Autor: Mellado Morales, Juan de Dios. 
 Referéndum en marzo. 
 Retrasan cinco meses la autonomía andaluza     
 
 Diario 16.    05/10/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Referéndum en marzo

Retrasan cinco meses la autonomía andaluza

Juan de Dios Mellado

MALAGA, 5 (Corresponsal D16).— El día 1 de marzo podría ser la fecha del referéndum andaluz, según

fuentes bien informadas consultadas por D16. De todos modos esta fecha tendrá que ser ratificada o, en su

caso, modificada en el Pleno de la Junta de Andalucía a celebrar el próximo lunes en Almería.

Todo parece indicar que los dos partidos mayoritarios en Andalucía, PSOE y UCD, se habrían puesto de

acuerdo en fijar la fecha bien para finales de febrero o primeros de marzo, siendo el presidente del

Gobierno, Adolfo Suárez, y el presidente de la Junta, Rafael Escuredo, quienes apuntarían el día del

referéndum.

Timo al pueblo

Las reacciones no se han hecho esperar. Como era previsible, el Partido Socialista de Andalucía (PSA),

aunque no ha hecho público ningún comunicado oficial, calificó la posible decisión como un timo al

pueblo andaluz. En medios próximos a los nacionalistas andaluces del PSOE y al ala socialdemócrata de

UCD, también se considera que el retraso de cinco meses podría ser lesivo para Andalucía.

En declaraciones a D16, el diputado malagueño del PSA Miguel Ángel Arredonda señaló que de

confirmarse esta fecha y su posterior aprobación en el Pleno de la Junta «sería una nueva actitud

discriminatoria para con el pueblo andaluz porque se hace una interpretación absolutamente restrictiva de

la Constitución en su aplicación a esta nacionalidad, mientras que fue muy flexible para el País Vasco y

Cataluña. Si esto fuera cierto —añadió— podría significar el fracaso del referéndum, ya que el

desencanto político crece en las clases populares ante la ineficacia de la Junta de Andalucía».

Arredonda puntualizó que mientras se aplicó para Cataluña y País Vasco un decreto-ley, «la nacionalidad

andaluza se verá obligada a la convocatoria del referéndum mediante una ley orgánica».

Por su parte, el teniente de alcalde Rafael García Cervantes (PSA) señaló a este periódico «que un día

más de retraso en el referéndum significa, previsiblemente, aumentar el abstencionismo, porque el pueblo

andaluz vería agravados sus problemas endémicos cuando el Estatuto podría ser un instrumento de trabajo

para una programación económica en profundidad».

Miedo al abstencionismo

Parece que el tema del abstencionismo ha sido uno de los argumentos más fuertes empleados por el PSOE

y UCD para retrasar la fecha, dado que el referéndum andaluz deberá ser aprobado por mayoría absoluta

y no como sucede con los del País Vasco y Catalán.

Un destacado militante del PSOE señaló que la fecha, sea una u otra, no es lo más importante y en

realidad lo que debe preocupar a todos los partidos es sacar adelante el mismo.

El Partido Comunista de España (PCE) no se manifestará al respecto, pese a ser partidario del 4 de

diciembre, hasta tanto se reúna el próximo domingo en Almería, mientras que el Partido Socialista de

Andalucía lo hará el fin de semana con el objeto de tener una estrategia para el Pleno de la Junta.

Según Arredonda, hay varias razones para que los partidos centralistas hayan retrasado el referéndum.

Una de ellas podría ser que la autonomía andaluza significa la urgente elaboración de un programa

económico para sacar del subdesarrollo a las ocho provincias andaluzas.

«Esto —dijo— es algo que preocupa enormemente a los poderes públicos», puesto «que los partidos

centralistas siguen mirando con una óptica miope la realidad andaluza».

El mismo diputado acusó a los partidos centralistas de hacer perder cinco meses al pueblo andaluz en el

camino de la autonomía y se preguntó por qué no se Utilizan estos cinco meses para reformar el artículo

151 de la Constitución, con la intención de eliminar la primera consulta al pueblo andaluz, que es casi un

oprobio.

Por último señaló Arredonda que el poder central no teme la reacción del pueblo andaluz y sí, por el

contrario, la de los pueblos vasco y catalán.

«No se puede dar la espalda cuando por primera vez en su historia los hombres de Andalucía han

escogido la vía pacífica para manifestar su postración.»

 

< Volver