El ministro de Hacienda en las Cortes. 
 El sueño imposible de la Reforma fiscal puede ser una realidad     
 
 Ya.    10/08/1977.  Página: 9-10. Páginas: 2. Párrafos: 108. 

10-VIII-77

INFORMACIÓN NACIONAL

Pag. 9. ya

El ministro de Hacienda en las Cortes

EL SUEÑO IMPOSIBLE de la REFORMA FISCAL PUEDE SER UNA REALIDAD

España 4a necesita para empezar a ser un país moderno

La economía de mercado no funcionará sin el mecanismo de la legitimación ética que es un sistema

tributario progresivo

Se ha tenido especial cuidado en que no sea la empresa el sujeto pasivo del impuesto, sino los titulares de

renta y riqueza por encima de los mínimos exentos.

El proyecto de ley no es toda la reforma, sino que intenta crear la infraestructura de ésta, asentar piezas

sustantivas imprescindibles, fortalecer el aparato administrativo y obtener los recursos necesarios para

una mayor capacidad del sector público

El ministro de -Hacienda, don Francisco Fernández Ordóñez, presentó ayer a la Comisión

correspondiente del Congreso de Diputados el proyecto de ley de Medidas Urgentes de Reforma Fiscal.

Ofrecemos a continuación el texto íntegro del discurso del señor Fernández Ordóñez.

Quiero que mis primeras palabras en este acto signifiquen no sólo un saludo para mis compañeros

parlamentarios de la UCD, sino muy significativamente una declaración de solidaridad democrática con

aquellos otros que desde posiciones políticas distintas a la mía han luchado conmigo por la libertad en

España, A mí me alegra en estos momento», como miembro del Gobierno, oír su voz, discrepante o

coíncidente, porque creo que en nuestro país sólo se han dado paso» definitivos cuando los hemos dado

todos juntos.

En 1834. hace casi siglo y medio, un ministro de Hacienda, José Canga Arguelles, escribía desde su exilio

político de Londres estas palabras: "La Hacienda española ofrece la imagen de un cuerpo incompleto de

elementos dislocados... Ante este hecho la actitud del ministro no puede ser de miedo; sino de noble

fiereza... Peto sólo a las "Cortes es dado establecer con solidez y utilidad el sistema de Hacienda que

tantos años hace apetecemos y para cuyo logro se trabajó hasta aquí infructuosamente." Hoy, desde la

altura de 1977, después de un siglo y medio de historia se haya llevado y traído tantas cosas, un ministro

de Hacienda puede asumir las palabras de su antecesor, y quizás todo ello signifique que e! proyecto de

ley que tengo el honor de presentar ante esta Cámara tiene una transcendencia superior al de ser parte de

un programa de Gobierno. La reforma fiscal en España es un programa de convergencia; forma parte de

un gran segmento de coincidencia en la opinión política del país y supone la materialización de un estado

de conciencia nacional y civil.

SUEÑO IMPOSIBLE

Por ello creo que esta Cámara tiene ante sí la posibilidad de afrontar lo que durante largos años ha sido el

sueño imposible no sólo de muchos tributarios, sino de muchos españoles honrados.

Quisiera antes de referirme brevemente a los aspectos esenciales del proyecto precisar algunos puntos

previos que lo fundamentan y lo explican.

Primero.—Esta reforma no se presenta como una simple pieza de un proceso de negociación política o de

un compromiso salarial. La reforma se plantea desde un plano distinto, donde coinciden razones de

eficacia técnica y de moral pública. España necesita esta reforma no porque sea la contrapartida de nada,

sino para empezar a ser un país moderno. Al presentarla el ministro y el Gobierno y al discutirla la

Cámara se enfrentan ni más ni menos que con su propia responsabilidad.

Segundo.—La reforma se plantea por un Gobierno que cree en las ventajas de la economía libre. En el

respeto a la iniciativa, la creatividad y el dinamismo del empresario privado. En su texto se ha tenido un

cuidado especial en que no,sea la empresa el sujeto pasivo del impuesto, sino los titulares de renta y

riqueza por encima de los mínimos exentos.

