Caso Atares     
 
 Informaciones.    22/11/1978.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

INFORMACIONES (1978)

CASO ATARES

"De manera análoga a, ct>* mo se. venían desarrollando en las. guarniciones, visitadas con anterioridad

por el ministro de Defensa, el pasado d:a 17, en el cuartel de: instrucción de Marinería, de Cartagena tuvo

lugar un coloquio, al que asistieron almirantes, ´,. generales, : jefes, oficiales, y suboficiales, .en número

aproximado al militar.

Expuesta por el ministro la satisfacción que le pro-d u c í a encontrarse . reunido con sus • compañeros de

armas y su ferviente deseo de responder a cuantas preguntas pudieran ´formulársele por cualquiera de los

asistentes, a los que suponía conocedores de su informe 1-78, en amigable diálogo, dentro de las normas

de jjerarquía y disciplina inherente a las Fuerzas .Armadas, se inició el coloquio. • : .

Pidió la palabra en cuarto lugar el capitán de corbeta don Gonzalo Casado de la Puerta, que, a diferencia

de los anteriores participantes, dio´ lectura a un escrito, en el cnie preguntaba al Gobierno si éste creía que

la Cons-titución, a la cue calificó de laica y liberal, iba a proporcionar la paz y el bienestar a la nación,

cuando des-ie 1812 principios análogos sólo habían acarreado desgracias, a las que se refirió :citando

guerras, destronamientos, motines, sublevaciones, etcétera, elevando, al avanzar en su exposición, el tono

enfático de la misma. Terminada su lectura, - le dio contestación el ministro, significándole que, más que

una pregunta, había leído una arenga y que su presencia y ofrecimiento no tenía como fin escuchar

arengas. Por otra parte —(Jijo el ministro—. la ´Constitución será lo que la nación decida.

En este momento, inopi-nante y sin previa autorización para hacer usó de la palabra, el general de brigada

de la Guardia Civil, don Juan Atares Peña, que ya había asistido a la reunión de Valencia y expresamente

solicitó permiso del ministro para asistir a la de San Javier y posteriormente también a la de Cartagena, se

levantó de su asiento manifestando, con gritos destemplados y desabridos, ser mentira lo que •el ministró,

afirmaba, que el pueblo no quiere ´seo y otras frases que ño pudieron oírse claramente, dado qué la

actuación ´de dicho1 general fue aplaudida y coreada con gritos . de adhesión por un grupo reducido de

asistentes.

Dada esta actitud, inadmisible y de clara insubordinación, se le conminó a que se callara, pero al

continuar el general Atares en su postura indisciplinada y descompuesta, se le ordenó, cue abandonara la

sala. Llegado a la puerta de salida volvió sobre sus pasos, ante lo cual el ministro le mandó cuadrarse,

comunicándole cue quedaba arrestado. " El general ´Atares salió de la sala acompañado por dos oficiales

generales profiriendo, en su salida, insultos y palabras indignas cíe la conducta que debe observar todo

militar, reproduciéndose nuevamente algunos aplausos. Ante esta situación violenta, el ministro ordenó

´firmes´ a los asistentes, a quienes se dirigió diciendo: Sentir vergüenza por el espectáculo bochornoso que

hemos protagonizado todos.´

En este instante, un teniente coronel del Ejército de Tierra, correctamente, pero con la mayor energía,

dijo:

´Todos, no, mi general; somos muchos los que pensamos como usted y estamos de acuerdo con lo que

está haciendo el Gobierno.´ Estas palabras fueron acompañadas y subrayadas por un aplauso mayoritario.

Una vez todos sentados, el ministro invitó a abandonar el local a cuantos estuvieran de acuerdo con los

discrepantes, sin que nadie lo hiciera, y dispuso que por el capitán general de la III Región Militar se

iniciara el oportuno expediente judicial. Inmediatamente la citada autoridad abandonó la sala para

cumplimentar lo ordenado.

Se continuó el coloquio con normalidad, formulándosele, al teniente general Gutiérrez Mellado, hasta

doce preguntas más, la última de las cuales, referidas a las fuerzas de orden . público, dio ocasión al

ministro para hacer una exposición detallada sobre terrorismo y actuación (Je dichas fuerzas, haciendo

notar que actos como el que se habla, producido son. precisamente, los que E.T. A. busca como objetivo.

Esta intervención fue acogida con una ovación, cue continuaba tras abandonar el ministro el local en que

se habla celebrado él. coloquio.

El resto del programa previsto para Cartagena se cumplió en todos sus puntos, manteniendo el ministro

numerosos, contactos con diversos grupos d_e jefes, oficiales y suboficiales, en un ambiente de

cordialidad durante la copa de vino servida en el propio acuartelamiento, que fue seguida de un almuerzo

con los altos mandos ofrecido por el capitán general de la Zona Marítima deK Mediterráneo.

El coloquio dio comienzo a las 11,50 horas; a las 12.10 tuvo lugar el incidente reseñado, finalizando

definitivamente el coloquio sobre las 13,50, una vez contestadas todas las preguntas formuladas por los

asistentes."

 

< Volver