Autor: Ruiz Gallardón, José María. 
   No es de recibo     
 
 ABC.    25/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ABC. V I E R N E S 25 DE FEBRERO DE 1977

APUNTE POLÍTICO

No es de recibo

Por José María RUIZ GALLARDON

El partido político del señor González (don Felipe) ha roto con el Gobierno. En eso está en su derecho y

pienso que el primer beneficiario de la medida es el propio Gobierno.

El mencionado partido, del mencionado señor González, ha denunciado al «P. S. O. E.» (histórico) ante la

opinión nacional. Allá él. Son pláticas de familia en las que, por ahora, no voy a entrar.

Pero, además, el «Partido Socialista Obrero Español», sector renovado, de tantas veces citado don Felipe

González ha facilitado una nota en la que puede leerse:

1. «El Régimen ha de considerar por qué métodos pretende consolidarse, porque no es la primera vez que

en nuestro país una democracia auténtica, requiere, inevitablemente, un cambio de régimen.»

2. "Al legalizar el Gabinete Suárez al «P. S. O. E» histórico, con una sigla que induce a confusión con el

«Partido Socialista Obrero Español», el Gobierno ha cometido un gravísimo atentado contra el socialismo

español, que tanto nuestro partido como el socialismo Internacional han de tener muy en cuenta."

Amenaza, se llama a esta figura. Y si el tono y el destino de talen palabras son intolerables para un

Gobierno con autoridad, lo que de ningún modo puede considerarse de recibo es que los amigos

de don Felipe González se irroguen —por mor de unas siglas— ¡nada menos! que la facultad de

descalificación de la Institución Monárquica contenida en el primer párrafo que dejo transcrito.

Hasta ahí podían llegar las insolencias» Sepa de una vez por todas el señor González que la Monarquía

española no está al alcance de sus amenazas. Sepa, por si lo ha olvidado, que en este país, que es el de

todos los españoles, sigue estando vigente, y nadie ha derogado —ni consentiríamos en su derogación—,

el artículo 37 de la Ley Orgánica del Estado, que confía a las Fuerzas Armadas, entre otras cosas, «la

defensa del orden institucional».

Y recapacite en su atroz mal humor, porque con soflamas como las que contiene su comunicado lo único

que va a conseguir es su propio desprestigio y la pérdida de toda credibilidad democrática, pues quien

rompe con el orden institucional, porque se legaliza a otro grupo político tiene muy poco de uno y otra.

J. M. R. G.

 

< Volver