Sin embargo, se cree que la economía de mercado no funcionará correctamente si no dispone de esa

estructura eficaz de rectificación, sin ese mecanismo dé legitimación ética que es un sistema tributario

progresivo.

Tercero.—La reforma se plantea desdé un propósito bien definido de clarificar ese reverso del tapiz de la

actividad del Estado que es el gasto público.

Junto al deber de pagar impuestos existe el derecho de saber para qué se pagan, y ese derecho se

encuentra en la misma esencia histórica que dio vida a la institución parlamentaria.

Ello implica un compromiso rotundo por parte del ministro y del Gobierno de cumplir los siguiente

objetivos en la próxima ocasión presupuestaria:

---Presentación renovada y desagregada del presupuesto Que permita su conocimiento y control.

— Instalación, ya llevada & efecto, de mecanismos de racionalización y descentralización del

gasto.

— Presentación de un presupuesto totalizador. Por primera vez en la historia financiera de

España, las Cortes van a poder decidir en un solo acto político sobre la totalidad de la actividad del

sector público; presupuesto del Estado, presupuesto de los organismos autónomos

administrativos, presupuesto de los organismos industriales, comerciales y financieros, presupuesto

de la Seguridad Social.

Al mismo tiempo que e! Gobierno aprueba el presupuesto del sector público aprobará los programas de

inversiones de todas las empresas públicas que se presentarán a las Cortes para su información.

Habrá, por tanto, un presupuesto consolidado del sector público y se presentarán, asimismo, las cuentas

económicas provisionales en términos de contabilidad nacional para 1978.

El presupuesto será así el resultado coherente de una política discutida democráticamente y administrada

con rigor.

INTENCIONES DEL PROYECTO

-Cuarto. —. El proyecto no es por sí toda la reforma, sino que intenta:

1. Crear la infraestructura instrumental de la reforma:

2. Asentar piezas sustantivas imprescindibles.

3. Fortalecer el aparato administrativo.

4. .Obtener con sus efectos directos y sus efectos inducidos los recursos necesarios para permitir una

mayor capacidad del sector público.

En un segundo momento, antes del 30 de septiembre, según compromiso públicamente contraído, se

presentarán los proyectos de impuesto sobre la renta de las ni las oportunidades de fraude. El sistema

fiscal no sólo no ha contribuido a mejorar la distribución de la renta en España, sino que probablemente

ha contribuido a hacerla más regresiva. El cuadro de distribución con el 20 por 100 de población dé renta

más elevada poseyendo el 50 por 100 del total; mientras el 20 por 100 inferior sólo dispone del 5 por 100

y existe una diferencia media mínima de 1 a 17 no es el que corresponde a los juicios de valor de nuestra

sociedad.

Ante este escenario no es sorprendente el título de medidas urgentes de reforma fiscal ni la impaciencia

de este ministro que espero compartan los señores diputados. Porque sería absurdo aplazar un día más el

comienzo de una larga marcha hacia la renovación, yo diría la reconstrucción de nuestro sistema

tributario. Es preciso adentrarse cuanto antes en las zonas más resistentes al cambio con la seguridad de

que una vez superadas podremos completar muy pronto al cuadro global de la imposición española.

EL FRAUDE FISCAL

Quinto.—La historia tributaria española no puede escribirse sin hacer una reflexión sobre uno de los

protagonistas de su larga peripecia: el fraude fiscal.

El fraude fiscal fia definido nuestra actitud ante el impuesto: el español tiene mala conciencia sobre su

grado de cumplimiento y tiene un invencible escepticismo sobre el grado de cumplimiento de los demás.

Ante este hedió agudizado en las últimas décadas a medida que aumentaba el nivel económico de país,

nada más estéril que una actitud simplificadora que confunda las causas con los efectos.

