de personas que esperan para visitar la capilla ardiente.

En la Puerta del Sol, .hacia las ocho de la tarde, la Policía de las Compañías de la Reserva General cortaba el tránsito de peatones en determinados momentos en la plaza y en las bocacalles para facilitar el paso de los que formaban las colas. Los guardias actuaron en todo momento con corrección al dirigirse al público.

Momentos d e nerviosismo •e produjeron en la Puerta del Sol al confluir en ella varias colas para constituir una sola que baja por Arenal. En algunos lugares del trayecto, camareros de los bares próximos recorren las colas vendiendo bocadillos y bebidas. Pasan -también vendedores de periódicos. Los jóvenes voluntarios distribuían ejemplares impresos del mensaje postumo del Generalísimo, así como adhesivos circulares con la leyenda: «Juan Carlos I, Bey de España», sobre los colores nacionales.

Según declararon a INFORMACIONES los miembros del destacamento de la Cruz Roja que montan la guardia detrás de la verja del teatro Real, en la plaza de Oriente, tuvieron qué atender durante el día a numerosas personas afectadas de desfallecimientos, debidos a la larga espera y a no haber comido en varias horas, así como a algunas otras que sufrieron crisis nerviosas.

Se observaba la mayor normalidad en la actitud de los personas que formaban las colas, pero era visible también el hecho de que a medida que se iban acercando a la entrada de la plaza de la Armería, muchos iban adoptando una actitud más solemne y de mayor compostura y guardaban silencio.

La Puerta del Sol y las calles adyacentes se encontraban a primeras horas de la noche absolutamente abarrotadas de público que intentaba engrosar las colas que avanzan lentamente hacia palacio. Se han formado dos tareas colas para el desfile, una de ellas dividida en dos ramas.

Una de las colas arranca del paseo de Extremadura y, cruzando el puente de Segovia, pasa por la calle de este nombre, dobla por el paseo de la Virgen del Puerto y, subiendo por la calle de Onésimo Redondo, desemboca en la calle Bailen.

La otra cola tiene dos ramificaciones, que confluyen en la Puerta del Sol. La primera parte de la plaza Mayor y por las calles de Postas y Esparteros sale- a la calle de Atocha, bajando desde la plaza de Jacinto Benavente por la calle Carretas a la Puerta ´del Sol. La segunda ramificación se forma a la altura de la calle de Sevilla, baja por la calle de Alcalá hasta Cibeles, da la vuelta frente al Ministerio del Ejército, vuelve a subir por entrar en la calle del Carmen. De allí baja por la calle Tetuán, sube de nuevo y sale por la calle de Preciados a la Puerta del Sol. Ambas ramificaciones, ya constituidas en una sola cola, bajan por la calle del Arenal y desde la plaza de la Opera se dirigen por Vergara al cruce de Bailen con la calle Requena. En este punto esta cola se junta con la que viene del paseo de Extremadura Entre el público que -desfila ante el féretro del Generalí-Alcalá y atraviesa Sol para simo instalado en el salón de Columnas del palacio de Oriente puede verse a personas de todas las edades y clases sociales. Se observa la presencia de muchas familias con niños de corta edad y también de muchos Jóvenes. Algunas personas se detienen un momento y hacen una genuflexión o se santiguan ante el féretro. No faltan los que saludan brazo en alto. Un sacerdote se puso inesperadamente al lado del ataúd, sacó una estola y empezó a rezar en voz alta un responso, que fue contestado por el público. Un legionario se arrodilló y exclamó: «Adiós, mi general, siempre a tus órdenes.» Otro dejó al pie del féretro su gorro de capitán.

Inválidos, Jubilados y ancianas con d rosario en la mano lloran desconsoladamente al pasar ante el cadáver del Generalísimo. Sé ve a numerosas monjas de varias congregaciones. Según informa la agencia Europa Press, hacia las seis de la tarde, el jefe de la Casa Civil,

general Fuertes de´ Villavicencio, se dirigió en voz alta al público que pasaba ante el féretro para pedir que desfilara más deprisa, a fin de que hubiera tiempo para que todos pudiesen ver a Franco. La agencia recoge un comentario hecho a uno de sus informadores, en el sentido de que «ni con un mes habría bastante para permitir él paso de todos los que lo desean». Los servicios de protocolo del palacio de Oriente pidieron a los medios informativos que transmitieran al público la necesidad de acelerar el desfile ante los restos mortales del Generalísimo a fin de dar lugar a que pase el mayor número de personas posible hasta que, él domingo por la mañana, . salga el solemne entierro hacia el Valle de los Caídos.

