Autor: Pérez Guerra, José. 
 Francisco Fernández Ordóñez defendió el proyecto de ley ante las Cortes. 
 La reforma fiscal, exigencia de la economía libre; el fraude, síntoma de una sociedad enferma     
 
 Informaciones.    10/08/1977.  Página: 8-10. Páginas: 3. Párrafos: 51. 

FRANCISCO FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ DEFENDIÓ EL PROYECTO DE LEY ANTE LAS CORTES

La reforma fiscal,, exigencia de la economía libre; el fraude, síntoma de una sociedad enferma

MADRID, 10 (INFORMACIONES, por José Pérez Guerra).

EL proyecto de ley. de medidas urgentes de reforma fiscal, propulsado por el Gobierno no quiere ser

patrimonio de un partido ni expresión de un interés de clase», .afirmó ayer el ministro dé Hacienda en las

Cortes, añadiendo: «Son medidas dé alcance nacional, medidas en las que todas las fuerzas políticas y

sociales pueden sentirse reconocidas y expresadas, medidas que evidentemente no se presentan como un

instrumento revolucionario, sino como un elemento de eficiencia y de justicia que legitime y estabilice la

convivencia:»

BARÓN: «LA REFORMA NO PUEDE SER UNA NUEVA FRUSTRACIÓN»

FERNANDEZ DE LA MORA: «ESTA LEY NO ES MAS QUE UNA LEVA DE IMPUESTOS»

TRIAS FARGAS: «¿QUE VA A HACER EL GOBIERNO PARA QUE LA EMPRESA SE ANIME E

INVIERTA?»

LÓPEZ RODO: «AL MINISTERIO DE HACIENDA LE HA FALTADO IMAGINACIÓN PARA

IDEAR FORMULAS EFICACES»

TAMAMES: «SE VA A SACRIFICAR NUEVAMENTE A LA CLASE TRABAJADORA»

Prosiguió, en su defensa de la - reforma fiscal, el señor Fernández Ordóñez: «Se trata de iniciar un

proceso a partir del cual podamos empezar a hablar seriamente de una sociedad española distinta y

posible. Yo diría que son pasos irreversibles, quizá insuficientes para algunos, quizá excesivos para otros,

pero en buena dirección. Vivimos una hora en que urge el lenguaje de la sinceridad. Las falsas esperanzas

han deteriorado la moral de los españoles. Nos hemos acostumbrado a un optimismo complaciente y

tenemos que afrontar seriamente la realidad.»

Don Francisco Fernández Ordóñez hacía ayer la presentación ante la Comisión de Economía y Hacienda

del Congreso del proyecto de ley de medidas urgentes de la reforma fiscal.

Seguidamente, el ministro puntualizó que esta reforma «no se presenta como una simple pieza de un

proceso de negociación política o de un compromiso salarial. La reforma se plantea desde un plano

distinto, donde coinciden razones de eficacia técnica y de moral pública». España —afirmó— necesita

esta reforma no porque sea la contrapartida de nada, sino para empezar a ser un país moderno. La reforma

se plantea por un Gobierno que cree en las ventajas de la economía libre. En el respeto a la iniciativa, la

creatividad y el dinamismo del empresario privado. En su texto se ha tenido un cuidado especial en que

no sea la empresa el sujeto pasivo del impuesto,- sino los titulares de renta y riqueza por encima de los

mínimos exentos. Sin embargo, cree que la economía de mercado no funcionará correctamente si no

dispone de esa estructura eficaz de rectificación, sin ese mecanismo de legitimación ética que es un

sistema tributario progresivo. La reforma se plantea desde un propósito bien definido de clarificar ese

reverso del tapiz de la actividad del Estado que es el gasto público. Ello implica un compromiso rotundo

por parte ,del ministro y del Gobierno de presentar un presupuesto totalizador. Por primera vez en la

historia de España, las Cortes van a poder decidir en un solo acto político sobre la totalidad de la

actividad del sector público: presupuesto del Estado, presupuesto de los.organismos autónomos

administrativos, presupuestos de los organismos industriales, comerciales y financieros; presupuesto de la

Segundad Social. Al mismo tiempo que se aprueba el presupuesto del sector público, aprobará los

programas de inversiones de todas las empresas públicas, que se presentaran a las Cortes para su

información. El presupuesto será así el resultado coherente de una política discutida

democráticamente y administrada con rigor.

