Autor: Jiménez Blanco, José. 
   Guía para votantes indecisos: los socialistas     
 
 Diario 16.    21/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

•Guía para votantes indecisos: Los socialistas

No me voy a referir, en este articulo, ni al Partido Comunista ni a las diferentes fuerzas que se titulan

socialdemócratas. Serán tratadas en otro artículo.

En el socialismo español, .el problema que primero salta a la vista es el de su desunión. El socialismo se

presenta ante las elecciones dividido. Esto ya es un inconveniente para uno de los partidos que. más

fuerza tienen en el actual panorama politico europeo. Pero en esos países sólo hay m partido socialista, no

toda una serie de ellos, lo que el elector no acaba de entender a no ser que se dé la explicación de que

razones de tipo personalista no hayan hecho posible la unidad. En este sentido resulta de lamentar, se sea

o no socialista, que el PSOE (Partido Socialista Obrero Español) no haya encontrado la fórmala para

presentarse unido al PSP (Partido Socialista Popular), cuyo líder, el profesor Tierno Galván, representa

una de las cabezas más solidas, equilibradas,. honestas y pragmáticas con que cuenta el socialismo

español. El hecho de que el profesor Tierno Galván aparezca al frente de un pequeño partido socialista,

con pocas oportunidades electorales, excepto la personal del propio líder, no deja de ser un grave

inconveniente para el electorado español a la hora de votar en socialista.

Sobra la "O"

El PSOE se presenta ante el electorado como el continuador del clásico socialismo español, lo cual de

antemano le proporciona votantes, pero hereda del viejo socialismo español su indefinición en. muchos

puntos claves de mi programa socialista. Por lo pronto, a un partido socialista europeo de corte moderno

le sobra la "O" de "obrero". Los partidos socialistas actuales son interclasistas, y en este sentido me

parece más atinada la apelación del profesor Tierno Galván a las clases trabajadoras —los "trabajadores

de todas clases", de la Constitución de la II República—. Del antiguo socialismo hereda la indefinición

que representaron sus grandes líderes en la II República: por un lado, el socialismo humanista (no

marxista) de Fernando de los Ríos; de te, el pragmatismo de excelente hombre de gobierno (tampoco

marxista) de Indalecio Prieto, y, por último, e] marxismo no dogmático, y desde luego humanista, de

Julián Besteiro.

Capítulo aparte merece la tendencia a un radicalismo de izquierdas insensatas que representa Largo

Caballero, que fue el que al final acabó prevaleciendo. Esta tentación "caballerista" está todavía presente

en el actual PSOE, no en su líder Felipe González, pero si es personas que tienen influencia en las bases

del partido, y que campan por sus respetos, en absoluta contradicción muchas veces con las declaraciones

moderadas de su líder. Ello, en parte, contribuye a la indefinición ideologica del partido. El elector no

sabe a qué atenerse porque de los portaestandartes del partido escucha cosas radicalmente diferentes. En

el PSOE actual hay muchas tendencias, y no está claro que Felipe González domine ideológicamente el

partido. O estas incógnitas se despejan antes de las elecciones de un modo rotundo, o el partido perderá

votos, que potencialmente pueden estar alrededor de un 20 por 100.

Al PSOE actual le ocurre que se compone o de los viejas militantes, que han sobrevivido a los cuarenta

años de dictadura, o de jóvenes de menos de treinta y cinco años. Le falta toda la gama que va desde los

treinta y cinco años hasta los cincuenta, y que de existir equilibraría el programa del parado en la línea

moderada de Felipe González.

Socialismo es igualdad

El PSOE parece no decidirse por la linea socialdemócrata que caracteriza a los partidos socialistas de la

Europa actual Lo cual no hace más que complicar la situación, porque si se rechaza el modelo de

socialismo que significan los partidos socialistas de Alemania federal, Austria, Francia, Inglaterra,

etcétera, entramos en un terreno ignoto, Modelos de socialismos hay muchos: el de la Ü.R.S.S. y satélites,

el de China, el de Suecia (cuando gobernaba Olaf Palme), el de las socialdemocracias europeas, respecto

de los cuates sabemos a qué atenernos. Pero si se nos propone un socialismo que no explicita su modelo,

y el PSOE no ha solicitado el suyo más muy superficialmente y con medidas a corto plazo, votarlo

significa correr una aventura que no sabemos a dónde nos puede llevar.

Para concretar el slogan del PSOE "socialismo es libertad" me parece equívoco. En realidad habría de

decirse, para llamar a las cosas por sn nombre, "socialismo es igualdad". La ciencia política, desde

Tocqueville, nos ha hecho saber que la libertad produce desigualdad, y que la igualdad no se consigne

más que a costa de la libertad. Si los socialistas quieren ofrecernos un socialismo que es libertad tendrán

que tomarse. la molestia de convencernos de que tienen pensado el modelo de socialismo compatible con

la libertad, sin renunciar —es de suponer—, a la meta de la igualdad Esto tiene que aclararse antes de tas

elecciones, o, en caso contrario, los electores votarán un equívoco. En pocas palabras, las únicas

realizaciones del socialismo en libertad son las que nos ofrecen los partidos socialdemócratas (con ese

nombre o con otro) de Europa. Si ese modelo no se considera adecuado para España, y así lo ha dicho

Felipe González, e incluso algunos influyentes sectores del partido se muestran contrarios a prescindir de

la dictadora del proletariado, quedamos a la espera de que se despejen todas estas incógnitas.

Confiar en la tradición histórica del PSOE, toda ella repleta de tensiones intentas, que condujeron al

liderazgo de Largo Caballero, a quien gustaba que le llamasen el "Lenin español", no es suficiente para

presentarse ante los comicios. Hace falta que el elector inclinado hacia el socialismo, y entiendo que

potencialmente son muchos españoles, sobre todo a la larga, sepa en concreto el contenido del programa

de la opción a la que vota. Ello implica dejarse de rodeos, no camuflarse ante el electorado, no concretar

medidas de nacionalización, y, sobre todo, especificar el modelo de. socialismo que e1 partido pretende

realizar a corto, medio y largo plazo

José Jiménez Blanco

 

< Volver