Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   Felipe, emparedado     
 
 Informaciones.    23/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

FELIPE, EMPAREDADO

Por Abel HERNÁNDEZ

ASuárez y a Carrillo les han sentado bien los pactos de la Moncloa. No en vano fueron los protagonistas.

Un sondeo gigantesco entre medio millón de españoles, con un riesgo de error mínimo, llevado a cabo

hace unos días, cuando los nubarrones eran más negros, es muy revelador: U.C.D consigue dos puntos

más que en las elecciones del 15 de junio sobre el P,S.O.E,, que permanece clavado, lo mismo que

Alianza Popular, y sube punto y medio el Partido Comunista. Suárez y Carrillo tratan de emparedar1 a

Felipe González. En medios responsables del Gobierno sé observa con cierta preocupación, no obstante,1

el alza de los eurocomunistas.

La conciencia electoral de los españoles no está, sin embargo, fijada. La dialéctica franquismo-

antifranquismo, que sirvió en las primeras elecciones, va a tener muy poca virtualidad en las próximas.

Los grandes problemas que van a polarizar al electorado, como ocurre en otras democracias, empiezan ya

a perfilarse. Serán, entre otros, los siguientes: enseñanza, relaciones con la Iglesia, orden público, grado

de intervencionismo estatal, divorcio, aborto, pena de muerte, impuestos y concepción regional. Los

encendidos mítines van a servir de poco, con toda su carga de inevitable demagogia. Habrá que ir al

grano. Está en juego el modelo de Sociedad. . , . , .,

´La confrontación no se vislumbra tan radical y virulenta como en la década de los treinta. La sociedad

española está más centrada.! Hay una amplia clase medía estabilizadora y estamos asomándonos a la

prosperidad. Más que una dialéctica, a cara de perro, entre derechas e izquierdas, se tiende a un turno de

poder entre centro-derecha y centro-izquierda. Todos los partidos, ..desde el comunista hasta el aliancista,

se escoran hacia el centro. Los socialistas están girando vertiginosamente, a pesar de algunas salidas de

tono para contener a la base "radical, hacia esquemas socialdemócratas, y la U.C.D. está dispuesta a

arraigarse en el centro-centro, con proyecciones a su derecha y a su izquierda. El P.S.O.E. tiene un

contrincante más difícil de su espacio político -el Partido Comunista- que U.C.D., con Alianza

Popular, Si acaso, al partido del centro le puede erosionar el intento de Areilza y compañía de alzar un

frente liberal en busca de la burguesia, aunque casi nadie concede en estos momentos demasiada

importancia al experimento.

Entre socialistas y centristas se ha desatado en los últimos días una guerra abierta, que hoy mismo tiene su

momento caliente en la confrontación parlamentaría sobre el orden público. Es un buen «test» para

observar la alineación de las diversas fuerzas minoritarias del Parlamento. Ayer, la izquierda, en el

agotador debate presupuestario, fue contundentemente derrotada al no lograr sacar adelante ni una sola

enmienda. Es, sin embargo, aventurado predecir que no se va a llegar pronto al alto el fuego. Dada la

situación del país, es imprescindible el consenso para hacer una Constitución válida y para no romper los

pactos de la Moncloa. Así, pues, vivimos entre el consenso y la confrontación. Y Felipe González aparece

emparedado entre Suárez y Carrillo.

INFORMACIONES

 

< Volver