UNA PRERREFORMA

El proyecto no es por sí toda la reforma, sino que intenta crear la infraestructura instrumental de la

misma; asentar piezas sustantivas imprescindib1es; fortalecer el aparato administrativo y obtener con sus

efectos directos y sus efectos inducidos los recursos necesarios para permitir una mayor capacidad del

sector público. En un segundo momento, antes del 30 de septiembre, se presentarán los proyectos de ley

de impuesto sobre la renta de las personas físicas y de sucesiones, y a continuación, antes del 30 de

noviembre, la reforma de la imposición indirecta. Se trata, por tanto, de un programa completo de

transformación estructural de nuestro sistema tributario, que, como he dicho, no es suficiente ni eficiente

ni justo.

Es insuficiente para financiar necesidades evidentes de una -sociedad avanzada. Es ineficiente para

acometer con flexibilidad las sacudidas dé la coyuntura, para instalar una política compensadora para

llevar a cabo la movilización de recursos con la rapidez adecuada. Es injusto, porque no están repartidas

con justicia ni las cargas ni las oportunidades de fraude. El sistema no sólo no ha contribuido a mejorar la

distribución de la _renta, sino que probablemente ña contribuido a hacerla más regresiva. El cuadro de

distribución, con el 20 por 100 de población de renta más elevada poseyendo el 50 por 100 del total;

mientras el 20 por 100 inferior soló dispone del 5 por 100, y existe una diferencia media mínima de 1 a

17; no es el que corresponde a los juicios de valor de nuestra sociedad.

FRAUDE FISCAL

La historia tributaria española —puntualizó el ministro— no puede escribirse sin hacer una reflexión

sobre uno de los protagonistas de su larga peripecia: el fraude fiscal. El .fraude fiscal ha definido nuestra

actitud ante el impuesto: el español tiene mala conciencia sobre su grado de cumplimiento de los demás.

Porque el fraude fiscal no ha sido una enfermedad, sino el síntoma de una sociedad enferma. El cuadro de

fraude de un país no es sino el espejo de la sociedad donde aparece, el reflejo de sus contradicciones, la

manifestación externa de sus insolidaridades.

Y este cuadro demuestra una realidad que, como la verdad, puede parecer demagógica: el fraude ha

estado desigualmente repartido en la sociedad española, y las oportunidades de fraude han estado en

relación inversa con los niveles de bienestar económico o social. Esta situación, este convencimiento po-

pular de injusticia presentida ha producido un resultado de profunda desmoralización colectiva, y nuestra

legislación fiscal ha sufrido un efecto de desprestigio derivado de su propio incumplimiento.

NUEVA INFRAESTRUCTURA

Se trata de preceptos de carácter instrumental, piezas de saneamiento tributario, que serán operativas en

cualquier caso respecto al resto de la reforma, con independencia de su contenido.

Delito fiscal. — El proyecto se propone por razones- técnicas la tipificación .de estas conductas en el

propio Cuerpo del Código Penal, sustituyendo el inservible. artículo 319. Las directrices básicas son las

siguientes: tramitación por la jurisdicción ordinaria; . persecución a instancia de la Administración; mí-

nimos cuantitativos de dos millones de pesetas de la cuota impositiva que supongan un 10 por 100 del

total, y principio de irretroactividad de las leyes penales.

Control fiscal de las cuentas bancarias. — El restablecimiento de esta antigua realidad española, derogada

en 1940, se hace con los criterios de garantías jurídicas plenas; reserva profesional; regulación objetiva de

los supuestos y no retroactividad.

La elusión fiscal por medio de sociedades. —Se suprime la exención existente en la actualidad para las

sociedades de inversión mobiliaria, en cuanto no distribuyan beneficios y siempre que sus acciones no

coticen efectivamente en Bolsa. Este supuesto trata de recoger el caso habitual de sociedades con un

pequeño número de socios que, en virtud de la exención del impuesto, acumulan beneficios que rara vez

serán distribuidos al socio y, por tanto, que no tributarán nunca en el impuesto sobre la renta. Se deroga la

exención que afecta a las plusvalías puestas de manifiesto con motivo de la adquisición de valores por las

sociedades de inversión mobiliaria. Y se someten a tributación a las plusvalías inmobiliarias obtenidas por

sociedades no residentes.

Inspección. — Se va a llenar un enorme vacío existente en nuestra organización administrativa, dotando

en el plazo de un año de dos mil diplomas de inspección a nuevos funcionarios del Cuerpo Especial de

Gestión.

