El nivel de vida se ha triplicado en los últimos quince años  :   
 La cobertura de las necesidades pasó del 32 por 100 en 1950 al 74 por 100 en 1975. En alimentación, el nivel de proteínas es de 92 gramos por persona y día.. 
 Ya.    02/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

2-X-77

El nivel de vida se ha triplicado en los últimos quince años la cobertura de las necesidades pasó del 32 por

100 en 1950 al 74 por 100 en 1975 • En alimentación, el nivel de proteínas es de 92 gramos por persona

y día

Durante el período 1950-1975, el nivel de vida de la sociedad española mejoró entre un 210 y un 253 por

100, tasa Inferior a la del crecimiento de otros indicadores económicos, tales como el de la renta "per

capita" (alza del 388 por 100) y del producto interior bruto al coste de los factores (alza del 444 por 100).

Esta es una de las conclusiones de un estudio del Servicio Sindical de Estadística sobre bienestar social en

España, que ha tratado de hacer un índice de nivel de vida para el período utilizando si modelo diseñado

por Drewnowski y Scott, de las Naciones Unidas, en 1966.

Otras conclusiones del informe sobre bienestar en España son las siguientes:

El incremento del nivel de vida no ha permitido aún cubrir las necesidades fundamentales de la sociedad

española. La cobertura de nuestras necesidades pasó del 32 por 100 en 1950 al 74 por 100 en 1975.

Queda, por tanto, un 26 por 100 sin cubrir. Los niveles de satisfacción de alimentación, educación y

sanidad son buenos (el 87 por 100), en tanto que en vivienda, seguridad y ocio (70, 67 y 67 por 100.

respectivamente) los niveles son peores.

FAVORABLE EVOLUCIÓN DE LA DIETA

• La dieta de los españoles ha evolucionado favorablemente hacia tipos más racionales. Se ha alcanzado

un punto de calorías cercano al nivel de satisfacción. Se ha llegado a un buen nivel de proteínas (92

gramos por persona y día) y las de origen animal se han convertido en las más importantes dentro de

la dieta.

• En vivienda se ha visto una notable expansión, con una mejora de los indicadores de cantidad y

servicios. La propiedad de vivienda se ha configurado como el régimen de tenencia más frecuente.

• En servicios sanitarios hay que hacer notar un aumento de los mismos, pero no una mejora sustancial

de la calidad. Hay una desproporción sustancial entre cantidad y calidad de la sanidad.

• La población escolarizada ha aumentado sensiblemente, con lo que el analfabetismo de la población

de más de diez años se redujo del 17 al 6 por 100 a lo largo del período analizado. Los indicadores

de calidad, sin embargo, se han mantenido inalterados.

• Los accidentes de trabajo, muertes violentas e ingresos en establecimientos sanitarios por

accidente, envenenamiento y violencia han hecho que haya disminuido la seguridad personal. Ha

aumentado, en cambio, la seguridad ante el futuro y en el modo de vida. A este respecto cabe señalar,

además, la extensión del disfrute de la Seguridad Social y la fuerte reducción de los delitos contra la

propiedad.

 

< Volver