Autor: Iglesias Selgas, Carlos. 
   El compromiso histórico     
 
 Pueblo.    09/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

EL COMPROMISO HISTÓRICO

Fue Berlinguer, secretario general dell Partido Comunista italiano, quien propasó, creo recortar

en la revista «Rinascita», el compromiso histórico «entre las fuerzas antifascistas, democráticas

y poulares italianas, tratando de suspiciar la formación de un Gobierno o al menos un

acuerdo político preciso entre su partido y la Democracia Cristiana,

Dicho «compromiso histórico es consecuencia natural o antinatural, según las perspectivas

tanto de los cambios operados en el Partido Comunista, que de ser una organización radical,

inspirada en el «modelo soviético» Impuesto en las democracias populares, ha pasado a

proclamarse democrático y apariencias de hecho a los medios violentos como de los acaecidos

en las actitudes políticas de los conservadores de Inspiración «demócrata-cristiana¿ que en

Italia. ya demostraron su capacidad de evolución y adaptación a los nuevos tiempos con la

apertura social y la posibilidad de un diálogo con los socialistas, a los que, tiempo ha,

incorporaron a los Gobiernos de centro izquierda, En realidad, un cierto compromiso histérico»

tuvo lugar en Italia, y en la propia Francia, en los anos inmediatos al término de la segunda

guerra mundial, cuando socialistas, comunistas y demócratas-cristianos formaron Gobiernos de

coalición, que ee vieron favorecidos por el clima de colaboración que se había creado en la

resistencia. El ofrecimiento de las ayudas Marshall, que fueron rechazadas por los partidos

comunistas, que en aquel entonces secundaron a la Union Soviética, provocó la salida de los

comunistas del Poder y colocó al Partido, en el Occidente, en el lazareto en que ha vivido en

los últimos treinta años. El desgaste de la Democracia Cristiana italiana, después de tantos

años de ejercicio del Poder, y de los partidos de inspiración gaullista o independiente de

Francia, ha planteado, como una exigencia seguramente insoslayable. la incorporación de los

comunistas y los Gobiernos de significación centro izquierda. En España el problema v reviste

gran actualidad, dado que entre las conjeturas políticas presumibles una de las más probables

es un Gobierno centro izquierda, en el caso de que logre éxito la .operación electoral Suárez».

Parece evidente que la consolidación de la Monarquia puede aconsejar un Gobierno de esta

significación, que asi posibilitará la Incorporación de la oposición al nuevo Régimen. En la

reciente intervención del presidente Adolfo Suárez en la televisión, en la que anunció en

presentación como candidato a las elecciones, ha explicado, con argumentes de cierta entidad,

las razones que llevaron al Gobierno a legalizar al Partido Comunista Español.

Pero ocurre que en la España de ahora, h incorporación de la oposición difícilmente podrá

excluir a los comunistas por las siguientes razones:

Primera, La convivencia de toda la oposición, particularmente en los últimos tiempos en la

Comisión Coordinadora, es poco probable que se pueda romper en el momento más critico.

Segunda. La forma como en los últimos tiempos ha actuado el Partido Comunista, al aceptar, al

menos como situación de hecho, la Monarquía, la bandera y la unidad nacional, priva de fuerza

a muchos argumentos. El «eurocomunismo», que honestamente no se puede juzgar sólo como

una nueva añagaza, tiene que suavizar el proceso de incorporación

Tercera. Todos estos hechos se inscriben dentro del contexto más general del «compromiso

histérico» italiano entre ef Partido Comunista y la Democracia Cristiana, y del que parece

probable próximo triunfo de las izquierdas en Francia.

A La incorporación de los comunistas al Gobierno puede presentar ventajas e inconvenientes,

como ocurrió con su legalización. La reacción de los sectores conservadores, particularmente,

de los más ligados al bando vencedor en la guerra civil, no podrá, Indudablemente, tener la

fuerza qaa revistieren reacciones recientes, pues es indudable que eI proceso de transición ha

liquidado, en gran medida, las consecuencias de la guerra.

Cuando planteamos este v tema no adoptamos una definida posición sobre el mismo. Nos

limitamos a analizar, a nivel exclusivamente intelectual, una posibilidad sobre lo que no nos

pronunciamos. Lo que no tendría sentido es que, el dia de mañana, el elector español se

considere defraudado por la incorporación de los comunistas al Gobierno, come ya ocurrió con

algunos de los que aprobaron la ley de Reforma Política, y es consideraron defraudados per el

eso de su vote. Es realidad, el Gobierno Suárez se limitó a extraer las naturales consecuencias.

El día de mañana podria ocurrir otro tanto. _ Es necesario que ya de principio el elector cobre

conciencia de lo que está en juego en las próximas elecciones, y de que, entra las

consecuencias previsibles, estaría la incorporación de los comunistas, con lo que España

podría adelantarse en el compromiso histórico».

Por Carlos iglesias Selgas

 

< Volver