ANTICIPO DE REFORMA FISCAL

El segundo conjunto de disposiciones tiene el doble carácter de medidas anticipado-ras del resto de la

reforma fiscal y de gravámenes fundados en el principio de la solidaridad social. El gravamen

extraordinario sobre el patrimonio neto de las personas fisicas tiene la función de complementariedad:

sirve para gravar adecuadamente los niveles más altos de renta a los que no alcanza el juego de los tipos

marginales en este impuesto; función de carácter de capacidad tributaria adicional; función de incentivo a

la mejor utilización del factor capital; función redistributiva y de control del impuesto sobre la renta.

El proyecto presenta como características del impuesto las siguientes:

— Impuesto directo y personal.

— Carácter excepcional y transitorio, hasta que resulte integrado en el resto de la imposición directa.

— Mínimos exentos elevados.

— Bases sobre valores catastrales sujetas a comprobación.

— Escala progresiva con márgenes situados dentro de los habituales en la legislación comparada

del 0,5 al 1 por 100.

Gravamen extra ordinario

abre determinadas rentas de trabajo personal. — Este impuesto cumple un papel complementario del que

grava los patrimonios netos y se caracteriza por concentrar sus efectos en los sectores de rentas más

elevadas por encima de los. dos millones de pesetas—, complementándose con una acción eficaz sobre

aquellas áreas" donde las oportunidades del fraude son mayores.

Impuesto, de lujo. — La necesidad de redistribuir costes sociales aconsejan la elevación de otros tipos

impositivos como el aplicable a bebidas alcohólicas y tenencia de embarcaciones y aeronaves

particulares. Es obvio que el paso de la tributación indirecta al I.V.A. terminará con la casuística

desordenada de la imposición sobre el lujo, sustituyéndola por los tipos diferenciales dentro de un solo

impuesto.

Apoyo fiscal al empleo. — Tiene interés en el conjunto de medidas de otro orden, dirigidas a combatir el

paro, sobre todo en aquellas zonas o sectores en que éste reviste mayor gravedad

LOS SOCIALISTAS INTERROGAN

Don Ernest Lluch, del grupo parlamentario Socialistes de Catalunya, abre el fuego. «Los sacrificios

solicitados a la clase trabajadora —dice— son altos; el aumento salarial propuesto por el Gobierno

equivale a un 13 por 100, mientras que los precios van a subir el doble; las acciones contra el paro, son

cortas.» Y pregunta: «¿Se juzga que estas medidas de solidaridad social van a proporcionar 30.000

millones de pesetas? ¿Compensan los sacrificios salariales que se imponen a los trabajadores? ¿No es

insuficiencia que no se establezca medida alguna sobre la descentralización del gasto en la lucha contra el

paro hacia las haciendas locales que deberían figurar en algunos aspectos en este proyecto de ley?»

Por su parte, don Enrique Barón (P.S.O.E.) estima que la acción contra el paro le parece corta. Puntualiza

que «no hay que olvidar que no existe pacto social implícito de defraudación —los asalariados y los

consumidores tienen prohibida la práctica de este deporte.de lujo—. La reforma fiscal no puede ser una

nueva frustración», e informa que el grupo socialista piensa proponer un proyecto de ley que establezca la

obligación para los parlamentarios y cargos políticos de formular declaraciones de bienes, tanto al

principio como al final del mandato. Y pregunta al ministro: «¿Cuál es el plan económico general del

Gobierno y cómo se articulan en él estás medidas? ¿Cuál va a ser el contenido del presupuesto para 1978

dentro de ese plan general?

Para don Gonzalo Fernández de la Mora (A.P.) esta ley no va a hacer de España un Estado moderno. La

modernidad la conquistó España en 1492, al descubrir América. «La ley que presenta el ministro de

Hacienda no es más que una leva de impuestos; ley recaudatoria, elemental, poco imaginativa y fácil.» Se

pregunta quién va a tributar y para qué. Y dice que cuando un Gobierno pide austeridad es él quien debe

ir por delante, dando el ejemplo. «Y aquí no se ha hecho otra cosa que crear Subsecretarías, asesores,

incrementar el gasto.» Cita las pérdidas de Hunosa y las de Renfe y señala que el programa del Gobierno

produce inflación. El señor Fernández.de la Mora interroga: «¿Tiene la ley un significado trascendental o

-es una simple ley recaudatoria´? ¿Se propone el Gobierno afrontar el paro, estimular el ahorro y la

inversión? ¿Hay austeridad en el gasto público? ¿Las empresas públicas van a pagar impuestos y van a ser

rentables?» Seguidamente don Manuel Sánchez Ayuso se extraña, de la falta de política agraria.

REORGANIZAR LA HACIENDA

Don Francisco Fernández Ordóñez contesta al primer grupo de diputados.

