Autor: Yurre, Gregorio R. De. 
 En torno al eurocomunismo. 
 Nuevo rostro     
 
 Ya.    15/12/1977.  Página: 5-6. Páginas: 2. Párrafos: 22. 

ALES Y COLABORACIONES

Pag. 5 - YA

NUEVO ROSTRO

Tras haber examinado el «estalinismo» (YA, 3 de diciembre) y la desestalinización» (YA, 10 de

diciembre), Gregorio R. de Yurre, en su tercer artículo de la serie «En torno al eurocomunismo», analiza

los partidos comunistas de Italia y Francia y sus relaciones con el comunismo soviético de la URSS.

LA. desestalinización. y el discurso de Kruschev en el XX Congreso del Partido Bolchevique dejó a los

partidos comunistas del mundo, y especialmente a sus líderes, en una situación embarazosa. Los partidos

comunistas de los países latinos habían sido fieles a Moscú y a los organismos Internacionales, creados

por Stalin, llegando al ridiculo en algunos casos, como el Partido Comunista Francés, que aprobó el pacto

germano-soviético como una gran contribución a 1a paz mundial y mantuvo esta postura durante la

invasión de Hitler de la Europa occidental y de Francia.

¿Por qué estos partidos no protestaron de la conducta terrorista y criminal de Stalin, de la opresión y

explotados despiadada Impuesta al campesinado y proletariado de la Unión Soviética? No será porque

ignoraban la realidad de tales hechos, ya que sus dirigentes conocían bien Moscú, a la que consideraron

como su patria. Después de la condenación del estalinismo por parte de los supremos jerarcas del Kremlin

no es milagro que los dirigentes de estos partidos se hayan decidido, finalmente, a condenar esos métodos

de gobierno.

A estas corrientes despertadas en todo el mundo, y muy especialmente en Europa, se les denomina de

diferente manera: reformismo, comunismo reformista, socialismo humanista, socialismo pluralista,

socialismo democrático, etc. De lo que se trata es de borrar la Imagen del comunismo realmente existente,

como sistema de una dictadura feroz, en la que no sólo perecen todas las fundamentales libertades

democráticas, sino también de un sistema de opresión y explotación increibles oontra las mismas masas

trabajadoras sometidas a un nivel de vida que se sitúa en la frontera del mínimo vital y a una situación

social en la que desaparecen los medios que en Occidente se consideran normales para la defensa de los

intereses profesionales.

TOGLITTI Y EL ESTALINISMO

INTERESANTE es la conducta seguida por Togliatti y su partido Italiano. De todos los líderes

comunistas que han estado en la Unión Soviética, Togliatti debió ser quien más tiempo permaneció en su

patria adoptiva: durante toda la, era fascista. En Rusia vivió la mayor parte de su vida y allí murió

mientras daba un cursillo sobre la ciencia comunista. Es imposible suponer que Toggliatti ignorara la

conducta de Stalin con los militantes del Partido Bolchevique, con los Jerarcas del Politburo y del Comité

Central fusilados por Stalin, que desconociera las purgas del ejército rojo, la legislación contra las masas

obreras sometidas a cárceles y campos de concentración, las matanzas de los campesinos... Pero ¿dónde

están sus protestas ?

La explicación dada por Kruschev al fenómeno del estalinismo no gustó a Togliatti. Tal explicación hacía

recaer toda la .responsabilidad de esos hechos exclusivamente sobre la persona de Stalin, quien pasó de

ser "el gran Stalin", el genial continuador de la obra de Lenin, el genio de la humanidad, al gran criminal

culpable de toda una era mancillada por un régimen de terror y sangre. Explicar los fenómenos sociales

recurriendo al carácter rudo y despiadado de una persona es anticientífico y contrario a la teoría marxista.

La explicación psicológica de los fenómenos sociales es contraria a los criterios marxistas, fundados en el

materialismo histórico.

¿Dónde están entonces las causas determinantes de tal fenómeno? Togliatti responde recurriendo a las

circunstancias históricas existentes en la Unión Soviética en aquella épo-

Gregorio R. DE YURRE

• * •

(Continúa en pàg. sigte.)

