Autor: Teba, Juan. 
   Optimismo en Andalucía por la expropriación de fincas     
 
 Diario 16.    22/10/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Diario 16/22-octubre-79

ECONOMIA/LABORAL

Optimismo en Andalucía por la expropiación de fincas

El proyecto de ley de Fincas Manifiestamente Mejorables ha recorrido los campos andaluces como una

ráfaga de aire que en muchos casos ha servido para refrescar en parte «situaciones y actitudes prestas a

estallar», y en otros supuestos ha llevado el temor y la alarma entre una clase social

incapaz de entender las limitaciones de la propiedad privada.

El enviado especial de D16, Juan Teba, recorrió los campos de Jerez de la Frontera y pudo comprobar,

«in situ», el grado de mínima explotación y general abandono de las grandes fincas.

Cuando el Ministerio de Agricultura decidía expropiar 69 hectáreas de la finca El Torno, propiedad del

jerezano José Bohórquez Ruiz, él pasado mes de septiembre, se materializaba de forma oficial la reacción

gubernamental ante la falta de responsabilidad de determinados propietarios andaluces de fincas rústicas,

quienes, sistemáticamente, en los últimos años, habían ido decreciendo los cultivos en sus propiedades

con la inevitable secuela de aumento del paro y de las tensiones sociales de la zona.

Sí bien en la actualidad los expedientes de tramitación de expropiaciones se acercan a la decena, el único

ultimado y llevado a la práctica es el relativo a la finca de José Bohórquez Ruiz. «Lo único que se ha

sembrado en esta finca en los diez últimos años —declaró a D16 el alcalde de Paterna de la Ribera, José

Vera— es alfalfa.»

Regadíos abandonados

La finca El Torno comprende una superficie de mil quinientas hectáreas y alcanza una franja de terreno

que va desde el lugar denominado El Portal, en las inmediaciones de Jerez, hasta la carretera

Medina-Algeciras. El aspecto que presentaba la finca el día que fue observada por el enviado especial de

D16 era de claro abandono. Los muchos años de hierba mala y de escasa labra se patentizaban de forma

notoria, observándose igualmente el destrozo de los canales de regadío que en su día construyó el IRYDA

y que visiblemente mos traban su inactividad.

A escasos kilómetros de El Torno se encuentra enclavada Las Vegas, de mil quinientas hectáreas,

propiedad de Juan y Vicente Cucarella, valenciano afincado en Andalucía. Esta finca, que ya fue

expropiada en el periodo republicano, fue devuelta a su primitivo dueño en el inicio de la época

franquista. En la actualidad, Las Vegas sólo presenta una pequeña superficie sembrada de habas y trigo,

mientras que la remolacha, que junto con el algodón son los cultivos que más mano de obra absorben no

es cultivada desde hace tres años debido «a su alto costo», según uno de sus propietarios.

Manuel Colón Velasco, antiguo manijero de Las Vegas, declaró a D16 que años atrás llegaron a trabajar

en la finca unos cien hombres por término medio y año, mientras que en la actualidad Las Vegas sólo

ocupa a cinco personas.

«Según mis cálculos -continuó Manuel Colón— Las Vegas podría dar de comer a unas quince familias

por hectárea a plena producción. Hay que tener en cuenta la alta calidad de la tierra, que podría producir

unas cuarenta toneladas de remolacha por hectárea, y fíjese, sólo hay unas seiscientas hectáreas cultivadas

de habas y trigo.»

Pocas tierras cultivadas

Para el líder jornalero y alcalde de Paterna de la Ribera, José Vera, las recientes declaraciones de José

Bohórquez señalando que en «Andalucía habrá que buscar un candil las fincas manifiestamente

mejorables» registran un grave error. «Yo creo —señaló el alcalde jornalero— que lo que quiso decir el

señor Bohórquez es que en nuestra tierra había que buscar con un candil las fincas cultivadas.»

«Pero nosotros —siguió José Vera— no tenemos mucha confianza en esta reforma de Lamo de Espinosa,

que lo único que ha conseguido hasta el momento es que Bohórquez siembre alfalfa cuando antes, al

menos, podíamos coger caracoles como furtivos. De todas formas, estamos de acuerdo en un punto: la

única vía para acabar con el paro son las expropiaciones.»

Al borde de la carretera Medina-Algeciras se encuentran fincas como El Pedroso, de cinco mil hectáreas,

propiedad de la familia Terry; El Cachorro, de la familia Bohórquez; Rancho Viejo, del torero

Manzanares, todas ellas de parecidas dimensiones y que presentan una característica común: las orillas

que lindan con la carretera presentan la tierra removida como si estuviera labrada, mientras que el interior

no presenta cultivo alguno.

Los propietarios toman medidas

Para los jornaleros de Paterna de la Ribera todo se debe a las precauciones adoptadas por los propietarios

a fin de dar una impresión de labranza y aprovechamiento ante las acciones desencadenadas meses atrás

por los propios jornaleros de ocupaciones de fincas y ante el temor, igualmente, de verse afectados por la

ley de Fincas Manifiestamente Mejorables.

Otras fincas del triángulo Jerez-Medina-Paterna de la Ribera, como El Chorradero, de dos mil hectáreas,

propiedad de Julio Covena, de Jerez; Las Arquillas, de setecientas cincuenta hectáreas, propiedad de José

Bohórquez Vegaso; Fuentes Rey, de doscientas cincuenta hectáreas, propiedad de Fermín Bohórquez

Escribano, o Las Piletas, de trescientas hectáreas y propiedad de Jaime Domecq, presentan el común

denominador del abandono.

En el total de la superficie de las fincas citadas trabajan en la actualidad una docena de hombres, cuando

tal superficie en plena producción podría ofrecer trabajo a unos doscientos trabajadores. Todas las fincas

reseñadas están señaladas como «cotos privados de caza».

Un lugareño de Paterna señaló a este periódico que «hay una finca por aquí llamada Martelilla, propiedad

del marqués de Domecq, tan grande, tan grande, que los guardas de la finca se comunican con

trompetas».

Acusan a la Administración

Pero la Federación de Agricultores Andaluces acusa a la Administración de la actual situación cuando

señala: «El Gobierno parece habernos imputado cierta responsabilidad del estado general del campo

andaluz cuando nadie puede negar que el gubernamental INI para el actual ejercicio sólo ha invertido

nueve mil millones en Andalucía de un total de doscientos mil millones previstos parà todo el país.»

De cualquier forma, fincas como las reseñadas al igual que otras como La Escabatilla, Los Alburejos o

Las Frías son terrenos que desconocen desde años el arado y que hoy cobijan grupos selectos de

cazadores que de vez en vez se dan cita en estos parajes para satisfacer sus aficiones cinegéticas, mientras

a escasos kilómetros o a veces a escasos metras, un pueblo sufre los estragos del paro y de la emigración.

La pregunta es general desde Sevilla a Cádiz: ¿hasta cuándo?

 

< Volver