Autor: Alonso, Pilar. 
 Por falta de estabilidad en el trabajo. 
 La guerra de los enseñantes     
 
 Arriba.    13/02/1977.  Páginas: 4. Párrafos: 21. 

la guerra de los enseñantes

LOS enseñantes españoles no están contentos. Y sus reivindicaciones, ya sea en la enseñanza básica,

medio o superior, son bastante similares. A nuestros «profes» no les satisface la ley General de Educación

porque, al parecer, no recoge sus aspiraciones más fundamentales. Aspiraciones que afectan a los

profesionales en paro, a los de la enseñanza privada y estatal, a numerarios y no numerarios. Ahora les ha

tocado demostrar su disconformidad a los «penenes» de instituto, a -quienes ´se han sumado los de la

Universidad. En noviembre tes tocó a los enseñantes de la EGB, y los catedráticos de instituto también

han estado a punto, este pasado mes de enero, de presentar sus reivindicaciones a través de la huelga, pero

ante la difícil situación del país han dado marcha atrás. Este es el panorama, nada halagüeño, de la

enseñanza en nuestro país, por lo menos en cuanto a profesores se refiere. La última medida de la

Administración, la última subida, que ha sido la de los centros privados no subvencionados, tampoco ha

tenido una acogida popular, a pesar de que se haya justificado en base al «favorable- convenio de la I

• Ahora les ha tocado demostrar su disconformidad a ios

sumado los de Universidad, fu noviembre les tocó a los profesores de EGB

* Una de las alternativas del Colegio de Doctores y Licenciados defiende la constitución de un cuerpo

único de profesores

• B cuerpo de profesores de EGB cuento con 130.000 maestros, de los que 30.000 son interinos, y el

resto, vitalicios en sus puestos

• López Guerra, miembro de la Coordinadora de PNN: «Pedimos estabilidad en el trabajo y contrato

laboral

• £1 75 por 100 de los profesores de Enseñanza Media del Estado están eventuales

• Para el Ministro de Educación no es posible hacer una excepción: >Ni es posible en el marco de la ley,

ni sería ademas razonable»

enseñanza privada, firmado el pasado mes de octubre. Ante esta confusión, no está de más citar una de

{as alternativas a la enseñanza: la realizada por el Colegio de Doctores y Licenciados, que puede echar un

poco de luz sobre la situación. Estos profesionales defienden la constitución de un cuerpo único de

enseñantes. «A cada nivel de enseñanza, y en concreto al ciclo único, debe corresponder una cualificación

única y una sola categoría de enseñantes, frente a Ja actual división entre maestros-licenciadas, estala!-

privada, numerarios no numerarios. Hay que tender e un cuerpo único de los enseñantes de cada nivel,

con las especialidades científicas y pedagógicas oportunas, con remuneraciones análogas y condiciones

de trabajo Idénticas. E) objetivo de la política de formación del profesorado será el de dar -una formación

universitaria completa, incluida la capacidad pedagógica. A fin de formar el cuerpo único y mientras se

logra, se establecerán sistemas de convalidación que eviten lesionar los intereses de los distintos cuerpos

dé profesores ahora existentes.»

LOS MAESTROS

Hasta que nos llegue ese cuerpo único de enseñantes —si es aceptado por la sociedad— no queda más

remedio que pararse en cada uno de los estamentos profesionales integrados en et campo de la enseñanza

y saber de sus reivindicaciones.

En España el cuerpo de los profesores de Educación General Básica cuenta con ciento treinta mil

maestros, de los que treinta mil son interinos y cien mil —son cifras aproximadas—, propietarios

vitalicios de sus puestos de trabajo. Los problemas más inmediatos que obligaron a los maestros a per-

manecer en huelga def 23 de noviembre al 2 de diciembre del pasado año tienen su origen en septiembre

del 75. cuando los profesores estatales de Educación General Básica se sienten discriminados respecto a

´los demás miembros de la docencia estatal a causa del decreto por el que se fijan retribuciones a los

funcionarios docentes del Ministerio de Educación y Ciencia. En tanto que el resto del personal docente

percibirá la totalidad del complemento a partir del 1 de octubre de ese mismo año, el Magisterio básico lo

hará de forma fraccionada a lo largo de cuatro cursos escolares.

