Autor: Carreres, Lázaro. 
 Polémica. Las conversaciones con el Ministerio, en punto muerto. 
 La justa rebelión de los penenes     
 
 Pueblo.    04/02/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 32. 

LAS

POLEMICA

«JUSTA

+ Los profesores no numerarios de instituto exigen una estabilidad en el empleo y se oponen al sistema de

oposiciones

* A principios de esta semana eran unos 12.000 "penenes" en huelga de unos 700 institutos

• Según el Ministerio se quiere acabar con la situación de eventualidad de este profesorado mediante su

integración definitiva

4 de febrero de 1977 PUEBLO

TRAS las décadas de los 40 y 50 en que el volumen de alumnos que cursan estudios en las distintas

enseñanzas no sufre unas modificaciones sustantivas, en los primeros años 60 y como reflejo de la nueva

etapa económica, el número de alumnos comienza a aumentar. En 1960, el entonces Ministerio de

Educación Nacional intenta enfrentarse al problema del aumento de plazas con la contratación de

profesores. Este porcentaje en principio minoritario aumenta espectacularmenté en la década de los años

60 y en los primeros 70 hasta el punto que en los últimos años, los P. N. N. desempeñan un papel de gran

relevancia en el sistema educativo español. Se calcula que en los Institutos de Enseñanza Media, los P. N.

N. representan cerca de un 60 ó 65 por 100 del total del profesorado. En la Enseñanza Superior, este

porcentaje es también muy amplio, existiendo enseñanzas y facultades donde los «penenes» cargan con

una gran parte del peso de la enseñanza. Para la ocupación de estas plazas de profesores «no numerarios»

se exige una titulación, y en su caso unos méritos. La retribución que perciben los miembros de este

profesorado es muy inferior a la de los profesores numerarios; aunque la primera reivindicación de esta

escala se encuentra en el problema de la estabilidad de empleo. Los P. N. N. firman un contrato que no

tiene carácter laboral; un contrato de duración limitada que coincide con el final del curso y que puede ser

renovado por otro u otros cursos. Sin embargo, esa incertidumbre sobre el empleo se mantiene al fina! de

cada curso, lo que determina una situación absolutamente inestable para este orofesorado.

La respuesta de los «penenes» a esta situación de inestabilidad profesional y de interinidad en el empleo

es lo que ha determinado las continuas reivindicaciones de los interesados frente al Ministerio de

Educación y Ciencia, en solicitud de una remuneración digna y de una estabilidad en el empleo,

especialmente con el reconocimiento de sus contratos como un contrato laboral, :lo que daría una nueva

perspectiva a esta clase de profesorado.

NO A LAS OPOSICIONES

La postura de las autoridades académicas y del Ministerio de Educación se ha concretado en la salida del

acceso de estos profesores a los cuerpos superiores, mediante el sistema de oposición o el de concurso-

oposición, punto que actualmente es el más discutido por los «penenes». El aumento de la dotación de las

plazas en ¡as categorías superiores y la convocatoria de huevas oposiciones ha sido Ja contestación del

Ministerio a esta reivindicación, a lo que se han opuesto los «P. N. N.» por considerar contrario a sus

intereses este sistema de oposiciones.

La «contestación» de los «penenes» a las oposiciones se basa en los siguientes puntos: a) el carácter

totalmente memorístico del sistema de oposiciones, basado en temarios muy recargados, y que no indican

la actitud profesional para la enseñanza; b) afirman que esta capacidad para enseñar la han demostrado en

cuanto venían desempeñando —algunos desde hace años—, la labor .de profesores.

El sistema de oposiciones ha sido suavizado en algunos puntos, hasta la actual convocatoria en la que se

llega a un sistema de concurso-oposición, pero que los «penenes» rechazan por ser «una oposición,

aunque transformada».

La actual tirantez se mantiene en un largo rosario de propuestas y de contrapropuestas entre el Ministerio

y los «penenes», de diálogos y de hilos cortados entre Educación y Ciencia y este profesorado. La

organización de estos últimos en plataformas reivindicativas y organizaciones ha culminado en diciembre

de 1976 con la celebración en Valencia de unas ¡ornadas en las que se adoptaron distintos acuerdos y

propuestas para ser discutidos en los diferentes distritos universitarios. Los «penenes" de Universidad

exigieron en aquellas jornadas los siguientes puntos: a) 36.000 pesetas mensuales de salario mínimo en

dedicación exclusiva, b) el reconocimiento del carácter laboral del contrato. Los profesores no numerarios

de Universidad daban un plazo para la satisfacción de sus reivindicaciones, de lo contrario se anunciaba

un posible «boicot» a los exámenes e incluso se habló de la posibilidad de presentación ante la

Magistratura de Trabajo de sucesivas demandas en exigencia de que se les reconozca el carácter laboral

de su función.

