Enseñanza. 
 Institutos: tres versiones y un testimonio sobre grupos con cincuenta y ocho alumnos     
 
 Ya.    05/11/1976.  Página: 24. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Institutos: Tres versiones y un testimonio sobre grupos con cincuenta y ocho alumnos

El tema de las instrucciones organizativas para institutos signe de actualidad por tres canales diferentes:

1. El MINISTERIO.—Por una parte, fuentes de] Ministerio de Educación afirman a Logos que

no hay motivos lógicos para que se produzcan conflictos en los institutos. El Ministerio opina que se

están mezclando dos temas: el de las necesidades objetivas de la enseñanza y el del desempleo de -

licenciados. Este del paro—dice—no es problema de la competencia del Ministerio de Educación. En

cuanto al primer punto, dice el Ministerio que no tiene noticias de que en Madrid haya aulas con 70, 60 o

50 alumnos, como se ha dicho. Podría ocurrir—aclara—que, en algún caso, se haya retrasado la

incorporación de algún profesor qu« haya aprobado recientemente su oposición, con lo que dos

cursos se habrían agrupado momentáneamente. En Asturias —añade—, casi la mitad de los

institutos tienen grupos de SO alumnos o menos, otros tantos tienen grupos de 30 a 40 alumnos y alre-

dedor de un 2 por 100 podría tener como máximo 43. En Vizcaya, donde se habla de falta de profesorado,

las autoridades educativas no han conseguido concretar esa deficiencia. Finalmente, las fuentes

ministeriales declaran que el descuento horario a loa interinos que ocupan et cargo de jefes de

seminario no estaba reconocido el curso pasado, aunque en (algunos centros se aplicase en razón al

número suficiente de profesores.

2. LOS CATEDRÁTICOS ASOCIADOS.—Otra fuente cercana a la Asociación de Catedráticos de

Institutos de Madrid aporta los siguientes datos, para capital y provincia, con propósito de

conseguirlos exhaustivos en breve plazo: en general, en la mayoría ¿e los institutos de Madrid y

provincia es muy corriente que haya grupos de hasta 43 alumnos. Fuera de esto se cita el caso del

Instituto Simancas, que ayer mismo recibió a seis nuevos profesores contratados, lo que le ha permitido

reajustar sus grupos a otros dé 43 alumnos (antes había más); además, este instituto tiene cuatro

asignaturas de COU que tienen entre 56 y 58 alumnos por aula. En el de Alcalá de Henares hay dos

grupos de COU con 48 alumnos y otros tres entre 45 y 48; gracias a la contratación de muy última hora,

los demás grupos están quedando en torno a la media de 40. En el de San Fernando de´ Henares hay un

grupo de nocturno de COU con 46 alumnos y otro que en una asignatura concreta tiene 68. En el de

Santamarca hay dos grupos de COU, de idiomas, que tienen 48 alumnos cada uno. En el de Pozuelo hay

algún grupo con 44 y 45 alumnos.

Añaden estas fuentes que es cierto que en los últimos días se ha observado una flexibilidad mayor. del

Ministerio en la aplicación de esas instrucciones que el profesorado rechaza; también parece observarse

una desigualdad de trato entre los institutos del centro de Madrid y los de la periferia, aunque esto no

saben las fuentes precisarlo con datos concretos. Finalmente se destaca como muy mal recibido el

procedimiento poco público de estas instrucciones, hasta el punto de que hay mucha gente que cree que

sigue vigente la orden de 1972; aparte de que consideran intolerables unas instrucciones para organizar un

curso académico cuando éste ya ha comenzado.

3. LA FETE. — Tercera fuente qus entra en liza: la PETE (Federación de Trabajadores de la Enseñanza),

de ía UGT. La parte del comunicado que se refiere al problema "institutos" subraya la práctica ministerial

cíe derogar disposiciones del "Boletín Oficial del Estado" a través de instrucciones verbales y telegramas,

como ha pasado esta vez con las de la Subsecretaría. Así, se ha derogado una orden de 1972, que ponía el

tope de 40 alumnos por aula, ya muy superior al de 28 aconsejado por la Unesco, sustituyéndola por el

criterio de "capacidad física de las aulas". ´De ese modo—opina la FETE—se empeora la calidad de la

enseñanza, a] tiempo que se aumenta «i problema del paro de licenciados, ahora muy agudo. Y analiza el

fondo del problema: por una parte, el BUP tiene, en segundo curso, treinta y tres horas lectivas, mientras

que el antiguo sexto d« bachiller tenía veinticinco, siempre semanales; si además .ha habido trasvase de

alumnos de ¡a enseñanza privada a la oficial, lo lógico hubiera sido aumentar el número de profesores.

Pero Hacienda apenas ha variado los presupuestos para educación pública, de modo que ésta—dice

FETE— vuelve a pagar los platos rotos de una deficiente planificación presupuestaria, ya que el aumento

de horas lectivas era previsible desde hace mucho tiempo. De ahí otra solución de las "instrucciones":

quitar al profesor horas de. preparación de clases o de actividades pedagógicas , complementarias, y como

no hay las mismas materias en segundo de BUP que había en sexto de bachiller, «e recurre a. que cada

profesor atienda también a -las "materias afines", que pueden ser, para un profesor de literatura, todas las

de letras, o para uno de matemáticas, todas las de ciencias, sin mirar si está o no capacitado. Así también

la supresión de la reducción de tres horas a loe jefes de seminarlo que sean contratados, cosa que—dice

FETE—introduce tensiones entre las diversas clases de profesores aunque desempeñen la misma función.

La FETE considera como demostrativo de cómo los acontecimientos desbordan al Ministerio el que haya

dado esas instrucciones depués de comenzado el curso, descabalando todo lo organizado. En cuanto a las

reacciones, describe desde provincias -en que las instrucciones se han, simplemente, Ignorado, hasta otras

en que delegados de inspectores han presionado para aplicarlas a rajatabla, y otras, en fin, en que los

directores han hecho frente. Se refiera a la imprevisión de cierre de centros de privada, cuyos alumnos

han incidido en la estatal, sin que se haya hecho con ésta un esfuerzo presupuestario como se está

haciendo con la privada. Dice FETE que un solo 5 por 100 de las subvenciones bastaría para resolver el

problema.de los instituios.

 

< Volver