«El proyecto de ley no es un planteamiento global, ni contempla el conjunto de la economía. No es la

estructura del -sistema tributario lo único que tiene que cambiar en este país pero hay que,empezar por

alguna parte. El Ministerio de Hacienda estará abierto para .ampliar datos, para explicar cuestiones que le

atañen. Yo creo—dice— que hay que reorganizar los cuerpos de Hacienda; hay que tener una inspefición

tributaria moderna.»

El ministro de Hacienda, no acepta que se compare el sacrificio de una clase con el de otra. La ley no es

una contrapartida. Es simplemente el requerimiento mínimo para echarnos a andar; no forma parte de

ningún pacto social. Los efectos directos —30:000 millones de pesetas— parecen cortos, pero los

indirectos son incalculables. Refiriéndose al paro,, señaló que éste no se podía atacar sólo desde el sector

público. Los 5.0.000 millones manejados en principio y los 20.000 posteriores tienen un alcance mayor

por su poder multiplicador, coeficiente que se estima es de 2,5. El seguro de desempleo tendrá una

flotación "mayor en los presupuestos del próximo año.

"Esto no es más que una leva de impuestos", dice Fernández de la Mora a Fernández Ordóñez

Está de acuerdo con que los parlamentarios y cargas realicen declaraciones de bienes y puntualiza que la

reforma fiscal va a desarrollar un importante papel. La sociedad española necesita un nivel .de decencia.

No he pretendido hacer un proyecto trascendental —dijo el ministro refiriéndose a la intervención del

señor Fernández de la Mora—, pero en veinte años que llevo en la Hacienda no he visto que se afronte el

problema con :el realismo que ahora se hace. El problema de la empresa pública no es de ahora; Hunosa

es un hecho lamentable que tenemos .que pagar todos los españoles.

EL PROGRAMA ES DE TODOS

Tras la intervención de don Luis Gamír, que pide aclaraciones sobre dobles imposiciones, don Batdomero

Lozano Pérez señala que los instrumentos fiscales elegidos por el ministro figuran en el programa del

P.S.O.E. Y pide la publicidad máxima de las listas de contribuyentes y la posibilidad, de comentarlas y

denunciarlas. La persecución de los posibles delitos de apropiación indebida y falsedad en materia fiscal.

La normalización contable de las empresas y la documentación de la inspección, están en su mano. Y

pregunta: «¿Por qué no las pone en práctica mañana mismo?»

El señor López Rodó no cree en la eficacia del plan económico. La política antiinflacionista —dice—

brilla por su ausencia.» Tampoco se acomete con efectividad la lucha contra el paro, «Entiendo —

puntualiza— que al Ministerio de Hacienda le ha faltado imaginación para idear fórmulas más eficaces.

Señala que en 1973 el Gobierno de entonces aprobó un anteproyecto de Reforma Fiscal que fue

interrumpido por el asesinato del almirante Carrero. Y pregunta si se va a contener el gasto público,

modificar el seguro de desempleo y si se contempla la posibilidad de incrementa? la productividad. Don

Laureano protesta porque la Mesa le rechaza una pregunta referida a las declaraciones del ministro de

Trabajo que ha levantado polvareda en los medios empresariales.

A continuación, don Javier Aguirre habla sobre doble imposición y desgravaciones, para dar entrada a

una segunda intervención del ministro.

LA CAÍDA DE UN MINISTRO

Don Francisco Fernández Ordóñez consume un nuevo turno para contestar a cuatro diputados. «La

Reforma Fiscal a la que se refiere el señor López Rodó no pasó de un estudio o memorándum. El trauma

no fue el asesinato del almirante Carrero, sino la caída —por esta causa— del entonces ministro de

Hacienda.» Seguidamente, el señor Fernández Ordóñez dice que se ha comprometido al control del gasto

público.-"«Antes de tres meses yo estaré aquí con un presupuesto desagregado y transparente.»

Refiriéndose a la productividad, señala que ésta no se acomete con medidas fiscales, sino con medidas

financieras. Y puntualiza que la reforma es antiinflacionista. La actual dotación de 40.000 millones para

desempleo será incrementada el año próximo hasta los 100.000 millones.

«Me alegra —dice el ministro— coincidir coa el programa del P.S.Ó.E. Pero la realidad es que la reforma

social no. forma parte del acervo de ningún partido, sino a un estado de opinión. Yo soy el primer

interesado en que esto funcione. Por eso estimo que no es suficiente la actual penalización —o

posibilidades—

del delito fiscal, y. se acomete la reforma de un artículo —el 319— que prácticamente está inédito. Una

de las razones por las que se levanta el secreto de las cuentas corrientes bancarias es la de conocer de

verdad cómo está distribuida la renta en este país.»

