Autor: Sanmillán Farnós, José de. 
 Funes Robert, en el Club Siglo XXI. 
 En contra de la política económica del Gobierno  :   
 El empresario no sólo no invierte, sino que trata de desinvertir. 
 Pueblo.    21/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Funes Robert, en el Club Siglo XXI

EN CONTRA DE LA POLÍTICA ECONÓMICA DEL GOBIERNO

+ El empresario no sólo no invierte, sino que trata de "desinvertir"

MADRID. (PUEBLO, por José DE SANMILLAN.),

: Nuestra economía tiene el. enemigo principal ubicado en el Poder. Esta fue la tesis de la conferencia

pronunciada ayer en, el Club Siglo XXI, por el economista Manuel Funes Robert. Total, que la economía

es como una señora a la que se la está chuleando. Si lo que dijo Funes Robert es cierto, yo no soy

economista, resulta que .nos están engañando como chinos. Me imagino que entre economistas debe

pasar como entre consulta de médicos y abogados, todos tienen sus. ideas propias y hay casos en que sé le

acaba diciendo al enfermo que se ha buscado una buena excusa, dice qué suda y es que se.

Dentro de las estructuras del palo repartido, vía conferencia, por Funes no sólo le tocó. al Gobierno, sino

también a las personas y, por supuesto, a la UCD: «Se infama —dijo. Funes—., y se ahoga a la empresa,

al tiempo que se habla de economía social de . mercado, con un oportunismo político de poco nivel, para

lo que sé cuenta con la ayuda de personas eruditas, aptas y meritísimas para la cátedra, mas no para la

acción de gobierno.» Esfuérzanse - muchos en pedir aún mayores renuncias, más austeridad. y destruyen

con la infrautilización que provocan, una riqueza muy superior a. esa famosa factura,del petróleo, que está

pagado.

Como, era de esperar, sacó su gran tema; favorito, el de la, devaluación, y señaló: «La devaluación

"salvaje de julio no ha dado al país ni un dólar más, y nos ha hecho perder cientos de millones de dolares

en turismo al realizarse en plena campaña.» «Los ingresos posteriores a la- dévaluación eran los ingresos

ordinarios detenidos por la expectativa... y lo peor añadió- es qué mientras se siga pensando desde el

Poder que devaluar es bueno para la balanza, y,que es inevitable en cuanto cae la reserva, estaremos a

merced de media docena de especuladores internacionales que con una campaña de rumores pueden

bloquear los ingresos con facilidad. De las multinacionacionares dijo que con toda la campaña de ,

devaluaciones, éstas acabarán comprando nuestro país a precios dé saldo. «Europa —matizó en un

análisis comparativo— no ha reaccionado, contra la crisis energética con dramatismo y austeridad, sino

con el reciclaje de los petrodólares.» «No devalúa intermitentemente y salvajemente para estabilizar los

precios. Lo consigue con el juego libre de la oferta comunitaria total, que va allí donde emerge un foco

inflacionista sin que, fronteras y balanzas de pago, vigiladas por obsesos, lo impidan. Ésta es la esencia

del Tratado de Roma.»

E1 «pacto de la Moncloa» no podía ser pasado por alto, y Funes le puso el cepo; sin sacar la previa tarjeta

amarilla; «El "pacto de la Moncloa" no es pacto. Es la confesión del fracaso del plan de urgencia, y sólo

contiene aburridos tópicos. Es una declaración que sólo contiene promesas vagas...´el plan sólo tiene una

cosa buena: las coartadas. Si sale mal —siguió no dejando títere con cabeza— la culpa : es dé la gente,

que no quiere sufrir.» Las soluciones son, por fontuna —dijo Funes Robert, sencillas .Lo grave no

coincide con lo difícil. No hay milagros en economía, pero opino hay errores y éstos son los causantes del

daño, con suprimir el error salimos del mal.

De entrada, se debe desdramatizar. Que el miedo no lleva tanto a la acción responsable como a la

desmoralización y a la paralización, que morbosamente se empecina, el Poder; en difundir en nuestra

sociedad. Seguidamente se ha de montar como diagnostico base el de que todo lo que pasa es que la

empresa, por el mal trato que recibe, no sólo no invierte, sino que trata de desinvertir.

El buen trato debe empezar por la política crediticia, puesto que hoy es la causa fundamental de la asfixia

empresarial.

Restricciones cuyo daño no se elimina porque las gentes, al retirar el dinero de los bancos, den motivo a

que el Banco de España afirme que ha aumentado la oferta monetaria.

Una vez creado el clima y ciertos los signos, de recuperación, habrá que occidentalizar la política laboral,

poniéndola a nivel europeo, donde no existen las agresiones al obrero que, so color de protegerlo, se dan

en España. Pues si el empresario quiere invertir, el miedo a la carga perpetua impide que llamé al obrero

en paro. A su vez, esa legislación democrática y europea nos devolverá la productividad, hoy nula por la

ausencia de autoridad que, dé no haberla en la calle ha llegado a no haber, en la empresa.

Cabría revaluar la peseta y, en todo, caso, poner fin a la política devaluatoria que no la imponen hechos

externos, sino ideas internas equivocadas, que ya no se llevan por el mundo.

Después de tanta polémica él conferenciante estaba obligado a pasar por el capítulo de soluciones que

fueron: «El buen trato debe empezar por la política crediticia, puesto que hoy es la causa fundamental de

la asfixia empresarial.

Habrá que modificar la política laboral, europeizarla,.. A su vez esa legislación democrática y europea nos

devolverá la productividad.

Y ésta fue la conferencia. ¿Tendrá réplica? ¿Quién tiene razón? Es algo que a muchos miles de españoles

nos gustaría saber. A lo mejor nos contesta el tiempo, aunque cómo dijo un sabio economista las

soluciones,a largo plazo son siempre muy buenas; sólo tienen - un inconveniente, pueden llegar cuando

ya estemos muertos.

21 de octubre de 1977 P U E B L O

 

< Volver