Palabras del Rey     
 
 Gaceta Ilustrada.     Página: 109,111,113,114. Páginas: 4. Párrafos: 29. 

PALABRAS DEL REY DE LA MONARQUÍA

«Honradamente no creo que haya instituciones antiguas y modernas, sino eficaces o Ineficaces. Mientras no se demuestre io contrario, los pueblos tienen, en nuestra época, un problema de estabilidad y continuidad en sus estructuras políticas. Precisamente, los pueblos capaces de afrontar los grandes avances técnicos y sociales de nuestros días son aquellos que, por otro camino, ´han conseguido una política nacional sólida y estable. La paz entre Jos pueblos se construye a través de aquellos pueblos en paz consigo mismo.

El camino no es en todos ´los pueblos idéntico, y depende de circunstancias actuales y de caracteres tradicionales. Muchos creemos que, en bastantes ocasiones, es deseable que la culminación del Estado no esté al albur de ´los partidismos ni de las luchas intestinas, y sea un firme punto de referencia permanente. Y esta práctica da resultado en varios países avanzados y plenamente actuales. Es verdad que en otros no, pero también vemos, frecuentemente, derribarse regímenes y constituciones no monárquicas, y no por eso pensamos que el fracaso se deba a anacronismo. En el caso concreto de España, no olvidemos que, a través de los siglos, nuestra monarquía sirvió para una continuidad del Estado y de la unidad nacional, que sólo tiene parangón en contadísimos países. Quizá puede afirmarse que sólo pudo comenzar a peligrar la integridad y soberanía de España en (os años en que se oscureció nuestra institución ´monárquica. Todo esto, sin duda, es io que hizo pensar all Generalísimo Franco en la conveniencia de contar con ´la institución monárquica al trazar el ´marco ilegal de la España de hoy. Cuando este propósito legal se ha visto refrendado repetidamente por el asentimiento popular, creo que resulta difícil pensar en anacronismos. Se trata de un hecho con raíces históricas, pero plenamente insertado en nuestro presente.»

(De las declaraciones del Príncipe de España al director de la agencia Efe. Madrid, 7 de enero de 1969.)

«La monarquía puede y debe ser un instrumento eficaz como sistema político si se sabe mantener un justo y verdadero equilibrio de poderes y se arraiga en >la vida auténtica del pueblo español.»

(Del discurso ante el Pleno de las Cortes, después de jurar como sucesor en la Jefatura del Estado. Madrid, 23 de julio de 1969.)

ESPÍRITU DE SERVICIO

«´He dicho varias veces que el día que juré ´la bandera prometí entregarme al servicio de España con todas mis fuerzas. Cumpliré 4a promesa de servirla en el puesto en que pueda ser más útil al país, aunque esto pueda costarme sacrificios. Puede usted comprender que, de !lo contrario, no estaría donde estoy. Es una cues.tión de honor, a ¡mi entender.»

(De las declaraciones al director de la agencia Efe. Madrid, 7 de enero de 1969.)

«Deseo servir a mi país en cauce normal de la función pública, y quiero para nuestro pueblo: progreso, desarrollo, unidad, Justicia, .libertad y grandeza, y esto sólo será posible si se mantiene la paz interior. He de ser el primer servidor de la Patria en ´la tarea de que nuestra España sea un Reino de justicia y de paz. El concepto de justicia es imprescindible para una convivencia humana, cuyas tensiones sean solubles en ´la ley y se •logren dentro de una coexistencia cívica en libertad y orden.

»Ha sido preocupación fundamental de Ja política española en estos años 4a promoción del bienestar en el trabajo, pues no puede haber un pueblo grande y unido sin solidaridad nacida de la Justicia Social. En este campo nunca nos sentiremos satisfechos.

•Las más puras esencias de nuestra gloriosa tradición deberán ser siempre mantenidas, pero sin que el culto al pasado nos frene en Ha evolución de una sociedad que se transforma con ritmo vertiginoso en esta era apasionante en que vivimos. La tradición no puede ni deba ser estática: tiay que mejorar cada día.