ESTALLA LA HUELGA

Pero la situación se agravó tras la postura tomada por los P. N. N. —ahora de los Institutos españoles de

Enseñanza. Media—, en la que se amenazó con el paro total en caso de que no se atendiera a sus

reivindicaciones laborales. La Coordinadora Estatal de Profesores no Numerarios de Instituto, reunida el

15 de enero en Madrid, tomó la decisión de iniciar un paro en caso de que el Ministerio de Educación y

Ciencia no les ofreciera unas garantías de estabilidad en el empleo. A fin de conseguir unos objetivos

mínimos y claros, la Coordinadora decidió posponer toda reivindicación de aumento del sueldo al

objetivo mínimo de la estabilidad en el puesto de trabajo. El lunes dia 17 se iniciaba el paro en varias

provincias gallegas y castellanas, estimándose que en los días sucesivos varias provincias se incorporarían

al paro. La huelga se utilizó también como medio de presión frente al Ministerio de Educación y Ciencia,

ante la entrevista que los representantes de los profesores habrían de sostener con et Ministerio de

Educación y Ciencia.

En la huelga de P. N. N. de instituto se ha solicitado del Ministerio:

a) La congelación de las oposiciones que habían sido convocadas por el M E.C. hasta que no se llegue a

una nueva regulación del acceso a la docencia estatal para el profesorado.

b) Propuesta diferente a la del concurso - oposición para garantizar la permanencia en el empleo.

c) La no existencia de represalias ni de sanciones, como consecuencia de esta huelga. La entrevista

entre las autoridades del M. E. C. y los representantes de los «penenes» de instituto se celebró el día 20

de enero, de cinco de la tarde a diez de la noche. Asistieron el director general de Enseñanza

Media, señor Arroyo de Quiñones, y del director general de Personal, señor Sánchez Velayos, y una

comisión de once profesores. Tras la entrevista no se consiguió la aproximación entre las dos posturas,

que podrían resumirse así: por parte del Ministerio, el deseo de que la estabilidad laboral de los

«penenes» se obtenga mediante el acceso a los diferentes Cuerpos de profesores, acabando así con la

situación de eventualidad. Por parte de los profesores: el rechazo del sistema de oposiciones, y la

reafirmación de su postura mantenida anteriormente.

La huelga de los P. N. N. ha seguido extendiéndose por las distintas provincias españolas, calculándose

que en algunas el paro es de un 100 por 100, mientras en otras es de un 90 u 80 por 100. El día 23 de

enero se calculaba que en la anterior semana unos 11.000 (del total de 13.000) profeores no numerarios de

instituto se mantenían en situación de paro.

CONVERSACIONES CON EL MINISTERIO. EN PUNTO MUERTO

PUEBLO 4 de febrero de 1977

La educación en España está viviendo una larga crisis, una crisis permanente; estos días el reflejo de esa

crisis es la actual reivindicación de los profesores no numerarios —más conocidos por el cacofónico

nombre de «penenes»-—, que ha llegado a alcanzar los caracteres de una huelga a nivel nacional.

Pero la reivindicación de los «penenes» no es un asunto nuevo. Desde hace varios años y muchos meses

el problema de estos profesores se va aplazando sin una solución definitoria que defienda los intereses de

profesores y alumnos.

Opinan

MARÍA DOLORES LÓPEZ MALO

Licenciada en Filosofía y Letras • P. N. M. en el Instituto Ortega y Gasset Miembro de la Mesa de Madrid

ESPERAMOS que el Ministerio de Educación presente una postura más flexible que la actual. Ellos no

nos ofrecen otra alternativa que la de las oposiciones, sistema que nosotros rechazamos, ya que los temas

del programa no responden a las materias que estamos dando. Los P. N. N. hemos demostrado en la

práctica que un «no numerario» es, en términos generales, igual a un numerario. Todos los años hemos

pasado controles de los directores de los centros, que han podido ser positivos o negativos. Para la

resolución del actual problema, nosotros pedimos que se congelen las actuales oposiciones, ya que de

llevarse a cabo pondrían a unas 4.000 personas en la calle; queremos que se estudie otra alternativa, otro

nuevo método para mantener esta estabilidad. Por eso pedimos que se anule esa convocatoria; hasta

ahora, en el Ministerio nos dicen que no tienen capacidad para anular esa convocatoria, por ello hemos

escrito al presidente Suárez, al ministro de Trabajo y al de Educación y Ciencia.».

—¿Cuánto cobra un P. N. N.?

—El máximo de lo que vienen a cobrar con dedicación exclusiva y tutoría es de unas treinta mil pesetas,

aunque ahora parece que lo han subido dos o tres mil pesetas más. Pero nosotros ahora no tenemos

reivindicaciones salariales. Los de la enseñanza privada trabajan quizá mucho más y posiblemente ganan

menos dinero. El Ministerio pretende que tengan acceso a las opisiciones los profesores de la privada y

los parados. Los de la privada, si esto se lleva a cabo, quedan equiparados a los de la enseñanza estatal.

Por otra parte si se dice que se trata de resolver el problema del paro, lo que no puede hacerse es ocupar

con los que están en paro las plazas que ya están ocupadas. Sería como si se quisiera resolver el problema

del paro echando a los que tienen trabajo para dárselo a los parados.

JUAN JOSÉ LÓPEZ GUERRA

Licenciado en Matemáticas - P. N. N. del Instituto de Orcasitas Representante por Madrid en la

Coordinadora de P. N. N. de Instituto

QUE diferencias y qué afinidades hay entre los P. N. N. de instituto y los de universidad?

