Autor: Apostua, Luis. 
   El hombre sensato     
 
 Ya.    27/12/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

JORNADA ESPAÑOLA

EL HOMBRE SENSATO

ENTRE las cosas que se han acabado en el curso de estos dos años a que hacía referencia Su Majestad

figura la grandilocuencia. Como ha dicho e] profesor Tierno Galván, la Imagen predominante en el

mensaje navideño del Rey es la sensatez. Un prudente balance de los hechos, porque el resultado es

positivo en general. Un reconocimiento del papel de todos -individuos y clases- en las tareas nacionales.

Una aceptación de las naturales discrepancias en la sociedad de nuestros días. Una declaración de

optimismo vitalista en las cualidades del pueblo, verdadero soberano, a la hora de realizar las grandes

opciones.

Si bien el Rey no ha querido hacer su propio balance, sino el de la nación española, es evidente que los

demos si hacemos el balance de la Monarquía. En el extranjero, los semanarios "Le Point" y "L´Express"

han designado a don Juan Carlos su Hombre del Año. Pero lo curioso es que lo hacen reconociendo que

no existe una acción espectacular o dramática, pero si que es prudente, eficaz y serio. Algo que hará

escribir tratados muy sesudos de cómo, cuando hay sensatez, un pueblo puede salir de la dictadura a la

democracia sin revolución instantánea, sino mas bien a través de un programa de cambios sucesivos

constituido por pasos relativamente cortos, pero esencialmente irreversibles.

ESTA Identificación de la Corona con el objetivo común a casi todas las fuerzas políticas-la

democratización-tiene un interesante aspecto en el artículo que Felipe González, en su calidad de primer

secretario del PSOE, escribe en "Cambio 16". El planteamiento de la cuestión es que el Socialismo se

cree, de antemano, vencedor en las próximas .elecciones municipales, ´(Eso está por ver, pero no hace al

caso.) Ante esa eventualidad de victoria socialista y ante el recuerdo de 193lf Felipe escribe: "Esos

fantasmas no tienen nada que ver con la situación actual. El nuestro es un partido republicano, pero

nosotros separamos el resultado de las municipales de cualquier actitud con respecto a una institución que

la futura Constitución garantizará."

No obstante esa frase, los socialistas presentan votos particulares a la Constitución en e! sentido de hacer

un texto republicano, de acuerdo con la tradición de su partido desde 1919. Así. piden que no se hable de

"el Rey", sino del "Jefe del Estado"; que no se hable de "Monarquía parlamentaria" como ´forma de

Estado, desaparición del título III (de la Corona) para que se hable "del presidente de la República".

Difícil conciliar ambas posturas dentro de un mismo partido. Posiblemente si/ pero es de esperar que

también estén en la línea del "hombre sensato".

Luis APOSTUA

 

< Volver