Aunque el nivel de vida se triplicó en los últimos 15 años. 
 El desarrollo del bienestar fue inferior al económico  :   
 Así lo demuestra una investigación del servicio sindical de estadística para los años 1950-1975.. 
 Arriba.    02/10/1977.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Aunque el nivel de vida se triplicó en los últimos 15 años

El desarrollo del bienestar fue inferior al económico

MADRID. (De nuestra Redacción,}—Dentro del programa de investigaciones sobre bienestar en la

sociedad española, que realiza el Servicio Sindical de Estadística, acaba de aparecer el segundo estudio,

cuyo ob¡eto es presentar un índice de nivel de vida que cubra el periodo 1950-1975. Para ello se ha

utilizado el modelo diseñado por Drewnowski y Scott en el Instituto de Investigaciones de las Naciones

Unidas, en 1966, adaptado a las disponibilidades de información y a las características particulares de la

sociedad española. A diferencia del estudio anterior, rea/izada por el Servicio Sindical de Estadística, en

e! que la base comparativa hacia referencia al variable espacio, este nuev´o ensayo contempla la variable

tiempo y precisamente el período en que se ha operado la revolución industrial en la economía española,

haciendo su estructura productiva más compleja y racional.

E! interés del ensayo radica, por un lado, en basarse en una crítica de la hipótesis Bienestar=Crecimiento

económico—Variación del Producto -Nacional Bruto y, por otro, en intentar recoger en un índice no

monetario ios efectos negativos del crecimiento económico español. Es decir, por un lado, incorpora las

críticas que a nivel teórico se han hecho sobre el crecimiento por el crecimiento para centrarse en el

aumento real del nivel de vida que refleje, en la medida de lo posible, el deterioro de los factores que

condicionan él bienestar social y, por otro lado, utiliza un método de medida que permite conocer

racionalmente los resultados de la expansión de la economía española durante los últimos veinticinco

años. El carácter experimental del intentó, de acercarse a una medida del bienestar social en España, o

mejor de cualificar los índices usualmente utilizados en la cedida del crecimiento económico, confiere a

los resultados obtenidos un carácter parcial.

Las conclusiones del estudio tienen, sin embargo, un carácter ilustrativo al destacar los aspectos

cualitativos del desarrollo económico español y poner de manifiesto !a necesidad de profundizar en el

empleo de métodos más perfeccionados, y elaborados que permiten medir el bienestar, A continuación se

especifican algunas de las más importantes:

Incremento del nivel de vida

El análisis de los resultados generales indica que durante e! período 1950-1975 el nivel de vida en la

sociedad española ha mejorado sensiblemente, incrementándose entre 210 y 253 por 100 para todo «1

período, aumento sensiblemente inferior el que proporcionan los indicadores tradicionalmente utilizados

para medir el crecimiento económico (renta «per capita», 383 por 100; producto interior bruto al c. de f.,

44 por 100, etc.). La divergencia entre ambos tipos de indicadores se ha hecho mayor precisamente en los

períodos de mayor transformación económica. Se piensa que buena parta de esta divergencia explica la

diferencia entre tos conceptos de bienestar social y de crecimiento económico, en este caso negativa,

como si el desarrollo en bienestar hubiera sido inferior ai económico.

Domingo 2 octubre 1977

El producto nacional bruto creció un 444 por 100, pero e! índice de nivel de vida no llegó a! 253 por 100.

I Así lo demuestra una investigación del servicio sindical de estadística para los años 1950-1975

Necesidades más cuantitativas que cualitativas

Al analizar los indicadores de cantidad, calidad y resultados se observa que las necesidades

fundamentales han sido cubiertas más en sus aspectos cuantitativos que cualitativos, principalmente en

Alimentación y en Educación (en los demás componentes los aspectos cualitativos han tenido mayor

significación).

