Autor: Apostua, Luis. 
   Tema militar en el Consejo     
 
 Ya.    04/12/1976.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

TEMA MILITAR EN EL CONSEJO

LA opacidad de los Consejos de Ministros es total. Hasta qué punto eso sea conveniente para el Gobierno

lo han de decidir los propios ministros, pero de ninguna manera es conveniente para el ciudadano español,

que se siente completamente ausente del negocio público. No obstante, este último Consejo trajo una

coletilla que ha despejado ciertas dudas, ¿Qué pasaba entre el Gobierno y los tenientes generales De

Santiago e Inies-ta, uno de los cuales había sido nada menos que vicepresidente de ese mismo Gobierno?

Por fin ha sido despejado el panorama. Los ilustres generales han sido sancionados por el ministro del

Ejército, de acuerdo con la normativa vigente, por "falta leve de carácter militar". La sanción no afecta,

por supuesto, a su situación en activo. Así ha acabado el expediente, iniciado a principios de octubre, con

el anuncio de que ambos podían pasar al retiro a causa de su visible conflicto político con los propósi tos

de reforma constitucional del presidente Suárez y su equipo. Digamos que la controversia ha acabado en

tablas.

Otro tema militar viene en las páginas de "El Alcázar", en la pluma de Jerjes, seudónimo de un ilustre

general de Infantería. Según dice el texto, el laureado teniente general don Antonio Aranda fue pasado a

la situación de disponible "como consecuencia de unas declaraciones o conferencias dadas por él cuando

era director de la Escuela Superior del Ejército que provocaron incluso una reclamación diplomática por

parte de las potencias del Eje (Berlín-Roma) al enfocar y enjuiciar la situación de ellas en la segunda

guerra mundial". Si la memoria no nos falla, dichas potencias del Eje perdieron.

LA formación de una comisión negociadora, representativa de la oposición, se complica. Los tres grupos

sindicales Integrados en su coordinadora tienen que reunirse para decidir si aceptan un solo puesto en

dicha comisión, qué persona sería designada en este supuesto, o bien si quieren tres sitios para cada una

de las organizaciones, que son UGT, Comisiones Obreras y Unión Sindical Obrera.

La hipótesis de los tres puestos volvería del revés toda la negociación interna de la oposición hecha hasta

el presente. Seria volver a empezar. Y sin tiempo para bizantinismos. Está demostrado que no sólo es el

Gobierno el que pierde tiempo.

Luis APOSTUA

 

< Volver