Importante moción del XVIII Congreso de Remolacheros Europeos  :   
 Necesidad de una colaboración estrecha con la industria azucarera. 
 ABC.    07/05/1960.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

IMPORTANTE MOCIÓN DEL XVIII CONGRESO DE REMOLACHEROS EUROPEOS

Necesidad de una colaboración estrecha con la industria azucarera

Durante la tarde de ayer continuaron las reuniones del Pleno del XVIII Congreso Internacional de

Remolacheros Europeos (C. I. B. E.). Presidió la sesión el señor Muro Sevilla, por expresa invitación del

señor Marchetti.

En primer término, M. Tombez, de Suiza, dio lectura a un informe sobre "La situación remolachera

europea", y M. Aw. Luitsens, de Holanda, expuso otro al Pleno sobre "Las cooperativas de

transformación de la remolacha".

A continuación el señor Marchetti leyó una nota de la Comisión de Trabajo, previamente reunida, acerca

de los problemas económicos y sobre las condiciones generales del mercado de Europa, recogido todo

ello en las siguientes conclusiones:

a) Felicitar a las Comisiones Técnicas de Control, de Recepción y de Problemas Económicos por su labor

de trabajo coordinado; y b), expresar el deseo de todos los congresistas de que ambas comisiones

continúen trabajando en el futuro con idéntica conexión.

También leyó el señor Marchetti el proyecto de moción de este XVIII Congreso de la C. I. B. E., que

viene a resumir toda la labor llevada a cabo durante los últimos días. En líneas generales dicho proyecto

dice: "Los miembros del Congreso expresan su reconocimiento a la delegación española por la acogida de

que han sido objeto en España y por la eficaz ayuda aportada por la Organización Sindical a través del

Sindicato del Azúcar y del Grupo Remolachero del mismo." Se afirma después que el problema de la

rentabilidad del cultivo de la remolacha depende de la situación general de la agricultura en los diferentes

países de Europa. La C. I. B. E. proclama que la agricultura europea debe lograr un estatuto de paridad

económica y social semejante al de otros sectores económicos del continente.

Por tanto, la C. I. B. E. se muestra conforme con los principios emitidos por la Comisión de la C. E. E., y

que son valederos para todos los países europeos productores de remolacha.

Por lo que se refiere a precios de la remolacha, se subraya que el cultivo de dicha raíz debe de ser

rentable, y a este efecto conviene tener en cuenta su precio de coste. Los estudios realizados sobre esta

cuestión por las empresas más importantes deben concretar al detalle dichas peculiaridades.

En lo tocante a misiones esenciales de la C. I. B. E., se indica que la Confederación trata de encontrar

solución a los problemas que plantea el Mercado Común, hallándose en el deber de propugnar los medios

necesarios para su logro con la misma intensidad que la C. E. E., por constituir la primera forma concreta

de organización de Europa. Asimismo, la C, I. B. E. está a disposición de los países remolacheros de la

Zona de Libre Cambio y de todas las agrupaciones que tiendan a la unidad de Europa. En este sentido la

Confederación propone, en relación con el plan de integración europea, las dos conclusiones siguientes:

representación activa de los remolacheros europeos en los diversos organismos internacionales, y

colaboración con el Comité Europeo de Fabricantes de Azúcar.

Del mismo modo, la C. I. B. E. proclama que uno de sus fines esenciales sigue siendo la colaboración con

los fabricantes, con miras a mejorar la situación económica de los dos sectores, y defensa del mercado del

azúcar de la remolacha. Se declara después la Confederación dispuesta a realizar dicha colaboración con

los industriales azucareros lo más rápidamente que le sea posible.

Por lo que se refiere a organización de trabajo, el Congreso señala la conveniencia de que constituyan en

su seno, además del Consejo de Administración, cuatro Comisiones: una económica, otra de control de

recepción, otra de cooperativas de transformación de la remolacha y, final-mente una comisión técnica.

Estas Comisiones se reunirán una o varias veces al año para buscar soluciones en beneficio de todos los

agricultores remolacheros.

Por último, se concede una importancia especial a la propaganda en favor del aumento del consumo del

azúcar en Europa, tomándose medidas por parte de la Confederación para incrementar aquélla, en todos

los países miembros de la misma.

La moción fue aprobada por unanimidad en el Pleno. Poco antes de finalizar éste, el señor Muro Sevilla

pronunció unas palabras de agradecimiento por la sincera colaboración prestada por todos los

congresistas.

 

< Volver