•Nuestra concepción cristiana de ¡la vida, la dignidad de la persona humana como portadora de valores eternos, son base y, a la vez, fines de la responsabilidad del gobernante en ´los distintos niveles del mando.»

«Mi general: desde que comencé mi aprendizaje de servicio a la Patria me ´he comprometido a hacer del cumplimiento del deber una exigencia imperativa de conciencia. A pesar de los grandes sacrificios que esta tarea pueda proporcionarme, estoy seguro que "mi pulso no temblará" para hacer cuanto fuere preciso en defensa de ¡los Principios y Leyes que acabo de jurar.

•En esta hora pido a Dios su ayuda, y no dudo que El nos •la concederá si, como estoy seguro, con nuestra conducta y nuestro trabajo nos hacemos merecedores de ella.»

(Del discurso ante el Pleno de las Cortes, después de jurar como sucesor en la Jefatura del Estado. Madrid, 23 de julio de 1969.)

DE LA EDUCACIÓN, LA CIENCIA Y LA CULTURA

«Vivimos en un tiempo que tiene que elaborar las grandes síntesis entre unos más justos cambios sociales y la pervivencia de los valores permanentes que son fundamento del ser de cada comunidad.

•Este equilibrio ha de lograrse respondiendo a ´los mejores ideales de las nuevas generaciones.

»En la forma de dar respuesta a estas exigencias está en gran medida la clave del futuro del hombre. Y por ello, hemos de tener en cuenta que ´la Educación, como parte e instrumento de formación personal y de transmisión de los conocimientos, la Ciencia, siempre como aventura creadora del espíritu, y te Cultura, como expresión más alta de ´los valores del hombre y de ´la comunidad, han de desempeñar un papel fundamental en esta obra de nuestro tiempo.»

(En la inauguración del Consejo Ejecutivo de la UNESCO. Madrid, 29 de mayo de 1972.)

«Agradezco profundamente esta recompensa, que representa ´-¡na nueva vinculación a mis compañeros del Ejército, con la alegría de reunirme, aunque sea por breves momentos, con la gran familia militar. Ya saben, Jos que han convivido conmigo en las Academias, cómo aprecio las grandes virtudes que les adornan y que ´les hacen entregarse a su trabajo, olvidando Jos intereses personales.

•La eficacia de las fuerzas Armadas reside, fundamentalmente, en ia unidad moral, de doctrina y de ideales de todos sus componentes, y estoy seguro que en da España del futuro seguirán contribuyendo a la paz que todos anhelamos, base segura para el progreso de nuestra Patria.»

(Al serle impuestas las insignias de la Gran Cruz del Mérito Militar. Madrid, 7 de marzo de 1970.)

TRADICIÓN Y JUSTICIA SOCIAL

«Habéis ´luchado durante más de un siglo por mantener tas más puras esencias de nuestra Gloriosa Tradición y encontraréis en la ´Monarquía la expresión fiel de los ideales que con tanto esfuerzo y generosidad habéis buscado. Quiero añadir que el objetivo fundamental de nuestro futuro es aplicar a nuestra po´lítica ´las exigencias de "Justicia Social" que, hoy más que nunca, deben constituir la primera preocupación de ¡todo gobernante.»

(En la audiencia concedida a los roquetes. Madrid, 13 de febrero de 1970.)

DE LAS REGIONES ESPAÑOLAS

«Estos estudios regionales, integrados dentro del Plan Nacional de Desarrollo Social y Económico, tienen que ser uno de los elementos fundamentales que marquen las bases para nuestra política nacional, respondiendo a un sentido de equilibrio entre las distintas actividades, sectores y provincias, pero respetando, manteniendo e impulsando las muchas y muy variadas características de las regiones españolas.»

