Balance de quince días de huelga. 
 Pérdida del ochenta por ciento de las clases y retraso de la segunda evaluación     
 
 ABC.    03/02/1977.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

BALANCE DE QUINCE DÍAS DE HUELGA

PERDIDA DEL OCHENTA POR CIENTO DE LAS CLASES Y RETRASO DE LA SEGUNDA

EVALUACIÓN

La pérdida del 80 por 100 de las cía* ses, ei retraso obligado de la segunda evaluación del curso, la

incertidumbre de los alumnos ante las notas finales y la angustia de los padres son parte del balance de los

quince días de huelga del profesorado no numerario del Instituto de Bachillerato Ramiro de Maeztu, de

Madrid, que, aunque-no puede señalarse como representativo de la generalidad de los centros del país, en

atención a la diversidad de: circunstancias derivadas de la relación existente en cada uno entre el número

de numerarios y de no numerarios, bien, puede ofrecer una visión concreta y objetiva del problema.

EN EL RAMIRO DE MAEZTU.—En el Ramiro de Maeztu —informa la agencia Logas—. donde

hay unos 1.400 alumnos de C.O. U. y Bachillerato, se encuentran en paro alrededor del 80 por 100 del

profesorado, es decir, cerca de 100 P. N. N., descontando, una sola excepción entre ellos y los profesores

que Imparten las tres «otarlas»: religión, gimnasia y formación del espíritu nacional, cuyo «estatus» es

diferente. Estos últimos, y los 25 numerarlos del´•centro, desarrollan actualmente la única actividad

docente.

Concretándonos aún más en la situación de los cursos, nos encontramos con que en algunos, como, por

ejemplo, en el grupo K~de C. O. U., hay una sola hora de clase semanal: la de religión. El problema se

acentúa al pasar de la generalidad del C. O. U. a los cursos primero y segundo del Bachillerato. Hay

cursos que soto tienen tres horas semanales de clase, otros pierden once horas semanales. Recordémes

que el total de horas lectivas a la semana es de treinta y tres. En cuanto a asignaturas, las horas perdidas

son, igualmente variables; existen grupos dé segurado de Bachillerato que pierden Ja totalidad de las

cuatro horas semanales

PREOCUPACIÓN ENTRE LOS ALUMNOS.—Para´ los alumnos la situación tiene un reflejo variado.

Los más pequeños están más ajenos al fondo del problema y tienen menos conciencia del mal que se

deriva de la falta de clase. Entre los mayores esa conciencia está más presente y se muestran preocupados

por el final del curso. Algunos grupos terminan sus horas de clase a media mañana y se van del Instituto;

otros deben esperar, en el patio o en el aula, entre una clase de primera hora de la mañana y otra del final

de la misma. Desde hace cuatro días la Dirección adoptó la medida de suspender las clases de la tarde,

trasvasándolos a la mañana en casos posibles, para rellenar horas vacías y evitar que los alumnos tuvieran

que asistir por la tarde para dar, quizá, una sola asignatura. En esta decisión tuvo gran Influencia la

postura de muchos padres, que consideraban inútiles nuevos traslados vespertinos al Instituto para una

sola clase.

LA ANGUSTIA DE LOS PADRES.—Por otra parte, los padres se muestran mayoritariamente

angustiados no sólo por el futuro de sus hijos, sino por los problemas que causa esta situación en los

hogares, en muchos de los cuales, tanto el padre como la madre, están ausentes durante gran parte de la

jornada por su trabajo. Representantes de .los padres han asistido a la última reunión del Consejo asesor

del centro y han expuesto sus opiniones, y pedido soluciones para, finalmente, quedar a la expectativa de

la más pronta terminación del conflicto. Según fuentes del Instituto, en estos días el número de llamadas

de padres ha aumentado considerablemente, así como las visitas a los cargos directivos, para informarse

de la marcha de la huelga.

 

< Volver