En el mes de febrero del año siguiente el profesorado estatal de EGB va a la huelga. Una de las razones

fundamentales es la falta, en los últimos años, de un cauce de representación real, pero la chispa que hace

saltar el conflicto es la publicación del decreto sobre fijación de plantillas, que se refiere a ta

estructuración de la primera y segunda etapa de la EGB, lo que lleva consigo ciertos traslados. Con esta

huelga, que afectó a más de 90.000 maestros y a cuatro millones de niños, los profesores logran detener

dicho decreto para el que no habían sido consultados, y con el que no estaban de acuerdo, ya que suponía

una subordinación de la primera a la segunda etapa de EGB. El Ministerio cedió y pidió a los profesores

una nueva alternativa. Ángel Zamorano, director del Colegio «República de Brasil» y miembro de la

Coordinadora Provincial de EGB piensa que no basta con poner parches a cintos problemas, sino que

debemos dar una alternativa global a la ensenanza General Básica. En abril tendremos lista esta

alternativa, que deberá estudiarse en asambleas por diferentes zonas.

De momento, fas reivindicaciones que tienen pendientes los maestros se refieren a los criterios de

retribución, pedimos que sean los mismos que a otros docentes, que se nos aplique una dedicación plena

de 10.150 pesetas, de acuerdo a io que corresponde a un catedrático de Universidad, pero en proporción a

nuestro coeficiente, claro; a 4a enseñanza gratuita, que se supriman las permanencias; a la gestión

democrática de los centros; al problema´ de los interinos, pedímos para ellos estabilidad en el trabajo y

contrato laboral. Las oposiciones, caballo de batalla para Jos PNN de instituto, no jes preocupa tanto a los

maestros. Consideramos —nos dice Ángel Zamorano— que no es el cauce más apropiado, aunque

nosotros no hemos pedido su supresión, porque en nuestro cuerpo ja cobertura de propietarios es mayor.

Sólo un veintisiete por dentó son interinos en la EGB. Los profesores estatales de EGB se relacionan

también con sus colegas de centros privados, pero la lucha no es común, ya que la principal

reivindicación de estos últimos está en función de pedir el articulo 124 de la ´ley General de Educación

que les equipara, Igual trabajo. Igual salario, con los profesores estatales. De momento, los de EGB de

centros privados están equiparados a los interinos estatales y los de BUP, ni siquiera eso.

Maestros y licenciados tuvieron sus conatos de enfrentamíento ante la entrada, en los últimos cuatro

cursos de EGB de los maestros. SE, hubo cierto enfrentamiento —opina Zamorano—, pero nos dimos

cuenta que el problema era artificial, y nos venía Impuesto desde arriba. El problema no está en que sean

licenciados, sino que lo más importante es una escolarización total para que se multipliquen los puestos

de trabajo, que se llegue a la cifra de veintiocho alumnos por clase, que es lo ´que indica la UNESCO, y

que se dé una mayor atención al preescotar. La jubilación, pedimos que sea voluntaria * los sesenta años

con treinta de servicio y obligatoria a los sesenta y cinco, y el derecho a sindicación son otras dos

reivindicaciones de los maestros. Muestra coordinadora está admitida de hecho, pera no de derecho. No

queda más remedio que preguntar a Ángel Zamorano si se ha previsto algún tipo de solidaridad con los -

penetres» de instituto. Ya fia habido solidaridad, puesto que nos hemos expresado completamente de

acuerdo con sus reivindicaciones. Habrá que ver si hay algún tipo de acción. Nosotros, los maestrOs, por

nuestra pulo, estamos muy descontentos porque después dé la huelga de noviembre no hemos conseguido

ninguna de nuestras reivindicaciones. Sólo la congelación del decreto de fijación de plantillas.

LOS «PENENES»

•Ellos son ahora más que nunca el dolor de cabeza del Ministerio. Un dolor que se remonta a los años

sesenta, que es cuando entran en acción este tipo de enseñantes. Las cifras que, en este caso son más

expresivas aún, nos dicen que de 1965 a 1973 el incremento del coste de la vida fue de un 69 por 100,

mientras que el del salario líquido det PNN, con dedicación exclusiva, sólo alcanzó el 16 por 100. En

diciembre del 72 entre interinos y contratados, los profesores no numerarlos eran 14.012, mientras que los

funcionarios en propiedad sólo eran 5.313. £1 .Boletín, del Colegio Oficial de Licenciados de Madrid, en

su número de septiembre del 74, daba la cifra de 12.400 PNN. el 75 por 100 de todos los graduados

universitarios que & título de tales ejercían la enseñanza en los Centros de Enseñanza Media del Estado.