Porque el fraude fiscal no ha sido una enfermedad, sino el síntoma de una sociedad enferma. El cuadro de

fraude de un país no es sino el espejo de la sociedad donde aparece, el reflejo de sus contradicciones, la

manifestación externa de sus insolidaridades.

Y esta cuadro demuestra una realidad que como la verdad puede parecer demagógica: el fraude ha estado

desigualmente

MEDIDAS URGENTES

• DELITO FISCAL: Tramitación por jurisdicción ordinaria, persecución a instancia de la

Administración, mínimos de dos millones de pesetas en la cuota impositiva que suponga un 10 por 100

del tota!, y principio de la irretroactividad de las leyes penales.

• CONTROL DE LAS CUENTAS BANCARIAS: Garantías jurídicas, reserva profesional, regulación

objetiva de los supuestos y no retroactividad.

• ELUSION FISCAL POR MEDIO DE SOCIEDADES: Se suprime la exención para las sociedades de

inversión mobiliario en cuanto no distribuyan beneficios y si no cotizan en Bolsa; se deroga la exención a

plusvalías por adquisición de valores de sociedades de inversión mobiliario.

ESTABLECIMIENTO DE UNA MORATORIA que permita terminar, sin sanción ni coste adicional, con

las dobles contabilidades, y adecuar a la realidad las declaraciones del impuesto sobre la renta.

• CREACIÓN DE UN GRAVAMEN extraordinario sobra el patrimonio neto y de otro sobre ciertas

rentas de trabajo personal que excedan de dos millones de pesetas

AUMENTO DE LA TRIBUTACIÓN POR LUJO.

« APOYO FISCAL AL EMPLEO: 25.000 pesetas de descuento por cada hombre-año en que las

empresas incrementen su empleo

CALENDARIO FISCAL:

• Antes del 30 de septiembre, presentación de los proyectos de ley de Impuesto sobre la Renta de las

Personas Físicas y de Sucesiones.

• Antes del 30 de noviembre, reforma de la imposición directa.

ni él fraude fiscal la única expresión de la injusticia. Pero su transformación sera el indicador más

evidente de una voluntad de cambio real.

Las disposiciones contenidas en el proyecto de ley pueden dividirse en tres grandes grupos:

Se trata de preceptos de ca-

El presupuesto será el resultado coherente de una política discutida democráticamente y administrada con

rigor

EÍ fraude fiscal no ha sido una enfermedad, sino el síntoma de una sociedad enferma

Nuestra legislación fiscal se ha desprestigiado por su propio incumplimiento

personas físicas y dé sucesiones, y a continuación, antes del 30 dé noviembre, la reforma de la imposición

indirecta.

Se trata, por tanto, de un programa completo de transformación estructural de nuestro sistema tributario;

que, como he dicho muchas veces, no es suficiente, ni eficiente, ni justo.

INSUFICIENTE, INEFICIENTE E INJUSTO

Es insuficiente para financiar necesidades evidentes de una sociedad avanzada. Ni nuestros niveles de

educación, cultura, sanidad, urbanismo, servicios colectivos y bienes públicos; ni nuestra capacidad de

acción contra el paro permiten al sector público dar respuesta adecuada a toda la sobrecarga de exigencias

sociales que demanda,el país.

El que nuestra presión fiscal sea la más baja de Europa no sería importante si el balance social no fuera

tan. desequilibrado, si no hubiera tantos requerimientos por debajo de los mínimos tolerables.

Nuestro sistema tributario es ineficiente para acometer con flexibilidad las sacudidas de la coyuntura, para

instalar una política compensadora, para llevar a cabo la movilización de recursos con la rapidez

adecuada. Es triste constatar, que los impuestos más eficaces son con frecuencia los más regresivos.

Nuestro sistema tributario es injusto, .porque no están repartidas con justicia ni las cargas repartido en la

sociedad española, y las oportunidades de fraude han estado en relación inversa con los niveles de

bienestar económico ó social. Esta situación, este convencimiento popular de injusticia presentida ha

producido un resultado de profunda desmoralización colectiva, y nuestra legislación fiscal ha sufrido un

efecto de desprestigio derivado de su propio incumplimiento.

