Autor: Crespo García, Pedro. 
   Presencias y ausencias del Consejo     
 
 ABC.    19/04/1975.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

MERIDIANO NACIONAL

PRESENCIAS Y AUSENCIAS DEL CONSEJO

Breve en sus acuerdos, parco en disposiciones, el Consejo de Ministros de ayer resultó significativo tanto

o más por cuanto albergaba como por cuanto no contenia. Fueron quizá más sorprendentes sus ausencias

que sus presencias.

PRESENCIAS.—El informe del vicepresidente primero y ministro de la Gobernación, señor García

Hernández, en el que se señalaban, con afán realista y práctico, las necesidades y aspiraciones de Navarra,

Guipúzcoa y Vizcaya, fruto de su reciente viaje a aquellas provincias, puede resaltarse como la principal

presencia, no por esperada menos relevante, del Consejo.

El informe presentaba una indudable voluntad de cumplimiento de aspiraciones y necesidades, traducida

ya en el decreto de Obras Públicas por el que se remite a las Cortes un proyecto de ley por el que se crea

el Consorcio de Transportes de Vizcaya, que albergará el futuro Metro bilbaíno.

También destacaba en su informe el señor García Hernández el grado de disciplina y elevado espíritu de

servicio de las distintas fuerzas del orden encargadas de mantenerlo en las citadas provincias.

El decreto sobre nombramiento directo de catedráticos de Universidad, con carácter excepcional y sin

oposición, que puede sorprender a algunos, en plena ebullición del conflicto entre el Ministerio de

Educación y los profesores no numerarios, no viene, sin embargo, a añadir más carne al asador, sino a

continuar la política de «recuperación de cerebros» anunciada con tanto entusiasmo por el

subsecretario del Departamento.

AUSENCIAS.—Las más sañaladas, éstas por esperadas, se refieren a relaciones sindicales. Se aguardaba

el decreto que regulase el derecho de reunión, y el que viniese a hacer lo propio con el de huelga. Y esa

atención venía urgida por el hecho de la inminente proximidad de las elecciones sindicales.

Estas se celebrarán, indudablemente, dentro de su plazo, pero no se convocarán ya antes de la reunión de

la Comisión Permanente del Congreso Sindical, fijada para 9. próximo 5 de mayo. Son sesenta los días de

los que se dispone para que las elecciones primarias, las de base a nivel de empresa, tengan lugar.

Y para ellas parecían —parecen— necesarios ambos decretos reguladores. Especialmente el del derecho

de reunión —su ampliación, en puridad—, porque a nivel de empresa no son hoy lícitas las reuniones, y

la imagen de unas posibles células sindicales de base sigue teniendo un carácter cierto de ilicitud.

Del decreto sobre el derecho de huelga se dieron precisiones —un próximo Consejo, pero no el inmediato

del próximo viernes, también decisorio, lo verá salir camino del «B. O. E.»—, pero en unos momentos

como los actuales, con indudables tensiones laborales —pese a ese esperanzador 2,20 por 100 en que se

ha instaladc el índice de desempleo— toda dilación parece inoportuna; aunque haya habido, sin duda,

razones poderosas que justifiquen esta decisión.—Pedro CRESPO.

 

< Volver