Así, la excepción, la .eventualidad, pasaba a significar la mayoría, la generalidad. Las huelgas de los PNN

también vienen de lejos. En marzo del 71 se da un paro técnico de profesores no numerarios, contratados

o interinos de ínstiutos de Enseñanza Media, secciones filiales y centros de enseñanza privados, en apoyo

de sus peticiones de seguridad en et trabajo, seguros sociales, normalidad en los pagos, órgano legal de

defensa de sus intereses y un largo etcétera que todavía hoy no ha sido escuchado. En marzo del 74, el

Ministerio anuncia que durante et quinquenio 74-78 se van a celebrar oposiciones anuales para vacantes

de catedráticos numerarlos y profesores agregados de institutos. En esos momentos hay 2200 vacantes en

institutos de bachillerato. A pesar de estas medidas, en mayo del 75, se vueíve a dar un paro, esta vez

también de catedráticos y agregados, junto a los «penenes» de Institutos nacionales de Enseñanza Media,

en diferentes provincias.

La última huelga comenzó el pasado día 19 de enero y afectó a 21 provincias. 0 día 21 ya eran 539 tes

centros afectados sobre los 627 del país. Et día 24 se sumaron los PNN de La Universidad, que tienen la

misma reivindicación básica, la Inestabilidad en el trabajo. Las peticiones >le los «penenes» de Instituto

«on, primero, la suspensión del régimen de oposiciones por parte del Ministerio. Segundo, te oferta a los

PNN de un sistema de acceso a la enseñanza que no sea el de la oposición y. tercero, que no haya

sanciones. €1 desenlace de la huelga, que el martes pasado continuaba, dependía de (as conversaciones

con el Ministerio de Educación. Este año, los PNN no dependen del tradicional contrato anual que puede

revocarse —o no— cada curso, sino que están a merced de un nombramiento, con menos cláusulas que el

contrato y válido dentro de un curso mientras no llegue un numerario a ocupar su plaza, cosa que no suele

ocurrir durante el curso. Nosotros —nos dice Juan José López Guerra, de la coordinadora nacional de

PNN— ponemos en cuestión todo el sistema educativo, no sólo las oposiciones. El Ministerio de

Educación y Ciencia se ha beneficiado de nuestro trabajo desde los años 60, en que el número de

«penenes» aumenta paulatinamente hasta llegar en estos momentos al setenta por 100. En este tiempo, ef

Ministerio no ha modernizado las fórmulas para Impartir enseñanzas y los cuerpos existentes ya no

abarcan a la mayor parte del profesorado. Los penenes en huelga rechazan Tas oposiciones, porque no

prueban nuestra capacidad pedagógica, son sólo conocimiento a nivel de facultad. Rechazan los

numerarios los puestos vitalicios, así no existe una renovación pedagógica del profesorado. A cambio de

esto exigimos —señala López Guerra— el reconocimiento de nuestro derecho a la estabilidad en el

trabajo, ya que tenemos la misma experiencia que los numerarios, y a pesar de que se nos achaca la

entrada de forma aleatoria o por conocimientos personales, nosotros no somos culpables de haber entrado

como hemos podido. No queremos que nuestra estabilidad sea vitalicia, sino que esté sometida a control.

Pedimos en un segundo tiempo un cambio total a la hora de impartir la enseñanza.

Los representantes de tos «penenes" —12.500 en huelga de un total de 13.200— ya habían conversado en

dos ocasiones con autoridades del Ministerio de Educación y Ciencia, pero éstas sólo ceden a negociar el

baremo, que es la primera parte —antigüedad— del concurso-oposición, examen que los PNN rechazan.

Tenemos esperanza en congelar el decreto del concurso-oposición y esperamos entonces establecer

negociaciones con e| Ministerio de largo alcance. Debían reconocemos nuestros derechos, porque los

«penenes» que no han cumplido con su trabajo han sido despedidos y nosotros no tes hemos apoyado.

Los «penenes» quieren del Ministerio un plazo para arreglar su situación laboral, y aunque consideran

que la oposición solucionaría, en parte, el problema de los licenciados en paro, serta a costa de dios, que

ya tienen unos derechos adquiridos, y que, por otra parte, se prestan a toda clase de traslados, siempre que

se mantenga su estabilidad y seguridad laboral. Congelado el concurso-oposición y concedidos unos

derechos, mínimos para nuestra estabilidad sé podían, dejar las negociaciones para otro Ministerio, una

vez pasadas las elecciones. Los «penenes» -son partidarios, para sustituir el sistema tradicional de tas

oposiciones, de un • sistema de valoración del profesor a lo largo de todas sus clases, ya que para ser un

buen profesional no sólo es necesario tener los conocimientos propios de cada materia, sino saberlos

enseñar». "Por su parte, el .Ministerio de Educación y Ciencia, a través de su titular, don Aurelio

Menéndez, ha dejado bien clara su postura: A mi Juicio, la selección de los aspirantes para establecer la

reclamación permanente de servicios docentes con la Administración no puede ser discutida. Este es, con

unas u otras fórmulas, el criterio seguido en otros países. Y en «I nuestro, ese es el criterio recogido por la

ley General de Educación, el defendido recientemente en el informe emitido por la Comisión Evaluadora

de los resultados de esta ley y, en definitiva, el establecido con carácter general para todos los

funcionarios. Entiendo que hacer una excepción par» nuestra docencia ni es posible en el mar- , co de la

ley ni sería, además, razonable, dada la especial importancia que reviste la selección para el ejercicio de

una función pública que reclama un adecuado nivel de formación y de conocimientos de la especialidad.

