Pleno del Senado. 
 Durísimo enfrentamiento Martín Villa-Bandrés     
 
 Diario 16.    09/08/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

PLENO DEL SENADO

En un clima de alta tensión, producido por la proximidad de los debates al proyecto de Constitución

democrática, el Pleno del Senado rechazó ayer dos importantes proyectos de leyes remitidos por el

Congreso de Diputados: el de medidas en relación con delitos cometidos por bandas armadas y el de

Policía. Se aprobó, bajo la amenaza del ministro de Hacienda, el proyecto de ley del impuesto sobre la

renta de las personas físicas. Ayer ;se puso de manifiesto la existencia de dos bloques: ;uno, conservador,

integrado por un importante sector de UCD y de senadores de designación real, y otro, más progresista,

formado por socialistas, vascos y catalanes. Pero el Senado en su conjunto quiere hacer valer su

protagonismo político. Hoy se constituye formalmente la comisión ponencia constitucional.

Se acusaron de "espía" y "mentiroso"

Durísimo enfrentamiento Martín Villa-Bandrés

MADRID, 9 (D16). _ El ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa, y el senador dé Euskadiko Ezkerra,

Juan María Bandrés, protagonizaron ayer por la tarde en el Senado el enfrentamiento dialéctico más duro

y vehemente registrado en las actuales Cortes democráticas.

Bandrés denunció su sospecha de que los teléfonos de la sede del Consejo General Vasco están

controlados por la Policía. Martín Villa rechazó rotundamente esta acusación,;

Tumulto

Ante esta acusación, el ministro del Interior levantó inmediatamente la mano pidiendo la palabra,

mientras que algunos senadores de UCD iniciaron un abucheo. El senador por Ceuta, Serafín Becerra,

llegó a levantarse del escaño y exclamó en alto: "Ya está bien." En los escaños de la izquierda también se

produjeron algunos murmullos de sorpresa y desaprobación.

Después de atender a la amonestación del presidente del Senado, quien rogó al senador vasco que

mantuviera la debida cortesía parlamentaria, Bandrés continuó criticando el proyecto de ley muy

duramente. Cuando terminó hizo uso de la palabra el ministro del Interior, desde el "banco azul", donde

estaba también el ministro de Justicia, Landelíno Lavilla..

Martín Villa: «Bandrés es un mentiroso»

Martín Villa, visiblemente alterado, aunque dominando los nervios, replicó diciendo: "El senador Bandrés

falta a la verdad y miente cuando afirma que hay intervención telefónica, decretada por el Gobierno, a

miembros del Consejo General Vasco."

En medio de un gran silencio y ambiente tenso, Martín Villa siguió diciendo: "Se apruebe o no este

proyecto de ley, informaré al Congreso y al Senado de la utilización que hemos hecho ´el decreto en

relación con intervenci o n e s telefónicas, detenciones y registros domiciliarios qué ha habido. Pero no

pueden hacerse acusaciones infundadas si no se tienen datos. El senador Bandrés falta a la verdad, miente,

es un mentiroso." Las palabras del ministro del Interior fueron acogidas con aplausos entre los senadores

de UCD.

Bandrés: «No miento»

Inmediatamente, Juan María Bandrés pidió la palabra- para replicar por alusiones. El presidente se la

concedió y el senador vasco, desde el escaño, dijo: "El senador Bandrés no miente. No he dicho que por

parte de1 Gobierno se haya ordenado, pero mantengo que los teléfonos del Consejo Gene-ral Vasco han

sido intervenidos. No sé si ahora también lo están, pero lo cierto es que la Policía ha manifestado un gran

interés por conocer las características de la centralita de la sede del Consejo General Vasco." (Aplausos

de algunos vascos y algunos catalanes.)

Nuevamente intervino el ministro del Interior, afir-mando con vehemencia: «El senador Bandrés sigue

mintiendo, es un mentiroso; no es cierto que ninguna autoridad haya dispuesto la intervención de´ los

teléfonos del Consejo General Vasco. Mal servicio haría el Gobierno y la Policía a todo el país si hiciera

esto. Tengo para mí que buena parte de la posibilidad de pacificación del País Vasco corresponde a la

colaboración entre el Gobierno y el, Consejo General .Vasco.»

Rubial, callado

Bandrés pidió nuevamente la palabra, que no se la concedió Antonio Fontán, quien manifestó que la

cuestión ya estaba suficientemente debatida. El senador; vasco insistió . infructuosamente.

El presidente del Consejo General Vasco, Ramón Rubial, presenció imperturbable este duro

enfrentamiento desde la Mesa de la Cámara, como vicepresidente segundo de la misma.

 

< Volver