Enseñanza. 
 Alarmante progresión del número de alumnos de Magisterio     
 
 Ya.    29/10/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

"Alarmante" progresión del número de alumnos de Magisterio

El calificativo es del informe evaluador de la ley de Educación • Los datos son éstos: 130.000 plazas

estatales (106.213 ya cubiertas por funcionarios y 21.067 por interinos, casi 60.000 alumnos estudiando

para maestros) • Entre éstos, dice el informe, hay «na parte importante que estudia Magisterio porque no

pueden estudiar otra cosa • Dos posibles soluciones: o hacer que los estudios valgan también para otra

cosa o limitar el ingreso

Sigile de actualidad la protesta y el problema de los alumnos no admitidos para estudiar Magisterio en

varias provincias españolas. "El informe, evaluador de la ley de Educación ya, al abordar el tema de estas

escuelas universitarias, reconoce explícitamente que están "masificadas", lo cual, según el mismo

Informe, "plantea la necesaria adopción de medidas para regular el acceso a las mismas". Como dato de

interés dice (jué en el curso 1975-76 había en ellas más de 58.000 alumnos aspirantes a convertirse en tres

unos en profesores de EGB. Eri el curso qne ha comenzado, el número es aún mayor, y ya se ha visto que

la presión de los aspirantes para entrar en esta carrera es inerte.

A la luz del informe cabe destacar aquí varios elementos de juicio del máximo interés, aparte de los que

ya hemos reproducido respecto a la calidad de la enseñanza en días anteriores y que llegaban incluso en

alguna de las propuestas a vislumbrar la desaparición de dichas escuelas universitarias. El informe

describe, por una parte, e] tipo de alumnos que ingresa en esas escuelas. Se trata, dice, de alumnos que "se

sienten atraídos a la docencia en EGB por razones vocacionales", o que "no pudieron seguir otro tipo de

estudios por razones económicas (localización de los centros, duración de las carreras...)", o que no

pudieron seguir otras carreras por razones académicas (fracaso en pruebas y exámenes de selección, por

ejemplo)", o, en fin, que "realizan -estos estudios como primer paso para incorporarse a niveles

académicos posteriores". En conclusión, dice el informe, hay entre ellos una parte importante de alumnos

"residuales" en relación con otros tipos de estudio. "Esta situación—añade— es grave, ya que repercute

incluso en la atracción que esta ..carrera tiene para los que se sienten atraídos vocacionalmente por ella."

Por otro lado está la cuestión de la ´saturación de esta profesión. La plantilla estatal del Cuerpo de

Profesores de EGB fue fijada en 130.000 personas en 1972; esas plazas fueron totalmente dotadas por vez

primera en el presupuesto estatal de .1976. En este mismo año hay 106.213 plazas cubiertas por

funcionarios dé carrera y 21.067 cubiertas por interinos. Prácticamente ya no hay contratados, salvo para

sustituciones de funcionarios que se ausentan por causas justificadas. Hasta el 15 de abril de 1976 se

habían efectuado 4.658 de estos contratos. Sin embargo, ya se dice por todas partes que la escolarización

está prácticamente conseguida en este nivel y que los problemas que quedan son, sobre todo, de buena

distribución de puestos y de organización; ya se ve también la gran diferencia que hay entre los muchos

que se presentan a oposiciones y el reducido porcentaje que las supera en estos últimos años. Todo ello

plantea con gravedad el problema del futuro d« esos 60.000 alumnos que quieren acceder a esta

profesión, a pesar de que el mismo informe no sabe precisar datos tan importantes como el del número de

unidades -escolares existentes y el profesorado que las ha de atender, a pesar de que hay datos globales

insuficientes a la hora de una ´buena previsión y distribución.

El informe destaca "la alarmante progresión del número de alumnos" en las citadas escuelas, "lo cual

puede conducir a un grave desfase entre el número de diplomados de EGB y los puestos de trabajo que se

les ofrezcan, aun estimando las ofertas de puestos en la enseñanza no estatal". Por ello sugiere un "cambio

en la estructura de estos estudios´´, de forma que preparen también para ejercer actividades en otros

campos, aunque advierte .que no se puede garantizar el éxito de tal fórmula y que, desde luego,

desnaturalizaría las citadas escuelas. Por eso lanza otra posible fórmula: limitar el ingreso de estas

escuelas "de acuerdo con la oferta previsible de puestos de trabajo periódicamente".

 

< Volver