Este es un fenómeno gravísimo en un país moderno.

LA DEMOCRACIA, PALANCA DEL CAMBIO

Sin embargo, el 15 de junio se ha producido un hecho político decisivo cuya virtualidad tiene que

manifestarse rotundamente. Algunos creemos que !a democracia en España va a ser algo más que el gesto

efímero de elegir unos parlamentarios o un Gobierno. Creemos que la democracia puede ser la gran

palanca de cambio en zonas fundamentales, el vehículo de una nueva ética publica; de un código de

valdréis morales. Creemos que pueda haber llegado la hora en que empiece a asentarse en la vida

española la seriedad y la justicia.

Yo afirmo -que las normas fiscales que voy a exponer- a continuación son los primeros pasos

indispensables e inequívocos de una decisión política muy firme. Por supuesto no es el sistema tributario

la única estructura que debe transformase en España.

rácter Instrumental, piezas de saneamiento tributario que serán operativas en cualquier caso respecto ai

resto de la reforma con Independencia de su contenido.

Mi referencia a cada una de ellas será necesariamente breve y tratará fundamentalmente de subrayar sus

líneas esenciales, Las rúbricas a que voy a referir. me son:

1. EL DELITO FISCAL

Una sociedad moderna no puede subsistir sin ese mínimo de solidaridad que se expresa en la contribución

a las cargas públicas. Las conductas más graves de fraude, que se consideran merecedoras de la más

enérgica repulsa social, son consideradas como delitos en una gran parte de los países desarrollados.

En el proyecto se propone, por razones técnicas, la tipificación de estas, conductas en el propio cuerpo

,del Código Penal, sustituyendo al inservible artículo 319. Las directrices básicas son las siguientes:

1. Tramitación por la jurisdicción ordinaria.

2. Persecución a instancia de la Administración.

.

3. Mínimos cuantitativos de dos millones de pesetas de la cuota impositiva que supongan

un 10 por 100 del total.

4. Principio de irretroactividad de las leyes penales.

3. CONTROL FISCAL DE LAS CUENTAS BANCARIAS Hasta ahora, el secreto bancario había

constituido un mito de nuestra realidad fiscal, que mutilaba fuertemente el conocimiento real de la

situación de los contribuyentes. La posibilidad que restaura este proyecto de ley, en línea con lo

establecido en otras legislaciones europeas, supondrá un elemento importante para alcanzar un verdadero

clima de sinceridad fiscal.

El restablecimiento de esta antigua realidad española, derogada en 1940, se hace con los criterios de:

1. Garantías jurídicas plenas,

2. Reserva profesional.

3. Regulación objetiva de los supuestos,

4. No retroactividad.

3. LA ELUSION FISCAL POR MEDIO DE SOCIEDADES

Como es sabido, la interposición de sociedades constituye una vía de evasión, frecuentemente utilizada

con diversas finalidades. Aunque su tratamiento completo debe hacerse forzosamente en el contexto de,

las próximas leyes de reforma de 1a imposición directa, la existencia de situaciones flagrantes y

sobradamente conocidas aconsejaban su Inmediata eliminación. Así se suprime la exención existente en

la actualidad para las sociedades de inversión mobiliaria en cuanto no distribuyan beneficios y siempre

que sus acciones no coticen efectivamente en Bolsa.

Este supuesto trata de recoger el caso habitual de sociedades generalmente con un pequeño número de

socios que, en virtud de la exención del impuesto, acumulan beneficios que rara vez serán distribuidos al

socio y, por tanto, que no tributarán nunca en el impuesto sobre la renta.

En segundo lugar se deroga la exención, que afecta a las plusvalías, puestas de manifiesto con motivo de

la adquisición de valores por las sociedades de inversión mobiliario, puesto que dicha exención está

frecuentemente utilizada en la venta de valores, que en lugar de hacerse directamente entre personas o

empresas se hacía" a través de dichas sociedades de inversión mobiliaria, con lo cual sé eximían las

plusvalías correspondientes.

