Clausura de la Asamblea General de la Mutualidad Agraria  :   
 Con el Ministro de Trabajo, ocuparon la presidencia los de Agricultura, Industria, Secretario General del Movimiento y Aire. 
 ABC.    21/06/1962.  Página: 53-55. Páginas: 3. Párrafos: 18. 

CLAUSURA DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LA MUTUALIDAD AGRARIA CON EL

MINISTRO DE TRABAJO, OCUPARON LA PRESIDENCIA LOS DE ACRICULTURA,

INDUSTRIA, SECRETARIO GENERAL DEL MOVIMIENTO Y AIRE

Lo importante, dijo el señor Sanz Orrio, es que ya dispone el agro español de un poderoso instrumento

que ha de influir en la vida social

En la tarde de ayer se celebró en el Instituto Nacional de Previsión el acto de clausura de la Asamblea

general de la Mutualidad Agraria.

Con el ministro de Trabajo, señor Saaíz Orrio, ocuparon la presidencia del acto los titulares de las

Carteras de Agricultura, señor Cánovas; de Industria, señor Planell; de la Secretaría General del

Movimiento, señor Solís, y del Aire, teniente general Rodríguez de Lecea; los subsecretarios de

Agricultura y Trabajo, señores Pardo Canalís y Gracia, respectivamente, y el secretario general de la

Organización Sindical, señor Lamata, así como los señores Labadíe Otermín y De la Fuente, Cubero y

Magalla.

Abierta la sesión, el señor Labadíe pronunció unas palabras para decir que se habían reunido en

Asamblea con el fin de examinar, el funcionamiento de la. Mutualidad Agraria en el transcurso de los

ocho años de existencia y que han podido comprobar que la fase ha quedado cubierta y completa con

plenitud democrática en la discusión entre obreros y empresarios. Desde ahora la Mutualidad asumirá la

plena responsabilidad y guía de los asuntos que le incumben. Sabemos, añadió, que no constituye una

solución definitiva, pero sí un objetivo de justicia social en el campo.

Subrayó que en la visita hecha por la mañana al Jefe del Estado la Junta de la Mutualidad le expresó su

gratitud por haberla puesto en marcha y pidió a los asambleístas allí reunidos que hicieran extensiva

también la gratitud a los ministros con la esperanza de que han de contar con su colaboración y su

Consejo.

Habló después don Licinio de la Fuente, director de la Mutualidad, que hizo un resumen de la labor

desarrollada por la Asamblea. Los cuatrocientos hombres de todos los estamentos agrarios vinieron a

Madrid no a perder el tiempo, sino a trabajar. Las conclusiones y recomendaciones aprobadas, síntesis de

las aspiraciones de los trabajadores agrarios, son una demostración palmaria y demuestran una inquietud

por mejorar las líneas de cobertura de seguridad social para el sector agrario. La Mutualidad está en

marcha segura y ascendente. Suben los censos.de empresarios y los de trabajadores; suben las

prestaciones y van subiendo, que era lo más difícil, hasta los porcentajes de cotización. Pero sobre todo

sube la adhesión de las gentes del campo con su sentido de responsabilidad y la conciencia de que es algo

suyo y para ellos.

Seguidamente dio lectura a las recomendaciones adoptadas, comentando las más salientes.

DISCURSO DEL MINISTRO DE TRABAJO

El ministro de Trabajo, don Fermín Sanz Orrio, clausuró la Asamblea con un discurso. Señaló la

significación de la Mutualidad en la vida social de España como organismo deliberante y representativo

superior. Al referirse a la génesis de la Mutualidad, dijo el señor Sanz Orrio que en el Boletín del Estado

hay constancia para formarse idea de que ha sido un paso honroso con 1a preocupación de algo decisivo

para el campo. Lo importante, añadió, es que el agro español dispone ya de un poderoso instrumento que

ha de influir decisivamente en su vida social.

Las representaciones de empresarios, trabajadores y técnicos, y de los organismos del Estado y del

Movimiento, deben cooperar con la Mutualidad, ayudándola .a que cumpla su trascendental misión.

Llevar al campesino toda la obra de la seguridad social, nivelándole con el hombre urbano, es una misión

fundamental.Por tanto, cualquier acto que la Asamblea celebre implicará remover inquietudes, poner a

punto esfuerzos, revisar tareas y señalar jalones en la vía progresiva que hasta alcanzar plenamente, sus

fines la Mutualidad tendrá que recorrer. El retraso del agro con respecto a la ciudad es manifiesto. Las

causas son evidentes. El campo no es fácil de organizar. Los medios.rurales se hallan en buena parte

desprovistos de elementos de acción para una obra transformadora. Por eso es lamentable que al

implantarse mejoras en otros sectores mas modernizados haya de ser una excepción el campo. En, plena

República se carecía de lo. indispensable. Hoy podemos decir que se ha avanzado a través de la

Organización Sindical, y aunque faltan censos y estadísticas, el entusiasmo nos llevará al logro de los

idearios del Movimiento.Las maniobras y el egoísmo que ofrecen quienes ponen trabas a los agricultores

de verdad, van siendo cada vez más difíciles y no retrasarán notablemente la marcha.

