Autor: García de Sola Arriaga, Pablo. 
   Los banqueros norteamericanos tienen más confianza que los empresarios españoles  :   
 Que vengan y lo vean, dice un empresario. ¿Militares para subir la Bolsa?. Se agotan las cajas fuertes.. 
 Ya.    02/10/1977.  Página: 26. Páginas: 1. Párrafos: 3. 

YA — Pag. 26

CADA SEMANA

Los banqueros norteamericanos tienen más confianza que los empresarios españoles

"Que vengan y lo vean", dice un empresario • ¿Militares para subir la Bolsa? • Se agotan las cajas

fuertes

El presidente del INI, Francisco Giménez Torres, que no piensa dimitir de momento, pese a que los

rumores siguen insistiendo en ello, decía el pasado viernes a los periodistas: "El país está triste. Debemos

generar confianza." Seguidamente señalaba que los banqueros norteamericanos tienen más confianza en

la economía española que los propios empresarios de nuestro país. Tal opinión se la hemos trasladado a

un caracterizado empresario catalán, quien responde: "Es muy cómodo y nada arriesgado ver los toros

desde la barrera. Que vengan los banqueros americanos y paguen los centenares de millones de la

Seguridad Social; que vengan y hagan frente a la falta ele liquidez de las empresas españolas; que vengan

y soporten en su carne la bajísima productividad—el trabajador español está rindiendo al 30 por 100,

mientras que, por ejemplo, en Suiza su eficacia es del 120 por 100—; que vengan y lo vean."

El último número de la revista "Destino" nos ha puesto los pelos de punta. En un reportaje sobre la Bolsa,

el hijo de un agente de cambio, Haumann, dice al periodista: "Si hubiera un militar a la cabeza del

Gobierno, la Bolsa subiría espectacularmente, ya que un militar daría garantías de seguridad política en el

país. Porque, para mí, hay dinero en el país. Lo que ocurre es que está escondido." Menos mal que otro

agente, Autran, piensa lo contrario: "La situación no la ha de arreglar ningún Gobierno militar. Lo que

necesitamos es un Gobierno de orden." El reportaje de "Destino" termina asegurando que hacia finales de

año, y según todas las Impresiones, el índice general bursátil bajará de la cota del 50 por 100 (el viernes,

la Bolsa de Madrid cerró al 66,67 por 100).

Con el agente Haumann sólo podemos estar de acuerdo en que, en efecto, en el país hay dinero y que está

escondido. Y no sólo en las cajas fuertes—por cierto, según nuestras noticias, la casa fabricante de las

cajas, la Fortis, tiene actualmente una demanda tan intensa que los plazos de entrega del producto son de

dos meses, como mínimo—, sino también en los lugares más inverosímiles. Aparte de Suiza, el dinero del

ahorrador se, ha ido a refugiar a los inmuebles, hacia los bienes de consumo duradero, más o menos

suntuarios, innecesarios y muchos de ellos importados. El ahorrador, en fin, pretende o bien cubrirse de la

inflación legal o ilegalmente o bien incrementar el bienestar hoy sin pensar en el mañana. Justamente lo

contrario de lo que debe ser el ahorro.

Pablo GARCÍA DE SOLA

 

< Volver