Igualmente se cierra una economía de opción—muy próxima al fraude de ley—, consistente en la

transmisión de inmuebles mediante !a venta de las. acciones de la sociedad propietaria, supuesto

frecuente dada la diferencia de tipos aplicable en cada «aso.

Finalmente, se someten a tributación las plusvalías inmobiliarias obtenidas por sociedades no residentes

que hasta ahora se hallaban libres de todo gravamen.

El cambio de actitud hacia el Impuesto que supone toda esta normativa, y la gravedad de los mecanismos

que se introducen para la represión del fraude, aconseja un procedimiento de regularización de las

situaciones tributarias del pasado a la nueva situación. Se propone así el establecimiento de una moratoria

que permitirá terminar sin sanción ni coste adicional, con las dobles contabilidades, y adecuar a la

realidad las declaraciones del impuesto general sobre la renta de las .personas físicas, donde una inercia

largamente instalada en la sociedad española ha colocado las bases tributarias muy lejos de la realidad. Es

evidente que esta nueva situación puede forzar en la próxima regulación del impuesto sobre la renta a una

reducción de ciertos tipos impositivos: vamos a luchar contra «1 fraude y precisamente por ello no

queremos un sistema tributario que penalice con tipos desmesurados a los contribuyentes veraces.

4. INSPECCIÓN

Hace tiempo escribió el tratadista americano Musgrave que una reforma fiscal sólo vale lo que valga la

Administración encargada de aplicarla.

Vamos a otorgar la máxima prioridad a la reestructuración y ampliación de la Inspección Tributaria

aumentando de manera sustancial sus efectivos, transformando su organización y operativa, modificando

su régimen retributivo y dotándola de la infraestructura de información adecuada para lograr una absoluta

veracidad tributaria en nuestro país.

Se va a llenar un enorme vacío existente en nuestra organización administrativa dotando en el plazo de un

año de dos mil diplomas de inspección a nuevos funcionarios del Cuerpo Especial de Gestión.

A su vez, va a reestructurarse profundamente la Inspección con titulación universitaria, modificando su

práctica de actuación en favor de sistemas de mayor objetividad, eliminando toda forma de participación

en las cuotas defraudadas descubiertas y cubriendo en el más breve espacio de tiempo legálmente posible

sus plantillas.

Se reforzarán los medios y procedimientos de informática y se situará el Centro de Proceso de Datos al

servicio de la Inspección. Se va a exigir, en definitiva, a toda la Administración Tributaria un esfuerzo

excepcional con el fin de erradicar a corto plazo en nuestro país el fraude fiscal como fenómeno

generalizado.

como era su deber por el Gobierno, pero no quiere ser patrimonio de un partido ni expresión de un interés

de clase. Son medidas de alcance nacional: Medidas en las que todas las fuerzas .políticas y sociales

pueden sentirse reconocidas y expresadas. Medidas que evidentemente no se presentan como un

instrumento revolucionario, sino como un elemento de eficiencia y de justicia que legitime y estabilice la

convivencia.

Se trata de iniciar un proceso a partir del cual podamos empezar a hablar seriamente de una sociedad

española distinta y posible.

Yo diría que son pasos irreversibles, quizá insuficientes para algunos, quizá excesivos para otros, pero en

la buena dirección.

Vivimos una hora en que urge el lenguaje de la sinceridad. Las falsas esperanzas han deteriorado la moral

de los españoles. Nos hemos acostumbrado a un optimismo complaciente y tenemos que afrontar

seriamente la realidad.

Pero han sido los graves momentos de la historia los que han permitido a nuestro pueblo acometer las

transformaciones más profundas y crear una moral de la responsabilidad. Si en 1834 un ministro de

Hacienda invocaba a las Cortes como palanca de la reforma, en 1977, repito la misma invocación, señores

diputados, aquí está la última palabra.

 

< Volver