Finalizaron las reuniones de El Paular. 
 Preparado el borrador de la reforma tributaria  :   
 Afecta al impuesto sobre el rendimiento de las personas físicas, sobre el patrimonio y las sucesiones. 
 Arriba.    10/09/1977.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

Finalizaron las reuniones de El Paular

PREPARADO EL BORRADOR DE LA REFORMA TRIBUTARIA

• Afecta al impuesto sobre el rendimiento de las personas físicas, sobre el patrimonio y las sucesiones

MADRID. [De nuestra Redacción.)

Durante los días 7, 8 y 9 de septiembre han permanecido reunidos en El Paular el Ministro de Hacienda,

Francisco Fernández Ordóñez, y el subsecretario del Departamento, Dionisio Martínez, acompañados por

los señores Vidal Sevilla, García Romeo y José Luis Gómez, además de otros altos cargos, con objeto de

redactar el borrador de la reforma tributaría normativa.

Fuentes competentes han informado a Europa Press del contenido dé esta reunión, cuyas líneas generales

hacen referencia a los impuestos sobre la renta de las personas físicas, del patrimonio y sucesiones. El

borrador sólo está pendiente de pequeños retoques, que se efectuarán durante la próxima semana.

El Ministerio de Hacienda se ha comprometido a llevar antes del 30 de septiembre a las Cortes la reforma

tributaria normativa, después de presentarla a Consejo de Ministros, probablemente en la última semana

del mes. La reforma de la estructura del sistema tributario se hará en dos fases, la primera de tas cuales se

refiere a una reforma absoluta e integral del impuesto sobre la renta de las personas físicas, un impuesto

sobre e! patrimonio y una reforma, también profunda, del impuesto de sucesiones.

Impuesto sobre la renta de las personas físicas

Sobre el impuesto general de las personal físicas, desaparece toda imposición; a cuenta o de producto

(que se considera un sistema arcaico) y se absorbe en un impuesto general único y progresivo. Se

pretende que no tenga privilegios ni discriminaciones de ninguna clase sobre la renta, de acuerdo con su

origen.

Se trata de un impuesto que grave, por igual todas las rentas, sean del origen que sean, que irá

acompañado después de una tarifa de una escala de gravámenes progresiva, pero realista, que se considere

adecuada para la sociedad española.

Los tipos desorbitados —se indica— supondrían siempre mayores dificultades para su aplicación. Por

ello, lo que se pretende, conseguir es que estén todas las bases, que éstas sean completas, y que e]

impuesto permita una recaudación aceptable con unos tipos progresivos, capaces de gravar más a los que

perciban más porcentaje, pero siempre dentro de límites realistas.

La filosofía del impuesto general sobre la renta es la supresión de los impuestos a cuenta, los impuestos

de los productos reales y la absorción de los existentes, en el sentido de que desaparecen y se reconvierten

en un impuesto único y general sobre la renta de las personas físicas, global,, progresivo y comprensivo,

en cuanto.que recoge todas las rentas y con tarifas y tipos de gravámenes realistas.

Impuesto sobre el patrimonio

Por otra parte, el impuesto sobre el patrimonio debe estar coordinado con el Impuesto sobre la renta. En

éste sentido,, se trata de un impuesto de solidaridad y de justicia, fundamentalmente de control, porque un

impuesto de este tipo es decisivo para conocer las fuentes de renta.

La renta de un individuo o es de trabajo o deriva del patrimonio. Por ello, si se grava todos los años el pa-

trimonio, se puede conocer perfectamente los orígenes de la renta y por tanto se puede controlar.

Sucesiones

Pero, a su vez, el impuesto sobre el patrimonio, además de ser un elemento de control, es un elemento de

eficacia del impuesto de sucesiones, en el sentido de que las sucesiones no son ni más ni menos que la

transmisión de un patrimonio en el momento de la muerte, del titular del patrimonio.

De esta manera, si se grava todos tos años el patrimonio, en el momento de la muerte de la persona se ten-

drá perfectamente controlado el patrimonio y su valor. Hasta ahora, a la muerte de una persona había que

investigar su patrimonio, que generalmente estaba disperso. Esta operación se simplifica con la existencia

del Impuesto sobre patrimonio. De manera que el Impuesto sobre el patrimonio va a ser la dar re para el

control del impuesto sobre la renta y sobre el de sucesiones.

Tercera fase de la reforma

La tercera fase de la reforma, que debe presentarse a las Cortes antes del 30 de noviembre, se refiere a una

reforma de la imposición sobre las ventas, a una reforma de toda imposición indirecta y a una reforma del

impuesto sobre sociedades. Esta última reforma tiene que estar coordinada con la reforma sobre el

impuesto sobre ventas por razones continuistas.

La finalidad de todas estas medidas es la de redactar un sistema fiscal que pretende´ ser más justo y

moderno, y menos molesto para los contribuyentes, porque éstos se encontrarán con textos legales más

cortos, si no más simples, con menos figuras tributarias y con un sistema más coordenado que impida

gravámenes diferentes sin coordinación entre sí.

 

< Volver