Enseñanza. Debate abierto enseñanza estatal-privada. 
 Pluralidad ideológica: ¿de escuelas? O ¿dentro de cada escuela?     
 
 Ya.    12/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

ENSEÑANZA

DEBATE ABIERTO ENSEÑANZA ESTATAL-PRIVADA

Pluralidad ideológica: "¿De escuelas?" o "¿Dentro de cada escuela?"

Ese tema, junio con el de cuál debe ser el destino del dinero público, aparece como clave en la polémica

entre partidos promovida por el Instituto de Pastoral del León XIII • En este momento parece que los

partidos de izquierda, junto a valiosas «portaciones, se dedican a "dar su doctrina" sin resolver

importantes objeciones dictadas por la realidad española

Como prometimos ayer, ampliamos la Información sobre la mesa redonda en 1» que, con participación de

los señores Barrena (de la FERE), Bustelo (PSOE renovado), Riaza y María Salas (de Izquierda

Democrática), Sandoval (del PCE) y González de Cardedal (decano en la Universidad Pontificia de

Salamanca), en el Instituto de Pastoral del León XIII de Madrid, se contrastaron diferentes posturas sobre

el tema "Enseñanza estatal-privada en España".

En una primera ronda, el señor Biaza insistió en un planteamiento total y no sólo escolar del problema

educativo; el señor Barrena confesó no ver la distinción entre la denominación de "estatal"

o "pública" para la escuela, y, tras las explicaciones de loa defensores netos de la escuela pública,

tampoco se aclaró este punto de lenguaje; para el señor Sandoval, en cambio, la diferencia, a favor de la

pública, está en que no debe ser centralizada, burocratizada ni rígidamente planificada, sino

autónoma en su gestión financiera y educativa; algo parecido expuso el señor Bustelo, y recogió

otra vez el representante del Partido Comunista de España. González de Cardenal rompió el ritmo

impositivo de la ronda al pedir que se aclarase por los defensores de la escuela pública una

ambigüedad de fondo: ¿qué funciones concretas corresponden al Estado o al Gobierno y cuáles a la

sociedad? Le contestó Sandoval asi: "Al Estado, la financiación, la planificación general y un cierto

control administrativo; a la sociedad, la autogestión democrática de padres, alumnos, personal no

docente, profesores y, en algunos aspectos, asociaciones de vecinos, sindicatos y similares del entorno

social." TRES CUESTIONES CLAVE Tras una segunda ronda, en que terció Muría Salas para

exponer la ambición de Izquierda Democrática de lograr un equilibrio entre la libertad, la igualdad

y la justicia, se perfilaron tres cuestiones más concretas, que estaban sobre la mesa: las

subvenciones a la enseñanza privada, delimitar si la enseñanza es neutra o no y si debe haber

"pluralidad ideológica de escuelas" o "pluralidad ideológica dentro de la escuela". A partir de aquí

hubo una marea de respuestas y contrarrespuestas que no llegaron, como era de esperar, a un acuerdo

unánime. Asi, unos (socialistas y comunistas) defienden como meta el pluralismo dentro de la escuela y la

desaparición de las subvenciones. El representante del PCE, de una suavidad dialéctica mosqueante,

introdujo, sin embargo, matices "tranquilizadores" como éstos: "No hay neutralidad posible en la

escuela, y, por eso y porque queremos una sociedad en que convivan y se respeten creyentes y no

creyentes, queremos también una escuela que eduque para eso a través de una pluralidad ideológica

interna". "Sería un disparate suprimir las subvenciones a corto plazo, pero un gobierno

democrático debe empezar ya a democratizar las escuelas existentes". "No debe haber guerra religiosa

o escolar", etc.

El PSOE, con más brevedad, defendió también la pluralidad interna y el no a las subvenciones, y hasta

sacó a relucir una presentación más sincera del tema, que debe ser el meollo de las diversas actitudes:

"Los socialistas hemos cometido el grave error de ser antirreligiosos y no queremos caer en eso otra vez.

La Iglesia, que apoyó a los vencedores en la guerra y de ello obtuvo privilegios, ha cambiado también.y

nos dolería que levántese otra vez el afán de ocupar una posición privilegiada en .la enseñanza. Queremos

más bien que se llegue a un consenso civilizado básico sobre el contenido de una educación gratuita e

igual para todos, y que las demás opciones sean libres, pero no las pague el Estado". No quedaron, sin

embargo, claras las respuestas del PSOE a las objeciones que se le formularon y que recogemos ahora.

LO QUE NO ESTA CLARO

Esas objeciones fueron: Se dice salvar la libertad de los padres para optar a un tipo de educación

determinada por valores importantes, pero se ¡es niega la igualdad de financiación por el Estado ¿No es

eso, en la práctica, no reconocer tal libertad ? ¿ Por qué reconocen que una escuela inspirada en la cultura

catalana o vasca. por ejemplo, debe ser financiada por el Estado y no debe serlo, en cambio, una escuela

inspirada en una opción ideológica o religiosa? ¿Se defiende una pluralidad dentro de la escuela por

razones pedagógicas? (A esto, el PC respondió que no por estas razones, sino por la sociedad que

quieren.) Si un padre quiere una opción para la cual los socialistas niegan el dinero público, ¿debe pagar

dos veces ese padre, una en los impuestos y otra en el colegio, aunque su opción sea legítima y

fundamental? ¿Tiene igualdad con el catalán ese ciudadano? ¿Es más importante ser catalán que tener una

determinada concepción de ía vida?

En definitiva, hemos sacado la impresión de que los programas teóricos están muy claramente

expresados, pero encubren todavía unas cuantas contradicciones que nacen más de la adversión hacia

fórmulas aún vigentes o hacia defectos en su desarrollo de los últimos años que de una feliz consecución

de la fórmula capaz de resolver y conciliar las exigencias de la libertad con las de la igualdad y la justicia.

Y hemos sacado también la impresión de que, Junto a una buena dosis de demostración pública de buena

voluntad, las tácticas políticas están incidiendo muy considerablemente sobre los problemas, hasta el

punto de aparecer como más moderado el PCE que el PSOE, lo cual no deja de ser chocante. Pero en todo

eso se palpa que, aun hablando mucho de ellos, ios grandes olvidados son el niño y la familia, y que el

protagonismo está en el reestreno de partidos políticos. En todo caso, la voluntad última de los

organizadores del coloquio permanece como legítima: evitar una inútil guerra escolar y religiosa,

dialogando todo lo que nava que dialogar.

 

< Volver