Las necesidades fundamentales de la sociedad española

El crecimiento acumulativo de la economía española durante estos veinticinco años, aunque ha cambiado

sustancialmente la estructura productiva del país y ha alterado los esquemas dé bienestar social, no ha

permitido cubrir completamente todavía las necesidades fundamentales de la sociedad española en ´los

componentes del bienestar (según los standards medios de las sociedades industriales adoptados en este

estudio). Nuestras necesidades fundamentales han evolucionado desde una cobertura aproximada del 32

por 100 en 1950 hasta el 74 por 100 en 1975. A pesar de este significativo avance del 42 por 100, quedan,

por tanto, sin cubrir en un 26 por 100. Mientras en Alimentación, Educación y Sanidad se han alcanzado

niveles estimables (87 por 100 de las necesidades fundamentales, 83 por 100 y 78 por 100,

respectivamente), en Vivienda, Seguridad y Ocio (70 por 100, 67 por 100 y 67 por 100, respectivamente)

los niveles de satisfacción han quedado sustancialmente por debajo de las necesidades.

Mejora de la dieta alimenticia

En alimentación se observa qué la dieta media de la sociedad española ha evolucionado favorablemente

hacia standards más racionales. Mientras desde él punto de vista de las,calorías se ha alcanzado un punto

cercano al nivel de satisfacción de las necesidades fundamentales, desde e! punto de vista de las proteínas

se ha alcanzado un buen nivel (92 gramos por persona y día), y las de origen animal se han convertido en

las más importantes, dentro de la dieta española (54 por 100 de las proteínas en 1975).

Aumento de la cantidad de viviendas

En vivienda se ha observado una expansión notable de la construcción de viviendas, ligada sin duda al

carácter especulativo que ha adquirido el sector durante el «boom» económico. Se advierte una mejora

sensible en los indicadores de cantidad (y en concreto en el que mide el porcentaje de viviendas vacantes,

que debido a su ubicación no siempre pueden computarse como oferta de viviendas) y en la dotación de

servicios. La propiedad de viviendas se ha configurado como el régimen de tenencia más frecuente,

debido a tos condicionantes de los mecanismos de oferta de viviendas. Desde el punto de vista del

bienestar, éste es un sector con influencia distorsionante para el cotectivo nacional en virtud, sin duda, de

la utilización que la oferta hace de la necesidad de vivienda á través de los mecanismos de mercado.

Aumento de los servicios sanitarios

En sanidad se observa que aunque la población protegida por la Seguridad Social ha aumentado

sensiblemente (29 por 100 en 1950, frente a 78 por 100 en 1975) y las tasas de mortalidad han

disminuido, sin embargo; la calidad de los servicios sanitarios no se ha incrementado al mismo ritmo. Por

ello, en este componente del nivel de vida aparece claramente una desproporción sustancial entre cantidad

y calidad, que evidentemente repercute negativamente en el grado (y percepción) de la satisfacción de

esta necesidad,

Aumento de la cantidad de población escolarizada

La educación constituye un componente de bienestar en el que la calidad ha soportado negativamente el

peso del aumento masivo de la población atendida. En los veinticinco años analizados, los alumnos de

enseñanza media han pasado de! 19 por 100 de la población de .catorce a diecisiete años al 91 por 100, y

los alumnos de enseñanza superior de 1,4 al 9 por 100 de la población entre dieciocho y veinticinco años;

el analfabetismo se ha reducido drásticamente (pasó del 17 por 100 al 6 por 100 de la población de más

de diez años). Pero los indicadores de calidad (por ejemplo, alumnos por´ profesor) se han mantenido casi

inalterados, precisamente en un período en el que las técnicas pedagógicas han evolucionado

sensiblemente.

Disminución de la seguridad personal

La seguridad es el área de bienestar que ha experimentado menor variación durante el período en estudio.

La seguridad personal ha disminuido debido al aumento sustancial de los accidentes de trabajo (4 por 100

personas activas en 1950, frente a 11 en 1975), de las muertes violentas (28 por 1.000 en 1950 y 44 por

10,000 en 1975) y de tos ingresos en establecimientos sanitarios por accidente, envenenamiento y

violencia (133 por 1.000 y 564 por 10.000, respectivamente). La explicación podría ser la imprevisión en

las medidas de seguridad frente a te transformación industrial y al desarrollo de la sociedad de consumo.

Entre los indicadores que miden el aumento en la seguridad ante el futuro y en el modo de vida hay que

destacar al aumento en el disfrute, dentro de la población, dé la Seguridad Social y la disminución

sensible de los delitos contra la propiedad (71 por 1.000 en 1950, frente a 37 por 10.000 en 1975).

Arriba 19

 

< Volver