*Para Pedro Oñarte, presidente de la Asociación Provincial de Catedráticos de Ensenanza Media, el

Ministerio sigue favoreciendo la dimisión del profesorado

Algún sector de licenciados, ya con sus oposiciones hechas y aprobadas, también se muestran

disconformes con la postura de los «penenes», que reclaman otro sistema distinto para asegurar su puesto

en la docencia española.

LOS CATEDRÁTICOS

Considerados la -élite» de la enseñanza, los catedráticos también tienen algo que reivindicar en estos mo-

mentos. Hace unos días se recluyeron en el Consejo Nacional como protesta por elaborar decretos el

Ministerio, que ocultan e imponen al profesorado. En abril del 75. ante el decreto por el que serían

Integrados en el nuevo Cuerpo de Catedráticos de Bachillerato, también dejan oír su protesta:

«Lamentamos manifestar que consideramos la nueva ley de Reforma del sistema educativo, últimamente

promulgada como la culminación de (a campaña legislativa contra los institutos y su profesorado.» En

esta fecha, sus peticiones más urgentes eran: aumento de. las atribuciones de los claustros, especialmente

en lo referente a nombramiento de directores, elevación del coeficiente (concretamente al nivel 5). mayor

retribución de- la ´labor docente, reconocimiento a los catedráticos de los servicios interinos

efectivamente protestados, «a fin de evitar (a injusticia que a este respecto existe con los profesores

agregados», y que se mantenga como sistemas de ingreso en el cuerpo, de acuerdo con la ley, la oposición

y el concurso entre agregados que ostenten tai condición, precisamente por oposición. También en ese

triste e inolvidable mes de enero seiscientos catedráticos de institutos técnicos de enseñanza media

también han parado. Dicen que el decreto de integración de cuerpos docentes es «ilegal y discriminatorio,

ya que prevé el pase a la situación administrativa de "a extinguir" de todo el cuerpo, mientras que la ley

General de Educación determina que dichos catedráticos deberían integrarse de pleno derecho en los

nuevos cuerpos de institutos de bachillerato >. Pedro Oñate, presidente de Ja Asociación Provincial de

Catedráticos de Enseñanza Media, opina sobre las reivindicaciones más actuales de este estamento del

profesorado. Nuestros problemas no se sitúan al mismo nivel que tas de «penenes» y maestros.

nOSOtroS no luchamos pOr reiVindicaciones concretas^ parque pensamos que el embrollo de la

enseñanza es de tal categoría que esa lucha particular no hace más que complicar el problema. Así, el

´Ministerio sigue favoreciendo la división del profesorado. La Asociación de Catedráticos, urge * tos

demás estamentos a que prescindan de sus Intereses particulares para luchar todos juntos de cara´ al

replanteamiento político de la enseñanza. Hay que conseguir una coherencia entre (a política que

propugna el Presidente del Gobierno y la que (leva el Ministerio de Educación. Hay que Ir a la mesa de

negociaciones, que se deje de actuar por presiones y se legisle la enseñanza con la participación de todos.

Conquistada la negociación y con la participación de todos los estamentos de la enseñanza, además de

alumno* y padres, cada uno de nosotros expondrá sus puntos de vista y se escogerán Jos más razonables.

La experiencia de estos años ha demostrado que cuando se consigue una reivindicación es e costa de otros

estamentos, con lo que el profesorado queda dividido. En nuestras entrevistas con el Ministerio confiamos

en que se renuncie a esa política de divisiones y enfrentamientos para llegar a unas auténticas

negociaciones. Si esto no ocurre así, la enseñanza en España irá al caos.

Quedan los catedráticos de Universidad porque, ya lo hemos dicho, los PNN universitarios tienen una

reivindicación común con los de la enseñanza media, ios catedráticos de Universidad, que han formado

durante mucho tiempo, y principalmente en ciertas especialidades, auténticas Familias —ideológicas y de

la misma sangre— no han planteado muchas reivindicaciones en este país.

Han sido los privilegiados, los miembros de los temibles tribunales de las oposiciones que ahora muchos

profesionales quieren que desaparezcan.

pilar alonso

 

< Volver