(En el acto de constitución del Consejo Económico Sindical de Cataluña. Barcelona, 12 de enero de 1970.1

«Pero no es sólo la formación individual el objetivo que se •persigue, sino que también se busca mejorar la calidad de ios artículos, formando mejores productores para que luchen con ventaja con las mercancías extranjeras.

«Condiciones al español no Je faltan. Nuestros hombres son inteligentes, habilidosos, constantes y, pese a Jo que se diga, muy trabajadores. Con organización, método, un buen aprendizaje y empresarios decididos, confío en que en el porvenir competiremos en los mercados internacionales, y ios productos españoles se abrirán camino en todo el mundo y muy especialmente en Hispanoamérica, continente de tanto interés para España.»

(En la audiencia concedida a los campeones del Certamen Nacional de Formación Profesional.

Madrid, 11 de marzo de 1970.)

«Sé que el mundo del trabajo demanda una elevación cada vez «más justa y acelerada de su bienestar y de su renta. Comparto estos anhelos porque la justicia social y ´la participación son principios inherentes a la propia dignidad de ´la persona humana. Quiero para todos los españoles la seguridad de que el primer y fundamental valor será derivado defl esfuerzo del trabajo ya sea intelectual o material, técnico o artístico, agrícola o industrial, profesional o científico.

«Ya nuestro Fuero del Trabajo declara que el Estado se compromete a ejercer una acción constante y eficaz en defensa del trabajador, y que gradual e inflexiblemente se elevará e1 nivel de vida de los trabajadores en la medida que ´lo permita el superior interés de ´la nación.

En esta línea, uno de Jos medios para conseguir estos objetivos es disponer de un buen sistema de promoción social para que ningún talento se malogre por falta de medios económicos, y, en todo caso, debe proporcionarse y garantizarse a los trabajadores la participación en el saber, y con ello ´la presencia activa en nuestro desarrollo político y en e\ económico.»

(En la Universidad Laboral «Jesús Romeo*. de Cheste, Valencia, en el acto de apertura de curso de los Centros Laborales Superiores de España. 14 de octubre de 1970.)

«El sindicalismo es un órgano de acción y cauce de representación de los trabajadores españoles y es, además, uno de los pilares en que se apoya nuestro edificio constitucional.»

(En el acto de clausura de la primera fase de la Campaña de Promoción Cultural del Trabajador. Madrid, 8 de julio de 1971.)

DE LA FAMILIA

«´En un mundo cambiante por ´los constantes descubrimientos científicos y por lia acelerada evólución de Ja técnica, que alteran constantemente la organización e incluso ´la duración de 4a vida humana, estamos asistiendo a una modificación de las estructuras sociales y económicas que, necesariamente, afectan también a la familia. Pero como ésta sigue y seguirá siendo elemento básico de cualquier sociedad bien organizada, hemos de procurar fortalecerla y a ello deben comprometerse los Estados y los hombres de gobierno aportando cuantos medios sean necesarios para cumplir sus fines.»

(En el acto de apertura del Congreso Internacional de la Familia. Madrid, 1 de ¡unió de 1971.)

«Estoy muy cerca de ila juventud. Admiro en ella, y comparto, su deseo de buscar un mundo más auténtico y mejor. Sé que en !la rebeldía que a tantos preocupa está viva la mejor generosidad de ´los que quieren un futuro abierto, muchas veces con sueños irrealizables, pero siempre con la noble aspiración de lo mejor para el pueblo.»

(Del discurso ante el Pleno de las Cortes, después de jurar como sucesor en la Jefatura del Estado. Madrid, 23 de julio de 1969.)

«Una juventud a veces presa de inquietud o rebeldía, pero que estoy seguro más bien se mueve, en su inmensa mayoría, en la línea fecunda del patriotismo crítico, expresado por tantos intelectuales, que nos han enseñado que en la preocupación por las cosas de España está el origen de>( amor que nos mueve a su servicio.