—Es el mismo problema con presupuestos distintos. Ellos, los de universidad, lo concentran en el tema

del contrato laboral. Y nosotros no sólo en el aspecto del contrato laboral, sino que admitimos otras

posibilidades de estabilidad; nuestra plataforma abarca más puntos.

Pedimos el reconocimiento, por parte del Ministerio, del trabajo que llevamos realizado durante varios

años. Pero no pedimos tampoco una estabilidad vitalicia, sino con un periódico control, unos cursos de

perfeccionamiento, una actualización de los conocimientos y de las técnicas educativas para mejorar el

nivel y la calidad de la enseñanza.

El problema está en integrarnos o no en los cuerpos, aunque nosotros estaríamos satisfechos con la

contratación laboral o la administrativa renovable. Si se mantiene el actual concurso-oposición se nos

pone al mismo nivel de los que entran de fuera de los que no tienen ninguna experiencia. Ello equivale a

que no se nos reconozca nuestra experiencia ni los años de docencia.

HABLAN LOS RECTORES

Mientras tanto, la huelga de los P. N. N. de instituto ha tenido gran resonancia entre los P. N. N. de

Universidad, afirmándose que la coordinadora de los penenes de Universidad había entablado

conversaciones con la de «penenes» de instituto, con el fin de hacer un frente común, aunque la situación

de unos y otros «penenes» no sea exactamente la misma. Tras la celebración del reciente consejo de

rectores del pasado 28 de enero el tema de los P. N. N. de Universidad ocupó un lugar de primera línea,

sintetizándose diversas conclusiones sobre el tema: a) la presentación de diferentes alternativas sobre el

tema de los P. N. N. para que las distintas universidades y estamentos universitarios se manifiesten sobre

ellas, b) Tomar las medidas oportunas que tiendan a la - estabilidad en el empleo de estos profesores, así

como de la revisión de sus retribuciones y de su sistema de protección y seguridad social. En unas

declaraciones el director general de Universidades ha aclarado que «sobre el tema de la actualización de

las retribuciones y el lograr una mayor seguridad en sus funciones no hay ninguna duda». Igualmente, el

director general ha hablado de «facultar una mayor permanencia en función de su posible integración

definitiva en los cuadros docentes». La citada encuesta radicaría en una solicitud de criterios sobre qué

sistemas a seguir para el acceso al profesorado, y el tránsito de uno a otro escalón; y el sistema para ingre-

so en la enseñanza y la docencia.

La actitud de los P. N. N. ha tenido también una incidencia en otros cuerpos y sectores del profesorado y

otros trabajadores de Universidad. Por un lado el sector de personal no docente (P. N. D.) ha reivindicado

también una estabilidad de empleo y una revisión de su sistema de retribuciones. Por otra parte, los

«penenes» de enseñanzas paralelas a la media y superior, como los P. N. N. del Conservatorio de Música

de Madrid, se han sumado a las reivindicaciones de los otros P. N. N., mientras que profesores/as de

asignaturas como Educación Física, Música, Política y Hogar se han sumado a la situación de los P. N.

N., a la vez que solicitan su dependencia del M. E. C., y. no de la Secretaría General del Movimiento.

En tanto, los profesores agregados, a través de la Asociación Nacional de Profesores Agregados de

Institutos Nacionales de Enseñanza Media, han afirmado que «no sería justo estabilizar a los P. N. N. en

su actual empleo, ya que «la estabilidad de los mismos no puede sancionarse definitivamente sin unas

pruebas racionales y con contenido pedagógico que garantice la calidad de la enseñanza y la igualdad de

oportunidades de acceso a la misma, valorando la capacidad demostrada y los años de servicio»,

exigiendo que se adopte una solución urgente y culpando al Ministerio «por la falta de decisiones

adecuadas» a lo largo de mucho tiempo; a la vez que reconocen como «grave» la situación actual de los

P. N. N. ••

El lunes 30 de enero,´ el conflicto de los «penenes» alcanzaba a unos doce mil profesores de unos

setecientos siete institutos de toda España. Al tiempo que los catedráticos de Instituto implicados

directamente en esta situación habían propuesto un paro indefinido—suspendido el día 26 con motivo de

los sangrientos y luctuosos sucesos desarrollados en Madrid—, hacían un llamamiento a todas las orga-

nizaciones del profesorado «para la defensa y promoción de una política dé negociación en el ámbito edu-

cativo».

Por el momento, la huelga de los «penenes» de instituto está en un punto muerto, mientras persiste la

situación de paro. La urgencia de una solución definitiva a este problema por parte dé los implicados —

Ministerio, autoridades académicas, profesores no numerarios—, exige una respuesta rápida y definitiva

en la que se contemple el reconocimiento de la importante labor que los P. N. N. desempeñan en ej actual

sistema educativo.español y se les permita una mayor dedicación a las tareas educativas y a la enseñanza

sin que sobre -ellos pese la «espada de Damocles» de la inestabilidad laboral del paro.

Un informe de Lázaro CARRERES

 

< Volver