Carlos Rojas, acusado de plagio por la viuda de Azaña     
 
    Páginas: 1. Párrafos: 6. 

CARLOS ROJAS, ACUSADO DE PLAGIO POR LA VIUDA AZAÑA

En nombre de doña Dolores Rivas Cherif, viuda de don Manuel Azaña, segundo

presidente de la República Española, y hermana de don Cipriano Rivas Cherif, tía

sido interpuesta querella, aníe el Juzgado de Instrucción decano de los ´de

Barcelona, contra don Carlos Rojas, autor de la novela «Azaña, que obtuvo el

premio «Planeta» de 1973. El escrito del abogado designado por la querellante,

don Gregorio Peces-Barba Martínez, acusa al señor Rojas de -un delito de plagio,

y expone:

La novela del señor. Rojas fue publicada por Editorial Planeta en Barcelona, y

por ello, el delito se cometió en tal ciudad. La novela tuvo una primera edición

de ciento diez mil ejemplares;

Tiene la obra a que nos referimos diversos párrafos que están literalmente

copiados de las obras complatas dd señor Azaña Díaz, publicadas por Editorial

Oasis en Méjico, el año 1967. "Y el señor Rojas ha copiado, igualmente.,

diversos pasajes de la obra del señor Rivas Cherif «Retrato de un desconocido»,

El señor Rojas, en ana especie de epílogo áe ja obra, confiesa la existencia del

plagio cuando dice: «De hecho espigué diversos párrafos de las Obras Completas

de Azaña y los incrusté casi palabra por palabra en mi narración.» Lo que oculta

el señor Rojas es que también ha copiado literalmente muchos -párrafos de la

obra ¿Retrato de un desconocido».

De las obras citadas y de la novela del señor Rojas recoge el escrito párrafos

con los que asegura demostrar la similitud, y cita páginas de la novela del

señor Rojas y de ías Memorias del señor Azaña, de las cuales manifiesta que las

primeras son copia de las segundas.

Propone el escrito prueba pericial a cargo de dos catedráticos de Filosofía y un

novelista, solicita que el señor Rojas sea procesado como supuesto-autor del

referido delito y que sean secuestrados todos los ejemplares de su obra que se

encuentran en depósito en la editorial y -en las librerías, quedando a

disposición de ´lo que resulte en la causa, de acuerdo con la lev reguladora de

la Propiedad Intelectual—Cifra.

 

< Volver