Autor: Apostua, Luis. 
   La gran unidad     
 
 Ya.    07/12/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

LA GRAN UNIDAD

EL Palacio de Invierno no está en Málaga. Aunque lunes y martes también han sido malos días para la

acción de las patrullas de esta especie de guerrilla urbana o de vulgares saqueadores de comercios, la

autoridad recobra ls» riendas de la situación. Por autoridad entendemos no solo al Gobierno, sino también

a los sindicatos y a los partidos políticos, que cooperan en una primera operación de pacificación de los

espúrttus. Por consiguiente, aun reconociendo toda la gravedad 4e la situación, de ahí a los cantos

prerrevoluclonarios media una distancia que todavía no hemos traspasado y que tenemos el deber de no

traspasar Jamás.

Con todo ese dramatismo, tengo la impresión personal que la jornada ha sido tranquilizadora en el

conjunto nacional; a esa impresión de normalidad y tranquilidad ha contribuido poderosamente la

audiencia del Rey al Ejército y a la Aviación.

La garantía del proceso democrático esta, a mi entender, en la estrecha unión entre el Rey y sus fuerzas

armadas. El artículo 53, apartado c), del proyecto de Constitución coloca en manos del Rey "el mando

supremo de las Fuezas Armadas". En su discurso al arma de infantería, don Juan Carlos explicó que

"gracias a una constante relación con mis compañero» de armas y a los contactos con altos Jefes, estoy

perfectamente enterado de vuestras preocupaciones, inquietudes y deseos, y si bien comprendo que en

muchas ocasiones tenéis que enfrentaros con disgustos y contrariedades de todo orden, estoy seguro que

los superaréis con rostro sonriente, con gesto tranquilo y con la serenidad que caracteriza al militar".

Recordemos que, hace pocos días, en otra ceremonia militar, el propio Rey había señalado los límites

genéricos de la gran obligación patriótica del Ejército en esta hora tan difícil.

De todo ello se deduce que una institución tan vital como los ejércitos-verdaderos poderes tácticos-

contribuye a consolidar la Monarquía constitucional que ahora España está gestando.

MILES de empresas necesitan un "regalo" navideño: crédito para poder pagar la "extra" tradicional.

Según rumores, el Banco de España cree que es necesario dar un poco de oxígeno para que estas

Navidades tristes no sean catastróficas.

Luis APOSTUA

 

< Volver