La Real Academia pide que se oficialice el sinónimo castellano-idioma español  :   
 En este sentido, acaba de dirigir un documentado informe a las Cortes. 
 ABC.    22/06/1978.  Página: 1,5. Páginas: 2. Párrafos: 13. 

MADRID, JUEVES 22 DE JUNIO DE 1978 .

NUM. 22.527 DIECIOCHO PESETAS

EDICIONES URGENTES: 20 PESETAS

ABC

DOMICILIO SOCIAL. SERRANO, 61 - MADRID DEPOSITO LEGAL; M -13 - 1958 -112 PAGS.

LA REAL ACADEMIA PIDE QUE SE OFICICIALICE EL SINÓNIMO "CASTELLANO IDIOMA

ESPAÑOL"

En este sentido, acaba de dirigir un documentado informe a las Cortes

LA Real Academia Española se ha dirigido, de manera oficial, a ¡as Cortes con ai ruego de que el artículo

3 (título I) del proyecto de Constitución recién dictaminado por la Comisión competente del Congreso

quede ampliado en los términos siguientes: «Entre todas las lenguas de España, el castellano recibe la

denominación de español o lengua española, como idioma común a toda la nación.»

Esta recomendación de la Academia, debidamente fundamentada en razones históricas y filológicas, se

contiene en un escrito que, firmado por el director de la docta corporación, don Dámaso Alonso, y el

secretario, don Alonso Zamora Vicente, fue recibido por e! presidente de las Cortes e¡ pasado día 16. Con

fecha 20 de este mismo mes, don Antonio Hernández Gil ha remitido el escrito a los presidentes de las

Cámaras.

El texto integro de la carta dice:

«La Real Academia Española tiene el honor de dirigirse a V. E. para elevar a las Cortes Españolas el

ruego de que en el artículo 3. título I del proyecto de Constitución- aprobado por la Comisión

correspondiente se añada, tras el punto final, el siguiente párrafo: «Entre todas las lenguas de España, el

castellano recibe la denominación de «español» o «lengua españolas, como idioma común a toda la

nación.»

Funda su petición en estas consideraciones:

Según reconoce la propuesta de enmienda, todas las lenguas Que se emplean en España, como

constitutivas de su patrimonio idiomático, son lenguas españolas, r su libre utilización debe ser protegida,

conforme a la garantía aue establece el proyecto constitucional. Sin embargo, y puesto que se reconoce

aue la lengua castellana será oficial en todo el territorio de la nación y servirá de instrumento de

comunicación para todos los ciudadanos españoles, parece natural que sea denominada lengua española

por antonomasia,

Este idioma constituye un patrimonio que España comparto con numerosas naciones americanas. Una

decisión^an importante comió es la de reconocer consti-tucionaimente su nombre oficial no parece que

deba ser adoptada por nuestro país, desconociendo el hecho de aue era tales naciones, tras los lógicos

recelos que surgieron a raíz de su independencia, y que las llevaron a favorecer el término lengua

castellana. exista hoy una preferencia generalizada por el de español y lengua española. Resultaría

sorprendente para millones de hispanohablantes que, en el propio solar de su lengua, se frenara

legalmente el proceso de difusión de ese término.

No parece que la Constitución pueda dejar de reconocer el hecho evidente de que, en el uso y en el

sentimiento de la mayoría de los españoles, el nombre de su idioma común es el de español (o lengua

española), usado en perfecta sinonimia con al de castellano (o lengua castellana). Esta

sinonimia, recogida en los diccionarios españoles, no puede ser ignorada por la Constitución.

Esos términos, cuyo reconocimiento constitucional se propone, son los normales para designar

internacionalmente el idioma común de nuestro país. Lo emplean de modo casi unánime los extranjeros, y

con la definición de lengua nacional de España figura en los diccionarios de todos los idiomas del mundo.

La norma uni-versalmente generalizada es la de designar con el objetivo derivado del nombre de la

nación su lengua oficial o más difundida: francés, italiano, ruso, etc., sin que ello signifique que no haya

idiomas franceses, italianos y rusos.

Ese es también el nombre empleado en sus trabajos científicos por todos lingüistas, que sólo utilizan el

término castellano cuando se refieren a fenómenos específicos de I» lengua de Castilla, frente a los que se

producen en Qtfas áreas románicas.

Designar exclusivamente como castellano el Idioma común a España e Hispanoamérica implica reducir

abusivamente la realidad que español y lengua española significan. Porque el castellano es la lengua

surgida por evolución del latín en un cierto territorio de la Península, que. al extenderse, en un secular

proceso de difusión hasta implantarse en su ámbito actual, fue transformándose y enriqueciéndose

paulatinamente con multitud de elementos no castellanos: árabes, vascos, catalanes, aragoneses, leoneses,

gallegos, canarios y, muy en especial, hispanoamericanos, etcétera. De tal manera que, científicamente, el

castellano, como modo de hablar propio de su viejo solar, es hoy un dialecto del español. A la

constitución de éste han contribuido generaciones de hablantes castellanos y no castellanos.

Soto por costumbre, consagrada por el diccionario, se llama al español con el término castellano. Pero se-

ría abusivo que este último nombre desplazara al anterior en el texto constitucional, donde, insistimos, la

igualdad sinonímica de ambas designaciones debe quedar reconocida.

De no hacerse así, pueden producirse circunstancias tan chocantes como ésta: los departamentos que en

nuestras Universidades se denominan de Lengua Española tendrán que pasar a llamarse de Lengua

Castellana, para ajustarse a lo que determine la Constitución,, mientras que, en las Universidades

extranjeras, n las cuales, como es natural, ésta no obliga, podrán seguir manteniendo su denominación

actual, es decir, la de Departamentos de Lengua Española.

La Academia renuncia a aportar argumentos históricos en favor de su petición, entendiendo que ésta

puede apoyarse con hechos, como los anteriores, de observación general.

Al elevarla a V. E., la Academia declara explícitamente que no la guía´ninguna motivación de tipo

político —motivación au« sería completamente ajena a su misión—

PETICIÓN DE LA REAL ACADEMIA A LAS CORTES

Y si únicamente la de solicitar que nuestro primer texto legal reconozca, ateniéndose a la lógica y a la

realidad, la sinonimia espontánea, a todas luces irreversible, decidida por la mayor parte de los

hispanohablantes. En cualquier caso, la Academia acata la autoridad soberana que en este grave asunto

poseen las Cortes y el pueblo español. Y al formular su petición, lo hace obligada por sus propios

Estatutos, aue le imponen el deber de expresar su criterio »nte cualquier problema Importante que afecte a

la lengua española.»

LA LENGUA CATALANA, AL CONSEJO DE MINISTROS DE MAÑANA

El Consejo de Ministros ha sido convocado oficialmente para mañana, viernes, según se ha Informado a

Europa Press en fuentes competentes. Entre los temas a tratar figura un decreto sobre la enseñanza era

lengua castellana, elaborado por el Ministerio de Educación y Ciencia, y £»ue no ha sido repartido a los

Ministerios, sino aue va en el llamado «índice rojo» del orden del día.

LA AUDIENCIA SUSPENDE UN ACUERDO MUNICIPAL SOBRE EL VALENCIANO

Valencia. 21. (Efe.) La Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Territorial ha confirmado

la suspensión de un acuerdo del Ayuntamiento de Burjasot por el que se Intentaba eautoarar a todos los

efectos la lengua valenciana a la oficial de la nación.

 

< Volver