CENTRALISMO Y LOCALISMO

Don Félix Pons, del Partido Socialista Obrero Español, se queja de que los delitos fiscales sean

perseguibles sólo a instancias de la Administración central del Estado, con lo que se anula la personalidad

de la Administración local. «Un -mínimo de coherencia parece exigir que puedan denunciar directamente

todos los entes con capacidad recaudatoria.» Y pregunta: ¿Por qué se discrimina a los Ayuntamientos y

diputaciones?» .

A continuación habla don Ramón Tamames en nombre del P.C.E. Su intervención es la exposición de un

programa ya conocido. Para el señor Tamames, el actual Gobierno no es representativo. Y para llevarlo a

buen término, con las debidas correcciones, es necesario un gabinete de concentración nacional. Critica la

devaluación de la peseta, que ha encarecido las importaciones en un 24 por 100, señala que" las medidas

fiscales son insuficientes, y estima que el sacrificio para los asalariados puede calcularse en unos .250.000

millones

de pesetas, cifra menguada frente a los 22.000 millones que producirán las medidas fiscales. Nuestro

ruego al ministro de Hacienda consiste, pues, en pedirle que nos exponga su punto de vista sobre cómo un

Gobierno monocolor, como es e! de la U.C.D., va a poder superar la crisis sin contar con el indispensable

consenso de las fuerzas sociales mayoritarias del país. Tras la intervención de don Mariano Alierte, que

pide algunas-, aclaraciones, don Ramón Trías Fargas dice sí, pero... Para el diputado catalán la reforma es

un intento serio de renovar .el sistema fiscal, pero es difícil pronunciarse sin conocer otros aspectos de las

medidas económicas. Y pregunta: «¿Cómo va a conseguir el Gobierno que la empresa cobre ánimo,

invierta?»

PERDED EL TIEMPO

El ministro de Hacienda dice que don Ramón Tamames sabe perfectamente que la devaluación estaba

prácticamente hecha cuando se constituyó el actual gabinete. Hablar de la no devaluación ees perder el

tiempo».

Don Francisco Fernández Ordóñez rechaza que el proyecto de ley beneficie a la oligarquía financiera. La

letra de la ley y todo su contexto niega esta conclusión. «Yo, ya lo he dicho, no presento este proyecto

como pieza de negociación; yo no juego esta carta. El señor Tamames nos deja con la duda porque cree

que el Centro no tiene credibilidad; esta cuestión ya la expuso Santiago Carrillo. Pero espero que se me

conceda el beneficio de la duda.» Cita a Gramsci: «Frente al pesimismo de la inteligencia, el optimismo

de. la´ voluntad.»

Seguidamente señaló que la ley contempla tributos estatales, no locales, pero que la Comisión de

Economía y Hacienda tiene la palabra sobre esta cuestión. Y señala finalmente que los incentivos fiscales

a las empresas --al igual que se ha demostrado con la Bolsa--- no son efectivos. «El mejor incentivo para

el. empresario puntualizó el ministro— es el limitar la inflación.»

ESTADO DEL 18 DE JULIO

Hubo un turno de contrarréplica. Lo más sobresaliente fue la mención de don Enrique Barón al señor

Fernández de la Mora. Habló del período franquista, utilizando un eufemismo corriente. «Seguramente, la

alusión del señor Fernández de la Mora haya sido porque no he hablado de imperio», dijo, añadiendo:

«Durante el franquismo nunca hubo pleno empleó. Se planificó la emigración y los ´emigrantes no se

fueron en carabelas a descubrir América.»

-Don Gonzalo Fernández de Ja Mora puntualizó: «Yo no he utilizado la palabra Imperio. • Y creo que el

descubrimiento de América fue un hecho más científico que imperial. He escrito un libro sobre el período

franquista y me parece aceptable el término, ´aunque yo lo llame Estado de Derecho del 18 de julio, que

es lo que realmente fue.»

Don Ramón Tamames señala: No desconfiamos de la Unión de Centró Democrático, pero si quieren

responsabilizarnos, deben contar con nosotros. Me parece muy bien la cita de Gramsci, pero él optimismo

puede perderse si se tiene "en cuenta que el Gobierno puede tropezar con una considerable fuerza social.»

Don Ramón Trias Fargas replica: «Si sin el apoyo de las centrales sindicales no se llegará a buen puerto,

tampoco se llegará sin el consenso de los empresarios.»

Cerró el debate el ministro de Hacienda, contestando a los procuradores que consumieron turnos de

contrarréplicas.

10 de agosto de 1977

 

< Volver