Autor: Medina Cruz, Ismael. 
   Unidad profesional     
 
 Hoja del Lunes.    17/01/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

UNIDAD PROFESIONAL

Los profesionales del periodismo debemos un reconocimiento público a loa estudiantes de periodismo. Su

rechazo de las argucias que trataba de utilizar un cierto sector académico contra la convalidación

configura algo más que un servicio a la verdad. Constituye una contribución a la unidad profesional, cuyo

valor es inapreciable en la actual coyuntura.

Hora es de explicar, al hilo de los acontecimientos, qu» nuestra insistencia en el tema de tas

convalidaciones no nace, como tantas veces hemos proclamado, de una suerte de "complejo universitario"

o de "prurito facultativo". Lo que nos ha movido a la lucha, una vez que loa estudios de periodismo

estaban ya en el gran regazo de la Universidad, ha «ido precisamente la defensa de la unidad,

irrenunciable en el instante crítico en que !a profesión, conseguía consolidar su estatuto.

De no avanzarse en la consecución de las convalidaciones hubieran persistido durante muchos años dos

clases de periodistas con derechos, atribuciones y posibilismos distintos. De esa situación, que tiene

antecedentes penosos en otras profesiones se habrían derivado enfrentamientos, choques y crispaciones

que habrían debilitado nuestro estatuto frente a. los asaltos de los ajenos, en particular los provocados por

la voracidad de los cuadros políticos.

Para que exista esa libertad de prensa a la que con énfasis de raptores "comienzan a referirse algunos es

necesario, ante todo, que la sociedad se asegure la existencia de una profesionalidad perfectamente

regulada y una unidad profesional que permita a los periodistas ser realmente librea e independientes y

poder defender institucionalmente ambos valores, esenciales para la práctica democrática a nivel de

medios de comunicación social.

La convalidación constituye, en realidad, una fórmula válida de equiparación entre los profesionales en

activo y los que en el futuro habrán de serlo mediante un sistema distinto de titulación. Negar esa

exigencia de equiparación significa atentar contra la indispensable unidad de la profesión periodística.

Esa fue la causa principal de que la Administración, mediante las previas consultas establecidas,

promulgase´ los dispositivos legales correspondientes.

Lo sorprendente es que la Administración no use también de los recursos legales para hacer cumplir la

norma a los funcionarios a quienes corresponde su aplicación.

Ismael MEDINA

 

< Volver