YA - Pag. 6

COLABORACIONES

15-XII-77

(Viene de la pág. anterior)

ca: era "Inevitable la máxima centralización posible del poder como el empleo de medidas radicales de

represión para la destrucción de la contrarrevolución". Si se acepta esta explicación habrá que concluir

que el estalinísmo es un fenómeno necesario. Porque ¿dónde podremos hallar un régimen comunista en el

que no existan opiniones contrarias a las oficiales? Hoy en todos loa regimenes comunistas existentes

encontramos disidentes, levantamientos, clandestinidad, etc. Y esto lo mismo entre los intelectuales que

entre laa masas populares. Si la presencia de la oposición justifica el empleo de la represión y el recurso

para eliminar al contrarío, tendremos que decir que esto no son factores circunstanciales de la época de

Stalin, sino factores universales y subsistentes en nuestros días. La conclusión sera que para sobrevivir el

régimen comunista necesita recurrir a las prácticas estalinistas..

Secan Togliatti, la segunda causa del estalinismo radica en la burocratización del sistema: "Para nosotros

está fuera de duda que los errores de Stalin estuvieron vinculados al creciente peso que había adquirido el

aparato burocrático en la vida económica y política de la Unión Soviética y probablemente de manera

especial en la vida del partido. Y aquí es muy difícil decir cuál fue la causa y cuál el efecto." De ahí se

sigue la opresión de la vida democrática, la destrucción de la legalidad revolucionaria, la alienación de la

dirección de la vida económica y política, de la iniciativa y actividad creadora de las masas. Nuevamente

nos encontramos con el subterfugio de señalar como "peculiaridad" de la era Stalin lo que es nota

característica dominante de todos los sistemas comunistas. Porque cómo se puede estatizar la economia

sin caer en la burocratización del sistema? La burocratización es un factor componente de todos los

sistemas comunistas existentes en la realidad y no una excepción de la era estalinista.

EL EUROCOMUNISMO ITALIANO

COMO remedio, Togliatti propuso al VIII Congreso del Partido Comunista Italiano (diciembre de 1956)

el principio de la autonomia de los diversos partidos comunistas: seguir el propio camino al socialismo.

De donde debe resultar e1 policentrismo en el orden internacional. La construcción del socialismo en el

mundo no debe ser e1 privilegio de un solo partido, de un solo centro, sino que debe ser la tarea común de

todos los partidos trabajando cada cual en el cuadro de circunstancias de la nación, a la cual pertenece.

Por tanto, la unidad en la pluralidad, fórmula de los comunistas Italianos.

EN TORNO AL EUROCOMUNISMO

Mas para llegar al poder es preciso cambiar el rostro del comunismo, debido al miedo y terror que el

partido despierta en las masas. Para eso es necesario darle un rostro democrático y superar los obstáculos

provenientes de la filosofia política y Jurídica de los países capitalistas. Es preciso superar el obstáculo de

la religión.

Para ello, Togliatti afirma Que no es necesario recurrir a la fuerza armada para lograr elevar el Partido

Comunista al poder. "Es posible el desarrollo del socialismo en las formas de la legalidad democrática y

parlamentaria." Al mismo tiempo Togliatti quiere dar seguridades democráticas aceptando el régimen

parlamentario: "Nosotros estamos por la revalorización del Parlamento, por una ampliación de sus

funciones de control." ¿Qué significan esas extensiones de las funciones de control ? No lo sabemos con

exactitud; son frases ambiguas siempre aptas para este tipo de lucha política.

En materia religiosa algunos comunistas italianos propugnan un Estado laico y la separación de Iglesia y

Estado. Un Estado comunista no Impondrá el ateísmo ni la religión. En el XI Congreso del Partido (1966)

afirmó L. Longo: "Nosotros estamos contra el Estado confesional, también estamos contra, el ateísmo del

Estado.". Recordemos que en la Constitución de la Unión Soviética se hace constar el principio de la

libertad religiosa y la aplicación de tal artículo ya sabemos por la practica lo que significa. Mucho más si

a continuación de esa declaración de que el Estado no Impondrá el ateísmo se habla del triunfo de¡

socialismo que comporta la negación de Díos en la comunidad socialista.

El eurocomunismo italiano está hoy haciendo un esfuerzo supremo para llegar al poder, abriendo sus

puertas a los demócratas y a los cristianos. Al fin y al cabo el valor supremo en el poder. Todo lo demás

son medios para alcanzar esta suprema finalidad. El medio se abandona cuando ha cumplido su cometido

de realizar la finalidad.