OCHENTA MIL, A LAS DIEZ DE LA NOCHE

Según informaciones llegadas a las diez de la noche, era de ochenta mil el número de los que habían pasado ante él féretro. Simultáneamente ai desfile pasan con cierta continuidad en sentido contrario al de la cola militares, altos funcionarios, así como algunas personalidades para rendir el postumo homenaje.

Sin embargo, durante el día han sido vistos formando cola en la calle de Bailen algunos ministros con sus familias. Algunos de los ex combatientes llegados de provincias forman colas especiales que pasan a lo largo de la fachada del palacio Real, que luego se integran en la cola general.

Durante todo el día siguieron llegando incesantemente coronas y ramos de flores, algunos de ellos con tarjeta y otros de manos anónimas. Personal de la Casa Ovil recoge periódicamente al pie del túmulo, flores, cruces, rosarios, estampas y otros recuerdos.

A primeras, horas de la tarde llegaron a la plaza de Oriente unas doscientas personas, muchas de las cuales llevaban distintivos de Fuerza Nueva, entre las que estaba el padre Venancio Marcos, portando banderas nacionales. Pretendían llegar hasta el palacio de Oriente, pero las fuerzas de orden público disuadieron a estas personas, indicándoles que lo mejor que podían hacer era rezar un padrenuestro, lo que hicieron antes de disolverse.

Han aparecido o están a punto de aparecer tres litaros sobre el tema de la muerte de Su Excelencia el Generalísimo. A las pocas horas de haberse puesto a la venta ae ha agotado el libro «Ha muerto», escrito por el periodista Ignacio Puche. Se trata de una cronología de la enfermedad del Generalísimo, que recoge despachos de agencia y trabajos de Prensa y fotografías.

El columnista de «Nuevo, Diario» Yale, seudónimo..,,de Felipe Navarro Garcia ha escrito un libro de 240 paginas que se titula «LOS ultimos cien días», y lleva el subtítulo de «Noticia de una agonía», Está dedicado al ´periodista Juan Servert, fallecido en La Paz recientemente tras ser operado en el quirófano de JA primera planta, donde había sido operado Franco.

M martes día 25 se pondrá a la venta otro libro, escrito por el subdirector de «Cambio 16», José Oneto. El proceso de la enfermedad del Generalísimo se relata en él contexto político del país. El libro de Oneto tendrá 400 paginas y llevará numerosas ilustraciones. Su título será: «den días en la muerte de Francisco Franco».

Colas de catorce kilómetros.

Tres libros a punto sobre la muerte de Franco.

Don Juan Carlos recibe en Barajas a numerosas delegaciones extranjeras.

LA JURA DEL REY

En otro orden de cosas, durante la tarde de ayer proseguían los preparativos para el acto de proclamación del Príncipe don Juan Carlos como Rey de España. La actividad en el palacio de las Cortes ae centró en el acondicionamiento del hemiciclo. Se han desmontado los escaños ocupados por las mesas de las Cortes y la tribuna de oradores y se ha abierto un acceso directo al estrado desde el pasillo central. Se coloco) un dosel en la escalinata de acceso al edificio y dos tapices en el vestíbulo, así cotaros en la presidencia hemiciclo.

en uno de los salones situa-3 detrás del hemiciclo del lado de las Cortes ha estado ensayando la banda de Cantería de Marina, intetada por cincuenta músicos. Bti6 a los primeros ensa5 el presidente de las Cor: y del Consejo del Reino, i Alejandro Rodríguez de leárcel, quien Inspeccionó mismo el acondicionamien-del salón de sesiones.

EN BARAJAS

El Principe don Juan Carlos tuvo ayer una apretada ruada, durante la cual acudió varias veces al aeropuerto de Barajas para recibir a ¡junas de las personalidades extranjeras que ayer llevaron a Madrid para asistir los actos de estos días. El Príncipe recibió, entre ras personalidades, al Príncipe Rainiero de Monaco, al ey Hussein de Jordania, al presidente de Chile, general > Pinochet, al príncipe Abdul ;n Abdel Aziz, hermano del iy de Arabia Saudita, y al principe Abdor Reza Pahla, hermano ´´"i «-h* do Per-i.

