Acto en el Cuartel General del Aire. 
 Nuestro futuro será el elegido por el pueblo español     
 
 ABC.    23/11/1978.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

ACTO EN EL CUARTEL GENERAL DEL AIRE

«NUESTRO FUTURO SERA EL

ELEGIDO POR EL PUEBLO ESPAÑOL» (Alfaro Arregui)

En el Cuartel General del Aire tuvo lugar ayer un acto de imposición de condecoraciones del Mérito

Aeronáutico a distintas autoridades militares y civiles, miembros de los tres Ejércitos y funcionarios de la

Administración Militar.

El acto comenzó a los doce del mediodía, siendo presidido por el general jefe del Alto Estado Mayor,

general jefe del Estado Mayor del Aire, teniente general don Emiliano Alfaro Arregui, y el almirante jefe

del Estado Mayor de la Armada,, con asistencia de altas autoridades militare* y representadores de los

tres Ejércitos.

DEBER.;—El acto se inició con un discurso del general jefe del Estado Mayor del Aire, que, entre otras

cosas, dijo lo siguiente:

«Me sirve de íntima satisfacción presidir este acto para ofrecer, en nombre del Ejército del Aire, las

condecoraciones que tradicionalmente logran alcanzar un grupo de elegidos.

Vosotros, que hoy vais a recibirla, sé que estáis orgullosos de ella. Comprendo vuestra complacencia, y

también por eso colma mi emoción la acogida entrañable que os brindamos.

Quiero exhortaros a que sigáis en esa línea de conducta, que nos lleva a un mas perfecto cumplimiento del

deber.

Bien es cierto que nos toca vivir momentos difíciles, pero no olvidéis que nuestra inquebrantable unidad,

el elevado concepto de disciplina, la entrega ilusionada a] trabajo y la fría y serena actitud que Impone

nuestra responsabilidad consciente son motivos sagrados y capaces de superar todas las dificultades

planteadas.

Tengamos fe en nuestro futuro, que será elegido por el pueblo español, y, sin duda, el que más convenga a

los intereses de la Patria.

Hemos de elaborarlo, repito, con esa machacona Insistencia que exige el deber de cada día, pues a nada

conducen las críticas inoperantes, y menos aún la exaltación de escrupulosas conciencias.

Nuestro esfuerzo ha de Ir consagrado al servicio del bien común, en la firme confianza que nos ofrece el

criterio del mando.

RESPUESTA.—Yo espero de todos la respuesta mas generosa, pues el buen nombre de España reclama y

exige el sacrificio de todos, en una comunidad de acción que sólo puede lograrse con espíritus

discipulados y conscientes.

Aunque resulta doloroso, quiero hacer referencia abierta a determinados hechos recientes que están en la

mente de todos, y cuya Interpretación puede dar una Idea falsa del sentir y actuación de nuestras Fuerzas

Armadas.

La depuración de esas conductas está «i manos de la autoridad judicial, quien podrá con todo fundamento

juzgar en todas sus consecuencias.

Es preciso, por tanto, huir de comentarlos tendenciosos y hacer que la Nación sepa que el Ejército del

Aire, y estoy seguro que también los otros dos Ejércitos hermanos, continuará en su línea estricta del más

exacto cumplimiento del deber, en el marco de la mayor disciplina y con el mejor espíritu de sacrificio y

abnegación. Son virtudes de las que siempre hicieron gala y hoy presentan con la mayor pureza a las

órdenes del Gobierno, bajo la suprema autoridad del Rey.

Sentiros orgullosos del mérito que hoy, a vosotros, el Ejército del Aire os reconoce. Esa es la promesa que

estamos dispuestos a ofrecer, sellada en los gritos de nuestra esperanza.»

El teniente general Alfaro Arregui terminó su discurso con vivas a España y al Rey. A continuación se

procedió a Imponer las condecoraciones.

 

< Volver