Autor: Apostua, Luis. 
   Dos preguntas     
 
 Ya.    15/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

JORNADA ESPAÑOLA

DOS PREGUNTAS

POR lo menos tendremos paz entre los sindicatos socialista y comunista; es como si Redondo y Camacho

se hubiesen dado una amistosa palmada después de las bofetadas dialécticas de su programa televisivo,

que tanto daño hizo a la clase obre ra.

¿En qué están de acuerdo las centrales sindicales UGT y CC. OO.? Simplemente en aceptar la celebración

de las elecciones, en vetar todo intento de sindicato promovido o "amarillo", en proponer un calendario

electoral. Las zonas de acuerdo real no se extienden a más temas; aun con esas limitaciones, este acuerdo

rubricado en Madrid es bueno para Espttña en su conjunto, porque afianza a uno de los p´lares básico»»

de las economías libres: los sindicatos libres.

Pero ¿es suficiente este acuerdo? Esta es la pregunta que nos podemos hacer fos millones de españoles

que no estarnos afiliados a ningún sindicato. La respuesta es más´bien negativa. En efecto, las actuales

rachas de huelgas demuestran que ha nacido un sindicalismo radical, que no desea, busca ni tolera la más

mínima cooperación con nuestro sistema económico. Es un sindicalismo de raíz política ultraizquierdista,

para el cual deben ser dinamitadas toda» las instituciones políticas que van desde Suárez a Carrillo. En

este punto no nos engañemos; no hay en esos sindicatos una búsqueda de la mejoría de la clase

trabajadora ni una nivelación de la balanza de poder entre capital y trabajo. Estos sindicatos tienden a un

modelo económico y social que sólo es posible^en la Europa occidental—por la vía de una utópica

revolución,

En otro aspecto preocupante de estos días, el orden público, no estamos en presencia de acciones de

masas «ue protesten por falta de libertad. Lo que tenemos enfrente son pequeñas células de afiliados

fanáticos o de profesionales ded atentado. Las últimas acciones contra la Policía Armada en Tenerife,

promovidas por el movimiento ¡ndependentinta canario, no tienen nada que ver con la idea de liberación,

si la liberación la entendemos a partir de la libertad.

Todas las nac´ones, cuando llegan épocas de crisis, sufren estos espasmos del terrorismo. Ni los propios

Estados Unidos, ciiando la guerra del Viotnam, escaparon a esta regla.

AYER, hoy y mañana son los tres días mágicos en que el Banco de España ha afío,fado la soga.

Cincuenta mil millones de pesetas, al 10 por 100 y al plazo de un mes. Poco e*, pero algunas empresas

salvarán quizá su existencia.

Luis APOSTUA

 

< Volver