Para el presiden De de] Gobierno, igualmente, el dia 21 : noviembre ha sido una rnada más de trabajo. El ñor Arias Navarro se in-rporó a su despacho des-lés de cubrir el turno de Ja en la sala de las Co-mnas del palacio ´de Orien-. Algunos de los miembros íl Gobierno hp.n acudido hoy mbién al aeropuerto de Bajas para recibir a las numeras personalidades que han llegado a Madrid en el cur-i de la Jornada. Se han se-üdo recibiendo también en Presidencia del Gobierno, i el Ministerio de Asuntos xteriores, así como en el Palacio de La Zarzuela, tegramas de pésame procedentes de todo el mundo. Uno e loa últimos llegados es el el ministro de Asunto» Exteriores de Holanda, enviado al ministro Cortina. Dice si: "Con motivo de la muerte del Jefe dea Estado, Generalisimo Franco, le ruego acepte mis sentimientos de sincera simpatía por el pueblo español."

Desde que se produjeron los primeros signos de la enfermedad del Generalísimo, y especialmente después de su muerte, viene registrándose una enorme Intensidad informativa que se traduce en el aumento de´ tes tiradas de los periódicos, algunos de los cuales han -triplicado en estos días sus cifras habituales. Se han lanzado numerosas especiales, y algunas revistas han realizado alardes informativos especiales. La revista "Sábado Gráfico" lanzó ayer un numero especial de 100 páginas dedicado íntegramente al Rey de España, don Juan Carlos de Borbón. Otras revistas, como "Semana" y "Hola" han consagrado también números especiales a los acontecimientos de estos días.

Por su parte, Televisión Española ha puesto en movimiento para la realización de sus reportajes en directo y programas especiales a ciente cincuenta personas, entre fumadores, realizadores, periodistas y técnicos, sin contar con oteas tantas en los centros regionales. Las imágenes en directo se sirvieron en su totalidad en color y fueron distribuidas a Eurovisión para su uso en Europa, y a América, a través del satélite "Intelsat".

En la noche del jueves día 20, en que se produjo la muerte del Generalísimo, por primera vea en los diecinueve años de historia de la Televisión en España, no salió en la pantalla, sí fin de loa programas, la imagen de Franco con las notas del himno nacional de fondo. Apareció la bandera de la nación ondeando a media asta. Lo mismo ocurrió en la noche de ayer y ocurrirá, en la de hoy, a pesar de que don Juan Carlos ha sido ya proclamado Rey. El domingo, cuando los restos mortales del Jefe del Estado reposen ya en la cripta del Valle de los Caídos, cerrará a diario las emisiones de Televisión Española la imagen del Rey don Juan Carlos I.

Las colas de espera, que tienen en total unos catorce kilómetros de longitud, estaban integradas por una multitud de unas doscientas mil personas, en un desfile que se prolongará hasta que el cuerpo del Jefe del Estado sea trasladado al Valle de los Caídos, en la mañana del domingo, para recibir sepultura. El féretro fue llevado ad palacio de Oriente hacia las seis y media de la mañana de ayer, siendo instalada la capilla ardiente en el salón de Columnas, comenzando el desfile del público a las ocho.

Muchas personas que acusaban el frío de la madrugada a lo largo de las colas en las que formaban desde hacia varias horas se sentaban a ratos en el suelo, en las entradas de los comercios o aprovechaban momentáneámente las sillas de las terrazas de las cafeterías o las escaleras del Metro. Los componentes de las colas aprovechaban las rejillas de ventilación del Metro para disfrutar el aire caliente que salla a través de las mismas. Hay gentes de todas las edades y procedencias. Todas ellas dentro de un gran recogimiento. Muchos llevan ramos de flores que depositarán ante el féretro de Franco. La mayoría lleva prendas de luto y muchos brazaletes negros. Durante toda la noche se han distribuido entre los miembros de estas largas colas pegatinas con los colores nacionales, en las que reza la inscripción «Juan

Carlos I Rey de España»

 

< Volver