Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
 Cortes. 
 La Monarquía, los socialistas y los vascos     
 
 Informaciones.    12/05/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

LA MONARQUÍA, LOS SOCIALISTAS Y LOS VASCOS

Por Abel HERNÁNDEZ

LA Monarquía va a quedar salvada en la Constitución; Nadie en la Comisión del Congreso votó en contra

ayer, tos socialistas mantuvieron simbólicamente su voto republicano absteniéndose; pero están

dispuestos a admitir la Monarquía parlamentaria, que encarna, a gusto de- todos, don Juan Carlos de

Borbon. «Acataremos democráticamente la ley dé Ja^ mayoría —dijo significativamente Gómez

Llorente—.´ Si demo-cráíicaüaente, se: establece la Monarquía, enl tanto sea constitucional,- nos

consideraremos combatibles con ella.» Democrálicamente ha quedado estableeida^pas-ta los comunistas

votaron a favor. Lo qué »j^ que procurar es ene la Constitución no deje a la Corona —garantía esencial de

estabilidad democrática— vacía de contenido,

.Los socialistas han venido «vendiendo» reiteradamente su aceptación de la Monarquía al presidente

Suárez durante los últimos meses. La perenne amenaza era: «O nos das "esto o defenderemos el voto

republicano en la Constitución hasta las últimas consecuencias». ¥ así ha "conseguido muchas cosas

Felipe González. Paradójicamente, la probable entrada pronto de los socialistas en na Gobierno de

coalición —tina, vez refrendada la carta constitucional— va a contribuir a la definitiva consolidación

monárquica en España. El giro a la socialdemócracia, sirve para preparar el camina del Poder.

Entretanto, según fuentes dignas de todo crédito, los nacionalistas vascos están intentando establecer el

«pacto de la ´Corona»-. Quieren que el Bey jure los fueros´de Navarra´ y, a continuación, los fueros de

Vizcaya y Guipúzcoa. Representantes del Partido Nacionalista Vasco: se entrevistaron recientemente con

él Rey en Candanchú y estuvieron el pasado fin de semana con don Juan de Borbon en Estéril. Parece que

él Conde de Barcelona se mostró propicio a este «pacto de la Corona».

Los dirigentes del P.N.V. desean llevar estas negociaciones al máximo nivel y con la mayor discreción

posible. El ambiente en el País Vasco, que vuelve a estar» extremadamente enrarecido, favorece las

reuniones secretas e incluso el jug£r con dos barajas. Parece que E.T.A-. y los extremistas «abertzales»

pretenden boicotear en Euskadi el referéndum constitucional. La cadena de atentados busca, según versio-

nes fidedignas, recalentar el clima en aquellas provincias durante el debate de la Constitución. Así parece.

El «problema vasco» sigue siendo el más grave con que se encuentra la naciente democracia española. Si

al final cuaja el «pacto de la Corona», que, pretende discretamente el P.N.V., puede haber un principio de

solución política.

•INFORMACIONES

 

< Volver