Luego se refirió a la laxitud en las cuestiones sociales, y se refirió a la transformación de la economía

rural, para afirmar que el aumento de los regadíos y los progresos de la agronomía tienden a exigir

creciente número de colaboradores especializados, y al crecer el poder adquisitivo ea los medios rurales,

se atraen industrias complementarias, servicios públicos, comercio, etc., cuyo conjunto pide también

mayor número do trabajadores, que aunque no cultiven directamente, viven en y para el campo, y han de

reclutarse entre la población campesina. No nos encontramos, pues, con un simple, problema de exceso,

sino con varios de distribución, movilización, capacitación y dotación de medios que llenen las lagunas de

su empleo.

Afirmó después el ministro de Trabajo que pronto escaseará la población rural, y que la migración es un

derecho del campesino, pero una cosa es respetar ese derecha y otra fomentarlo, y más que incitemos a la

despoblación campesina. Mi Departamento ministerial ultima un sistema que garantice a todo bracero

campesino un mínimo de jornales anuales, supliendo su falta material con un subsidio que se combinará

con determinadas obligaciones de formación y cultura, mejorando sus perspectivas futuras. En esos

estudios se asigna a la Mutualidad un papel destacado. Todo lo que se refiere al campo tiene que

impregnarse de un sentido misional, porque en ello se juegan intereses aún más altos que los económicos

con toda la importancia que éstos tienen para el bienestar del hombre. Por éso aquellos mismos que

levantan vallas al paso de una justicia en el campo, verán, cuando al fin se derrumben, que hasta ellos

llega el beneficio de la redención social, porque si el campo se abandona, ¿qué valor tendrán las fincas?.

Hay que luchar contra el abandono y la despoblación del campo, y contribuiréis muy directamente a

lograrlo al cubrir pronto y bien la seguridad social que los estatutos os señalan. Ahora puede hacerse todo

si.prescindimos de egoísmos y perezas. Yo os invito a que dediquéis vuestros desvelos para que la

Mutualidad cubra en el trienio que ahora abrimos las metas planeadas e impulse al Gobierno a nuevos

proyectos y ordenaciones más ambiciosas.

Largos aplausos subrayaron las palabras del ministro de Trabajo.

LAS PRINCIPALES RECOMENDACIONES DE LA ASAMBLEA

Destacamos las más sobresalientes recomendaciones acordadas por la Asamblea Nacional Agraria: la

Asamblea aspira a que llegue a conseguirse la total equiparación de los mutualistas autónomos a los

trabajadores por cuenta ajena. Mientras esto se consigue, se aplicará a los trabajadores autónomos las

escalas móviles previstas para los restantes mutualistas en relación con las pensiones de jubilación,

invalidez y viudedad, elevando la base de las pensiones de jubilación, viudedad y orfandad a los mismos

mínimos que rigen para los trabajadores por cuenta ajena. Reconocimiento de los derechos de

prestaciones por fallecimiento, subsidio de nupcialidad y natalidad e indemnización económica mediante,

baremo para compensar gastos ocasionados con motivo de intervenciones quirúrgicas. Supresión del

condicionamiento de que los trabajadores autónomos no utilicen servicios de otros trabajadores en cuantía

superior a noventa jornales al año. Conceder un plazo prudencial para aceptar la incorporación a la

Mutualidad de aquellos trabajadores hoy excluidos por tener una edad superior a la fijada como límite;

permitir la afiliación de los que hayan cumplido la edad límite establecida en los estatutos, siempre que

procedan de la rama general.

La habitualidad para considerarse mutualista se acreditará mediante el encuadramien-to en la Hermandad

Sindical de Labradores y ganaderos; supresión de la obligación de acreditar el abono de cuotas

reglamentarias patronales.

Se señala la cuota patronal complementaria bien, por el número, de peonadas teóricas, bien a base del

líquido imponible; debe existir y fomentarse la posibilidad de establecer conciertos con las Hermandades

o con las Cámaras Sindicales Agrarias para la recaudación global de cuotas patronales; la cotización de

los trabajadores mutualistas debe quedar plenamente individualizada; se establece el recargo por demora

con un 10 por 100 sobre las cuotas que se abonen.

En cuanto a las ayudas familiares se. amplía el concepto de beneficiarios de la ayuda familiar

incorporándose a los casados sin beneficiarios, casados con un beneficiario, solteros con beneficiarios y

viudos sin beneficiarios; se fija el valor del punto en cuarenta pesetas. También se fija la invalidez para la

profesión habitual, el cómputo para prestaciones de los períodos de cotización cubiertos en distintos

regímenes de seguridad social y se recomienda el estudio de un sistema de protección de los pensionistas

en cuanto a la asistencia sanitaria. Por último, se autoriza la constitución de una sección juvenil, que

comprenderá a los trabajadores agrícolas de catorce a dieciocho años; la cotización individual sería el 50

por 100 de lo previsto; la cotización patronal sería idéntica que para los demás trabajadores; se

concederían prestaciones y estímulos que, desde el principio, afectaran a los jóvenes mutualistas,

otorgando ventajas que existen en otros sectores, tales corno para la formación profesional, cursillos de

divulgación y capacitación, enseñanzas de seguridad social, vacaciones y actividades culturales, etc.

 

< Volver