Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
 La sesión se suspendió sin votaciones. 
 Aplazada la decisión sobre la forma de elección de los diputados     
 
 ABC.    02/06/1978.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

LA SESIÓN SE SUSPENDIÓ SIN VOTACIONES

APLAZADA IA DECISIÓN SOBRE LA FORMA DE ELECCIÓN DE LOS DIPUTADOS

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernández.) Ayer tarde, los debates en la

Comisión Constitucional, en torno al artículo 63, fueron largos y, en algunos momentos, tensos. El

consenso continuaba roto. Por la mañana los portavoces de lis grupos parlamentarios se reunieron durante

dos horas, con el presidente de la Comisión, don Emilio Attard, para tratar de armonizar las dos posturas

enfrentadas. Al parecer no hubo acuerdo sobre el artículo 63, que establece la forma de elección de los

diputados. Mientras socialistas, socialistas de Cataluña, minoría catalana, minoría vasca y Partido

Comunista quieren que se introduzca en la Constitución el sistema «proporcional», Ü. C. D. y A. P.

prefieren que no se constitucionalice ninguna forma concreta de elección, para que ese punto sea

determinado por una ley orgánica.

El P. S. O. E. insiste en constitucionalizar la «proporcionalidad» y amenaza con replantear su enmienda

sobre la forma del Estado

La reunión, a juzgar por las declaraciones del señor Pérez Llorca, a la salida, debió tener momentos de

duro enfrentamiento:

—U. C. D. —dijo el portavoz de este grupo—no está dispuesta a tolerar amenazas, ni tiene por qué

soportar un rollo compresor que, cada día, trata de someternos a nuevas presiones.

Se refería al P. S. O. E. que, según se rumoreaba, había anunciado que, si no había consenso sobre el

artículo 63, reconsideraría su actitud sobre algunos artículos de la Constitución ya aprobados. Los

rumores apuntaban concretamente hacia la forma de Estado.

LA SESIÓN DE LA TARDE.—En este clima de enfrentamiento de posturas se mielo la sesión de ayer.

Hay que decir que aunque hubo algunos momentos de tensión —por las acusaciones del P. S. O. .E. sobre

un supuesto cambio de actitud de U.C.D.— los debates, en general, transcurrieron con absoluta

normalidad y en tono muy moderado.

Durante el descanso habitual de las siete y media de la tarde casi todos los portavoces, reunidos en un

pasillo, trataron de seguir buscando una concordia sobre el artículo 63..

Algo debió cambiar, efectivamente, durante el receso, porque al reanudarse la sesión el señor Martín

Toval, de Socialistas de Cataluña, solicitó de la Presidencia que se aplazara la votación de los artículos 63

y 64 relativos, a la composición del Congreso y del Senado, hasta que se aprueben y se vea cómo quedan

redactados otros artículos que puedan afectar a estos temas, por ejemplo los relativos a- las autonomías.

La propuesta, que fue aceptada por" el señor Fraga, siempre que se mantenga la posibilidad de seguir

presentando y defendiendo enmiendas a estos artículos, no ha sido tomada en consideración todavía, ya

que el presidente de la Comisión, señor Attard, decidió suspender la sesión hasta hoy por la mañana.

Seguramente en esta sesión y tras oír el parecer de todos los grupos parlamentarlos se adoptará la decisión

definitiva, lo que supondría un nuevo margen de reflexión, para seguir buscando el acuerdo no

alcanzado...

LOS DEBATES.—Con escasas intervenciones se aprobaron, al principio de la sesión, los artículos 61 y

62. El problema se planteó en el primer apartado del 63, que, en el texto de la Ponencia, dice: «Los

diputados del Congreso se eligen por sufragio universal, libre, igual, directo y secreto.»

Las posturas mantenidas por los enmendantes, esquemáticamente resumidas, son las siguientes:

Señor Martín Toval (Socialistas de Cataluña) : Añadir «con arreglo a un sistema de representación

proporcional», con lo que se asegura —dijo— la representación de las auténticas fuerzas políticas y se

evitan las imperfecciones del bipartidismo.

Señor Fraga (Alianza Popular): Debe mantenerse el texto de la Ponencia. No hay ningún sistema perfecto.

La Constitución debe sentar, con flexibilidad, únicamente las líneas generales de la elección, para que no

haya que modificarla frecuentemente. Sería absurdo plantear un esquema rígido, en un momento tan

dinámico como el actual.

Sr. Tierno Galván: (Grupo Mixto.) La «proporcionalidad», aunque se incluya, deja abiertas a-la ley .todas

las posibilidades. porque la proporcionalidad puede establecerse en relación con el territorio, con los

habitantes, etc.

Sr. Alzaga (U. C. D.). La Constitución debe ser breve y en ella se debe recoger más lo indiscutible que lo

discutible; lo que todos "aceptan. El sistema proporcional no ha estado nunca en la Constitución a lo largo

de nuestra historia.

Sr. Fajardo (Socialistas del Congreso). Su intervención fue la más dura. Calificó de intransigente a U. C.

D. y A. P. Ofreció ua solución alternativa para el párrafo segundo fijando la cifra de diputados con una

referencia a la población. Achacó a Fraga un cambio de criterio aperado, según él. en Ü. C. D. y afirmó

que este partido pretende «ganar a toda costa cuando ya ha perdido en la realidad».

Sr. Pérez Llorca (U. C. D). Aquí se están citando deliberaciones de la Junta de Portavoces, falseadas con

sentido sectario. Mantenemos la misma postura que mantuvimos en la Ponencia, frente al persistente

intento de constitucionallzar intereses electorales de algunos partidos.

Sr. Solé Tura (Grupo Comunista). No se puede dejar esta cuestión fuera de esta Constitución, elaborada

para un país que está saliendo de la Dictadura. Tenemos que saber cuál ha de ser el sistema electoral.

Sr. Silva (A. P.). Mientras en temas esenciales, como la familia o la enseñanza, se mantiene un texto

ambiguo, en este tema, que no es sustantivo, se quiere concretar demasiado.

También intervinieron los señores Roca Junyet (Minoría Catalana), que formuló una enmienda

alternativa; Mellan Gil (U. C.D.), que se opuso; Letamendía, que apoyó la enmienda socialista; Vizcaya

(de la Minoría Vasca, en igual sentido; Martín Oviedo (U. C. D.), e,n contra de este último, llegándose

con ello al descanso, y, en definitiva, a la suspensión y aplazamiento de decisiones sobre el tema, tan

arduamente nlanteado.

 

< Volver