Autor: Zeda, Carlos. 
   Decidirá el pueblo     
 
 Ya.    03/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Decidirá el pueblo

CASTEJON, director del CSD, se ha reunido con un grupo de periodistas para adelantar algunos

pormenores de lo que será la Asamblea General del Deporte. A este acontecimiento asistirán cerca de

mil personas, durante los días 15, 16 y 17 de este mes.

Del tema de esta asamblea, sin precedentes en la historia del deporte español, ya hemos hablado aquí

reiteradamente, y lo seguiremos naciendo con mayor intensidad hasta la clausura y aun después. De los

resultados que de ella se deriven dependerá el porvenir de nuestra juventud y de las juventudes

venideras, si es que de verdad logramos entre todos poner en marcha un sistema de utilidad práctica y

fértil para la salud del país.

Pero algo importantísimo conviene aclarar: las conclusiones de la asamblea no tendrán, carácter

constituyente. Lo que se dé por bueno en este foro será trasladado al ministro de Cultura, que a su vess lo

elevará al Consejo de Ministros. Y del Consejo. pasará a las Cortes, donde el pueblo, a través de sus

representantes, dirá "sí" o "no" rotundamente ó "sí, pero", etc.

Y en este punto es donde cabe echarse a temblar. Si está probado que el pueblo llano entiende poco de

deportes -hablo en general y con exclusión del fútbol, materia en que cualquier español se atrevería a

discutir con Kubala-, sus valedores en las Cortes son espejo fiel de esa ignorancia o indiferencia. No

hablo a humo de pajas. En los razonamientos deportivos que expusieron en YA los líderes políticos,

nuestros lectores pudieron comprobar que poco o nada interesante aportaron. El resultado de la encuesta

fue harto descorazonador.

Decir que todos los españoles tienen derecho a recibir enseñanzas de educación física y a practicar algún

deporte -como dijeron algunos- es verdad de Perogrullo si no va acompañada de alguna idea o

solución feliz para poder ejercer ese derecho. Y ninguno de los interrogados descubrió el camino ni

divulgó con qué equipaje había que andarlo.

Nunca es onerosa la práctica del deporte ni para el ciudadano ni para el Estado, y hasta me atrevo a

afirmar que genera beneficios incalculables. Los pueblos que cultivan el deporte para todas las edades son

más sanos y ahorran además la carga de la droga y del alcohol, que deriva en otras delincuencias y es

hereditaria.

El pueblo decidirá, pues, el rumbo futuro de nuestro deporte. Ya pueden ir estudiando el tema los

políticos, para que no les pille de sorpresa y sepan "de lo que va" cuando haya que debatirlo en

las Cortes. Ayer mismo, según nos dijeron en el transcurso de la reunión, un partido político

rechazó el presupuesto para las federaciones, que se eleva a 2.600 millones de pesetas. Hay que

recordar, por si alguien lo ignora, que en 1980 será la Olimpíada de Moscú, y antes, en Splitz

(Yugoslavia), se celebraran los Juegos del Mediterráneo. Y antes aún el mundial de Argentina de fútbol.

¿Quiere el pueblo que España esté representada en esos acontecimientos por sus mejores atletas?

Carlos ZEDA

 

< Volver