«Con una juventud que no se exija a sí misma menos de lo que exige a los demás, que ponga empeño en el trabajo como en la crítica, que mantenga siempre la legítima ambición de una sociedad más justa, ¡más libre, más igual, donde ´la verdad desvanezca ´la falsificación y el trabajo destierre al privilegio, España puede mirar sin temor el horizonte del futuro. Un futuro que tenéis el deber de ayudar a construir, aportando nuevas ideas para la tarea de la convivencia entre españoles, y en vuestro caso concreto con aportaciones técnicas y vuestra responsabilidad en hacer cada vez más humano el arriesgado trabajo de cuantos, a vuestro lado, contribuirán a incrementar ¡la riqueza de la Patria, arrancando de la tierra su entraña mineral, de logro tan difícil y, a veces, tan amargo.»

(En la entrega de títulos a los nuevos ingenieros de minas. Madrid, 12 de junio de 1970.)

LA LIBERTAD, UNA NECESIDAD

«´En muchas zonas del planeta se Clama por >la resolución de graves problemas materiales, pero el mundo de hoy padece, además, otras necesidades urgentes que satisfacer. Quiere libertad, que, para ser auténtica, debe ser responsable y basarse en la paz y la cultura y exige también la atención a nuevas cuestiones, que una época en constante evolución plantea.»

(Contestación a las palabras de bienvenida del presidente Nixon. Washington, 26 de enero de 1971.)

«España admira, sobre todo, de ´los Estados Unidos, sus vitudes morales. Sois el país de la libertad y de la eficacia, al que en estos momentos de la Historia corresponde desempeñar un papel decisivo en el mundo libre. Podéis tener ´la seguridad de que mi Patria, cargada de historia, que ejerció durante tanto tiempo un liderazgo al que se entregó hasta desangrarse, comprende y aprecia en todo su valor ´los esfuerzos de esta gran nación y comparte plenamente vuestros ideales de justicia, porque sólo la justicia traerá la paz de las conciencias y la paz entre !los pueblos.

«Por eso tenéis en el pueblo de España, siempre en la encrucijada de civilizaciones y culturas, unos fieles amigos y unos sinceros aliados. Mi país cree en ¡a nobleza y ´la generosidad, hace de la amistad un culto y admira, más que ninguna otra cosa, las conductas justas y ¡leales.

España es capaz de ´hacer ´los más grandes sacrificios por un ideal, por favorecer y defender a ios países que Je han ofrecido su amistad, y desea que también quienes se llaman sus amigos correspondan en ´¡a misma form sus esperanzas. Podéis tener ´la seguridad de que España pag siempre la ´lealtad con la lealtad, ´la comprensión de nuestros f blemas con el entendimiento de los vuestros. ´Por todo ello dudo en augurar para nuestros dos países largos años de sol y fructífera amistad.»

(En la cena ofrecida por el presidente Nixon, en la Casa Blaní a SS. AA. RR. los Príncipes de España. Washington, 26 > enero de 1971.)

DE LA DEFENSA DE LA NATURALEZA

«La bandera de la conversación de >la Naturaleza, en su di solamente enarbolada por contadas minorías conscientes del ríesgo que se cernía sobre el contorno físico y biológico del hombre, hoy es agitada activamente por la mayoría de ´los pueblos y constituye la razón de ser de múltiples organismos públicos dedicados a paliar ´los daños y desórdenes que el intenso auge del progreso ha causado y puede causar en el admirable equilibrio natural.

»Es preciso, además, que la tarea se afronte con permanente intensidad, y de ´nada valdrían esporádicos esfuerzos ni brillantes iniciativas si la gran obra de conservación del medio no fuera precedida por una gran idea de constancia y de continuidad, paralela a ´la tenacidad con que pudiera producirse el desgaste de nuestro "habitat" si no se movilizaran los medios pertinentes para evitarlo.»

(Escrito para la Asamblea de ADENA. Madrid, 17 de enero de 1972.)

 

< Volver