DE THOREZ A MARCHAIS

DE los paises latinos, el Partido Comunista francés es el de mayor arraigo y tradición. Tanto el Partido

Comunista Italiano como el español fueron declarados fuera de la ley y tuvieron que vivir en la

clandestinidad o en el destierro en la. época de Mussolini y de Franco. El francés ha podido subsistir

legalmente dentro de la democracia francesa. Sus jefes siempre se han distinguido por su fidelidad a la

ortodoxia marxista-leninista en el orden doctrinal y en la docilidad a Moscú y a los organismos

comunistas internacionales. Desde M. Thorez hasta G. Marcháis todos sus lideres se han caracterizado

por su estricta adhesión a la tradición más ortodoxa.

Todavía hoy, Marchais es el líder comunista de nuestra área geográfica que se muestra más reservado.

Nadie ha conseguido que haga una declaración oficial de independencia en relación con Moscü y su

partido bolchevique, Aunque en el ambiente de la deseatallnización han hecho criticas a ciertas decisiones

y conductas de Moscú.

El XXn Congreso del Partido Comunista Francés (1876), ha suprimido la expresión "dictadura del

proletariado", decisión tardía si se tiene en cuenta que todos los regímenes comunistas cambiaron hace

tiempo esa denominación por la de "democracia popular", sin que este cambio de denominación haya

supuesto mutación alguna de estructura o de conducta digna de mención: continúan siendo dictaduras

sobre todo el pueblo.

Marcháis explicó este cambio de términos con estas palabras; "La dictadura del proletariado no figura en

este proyecto de documento para designar el poder político de la Francia socialista por la que nosotros

luchamos. No figura porque "la dictadura del proletariado" no expresa la realidad de nuestra política y lo

que nosotros proponemos al país en la actualidad."

"Estamos en 1976. Vivimos y luchamos en una Francia, en un mundo totalmente diferentes de la

situación de hace medio siglo, incluso de un cuarto de siglo..." "El Partido Comunista no está congelado.

No es dogmático. Sabe adaptarse a las condiciones de los tiempos."

Lo que Márchais promete es una democracia. Nada de extraño en estas promesas; todas las dictaduras

comunistas se llaman democracias populares en el día de hoy. Aunque tarde, Márchate se ha dado cuenta

de que la terminología de su partido estaba desfasada y su supresión suponía una ventaja para sus

pretensiones de formar el frente común con la izquierda francesa, único camino viable para llegar al

poder. Esto significa la expresión "adaptación a las condiciones de, su tiempo".

En una entrevista concedida a "La Croix", Marcháis promete respetar (los derechos de la minoría)

mientras sean ejercidos en el cuadro de la legalidad". Nuevamente la democracia queda encuadrada por

una condición: a que se desarrolle en el cuadro de la legalidad, lo que viene a ser en la sumisión al

régimen comunista. En materia religiosa y de educación defiende la separación de la iglesia y del Estado,

el Estado será laico. Y este laicismo implicará que toda la enseñanza publica sera totalmente laica. Este

laicismo va mucho más allá, de la separación de Iglesia y Estado; existen Estados en los que se da la

separación de Iglesia y Estado y, sin embargo, la enseñanza es conforme al derecho de los padres, puesto

que la ley reconoce el derecho natural de la familia. Marcháis promete respetar el derecho de la Iglesia a

la formación de sus sacerdotes, pero se muestra reservado en cuanto a la conducta de. un Goiberno

comunista en materia religiosa, por que tal asunto debe reservarse a un contrato. Pero como el ateísmo es

un ingrediente esencial de la sociedad socialista, tal como la entiende Marx, es claro que ese laicismo

tiene la misión de crear esas esencias que tranformen al hombre en un ser ateo. La declaración de una

libertad religiosa y de cultos nada añade a lo que ya tenemos en el régimen bolchevique, cuya

Constitución afirma esa libertad, que en la práctica se reduce a la existencia del culto en algunas Iglesias.

En todo caso, lo que es evidente es que los líderes del eurocomunismo continúan considerando la religión

como un mal (la alienación del hombre), como un enemigo que de una u otra forma es preciso exterminar.

El problema radica en la elección del medio más apto. La persecución no es el método más eficaz.

Siguiendo la ortodoxia marxista mantienen el principio de que la religión es incompatible con una

comunidad socialista. La realización del socialismo marxista postula el reino del hombre ateo. Las

concesiones a la religión tan sólo pueden ser exigencias de la táctica para el logro de la victoria final.

Gregorio R. DE YURRE

 

< Volver