El ministro de Justicia explica el alcance de las medidas     
 
 Informaciones.    31/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

SI ministro de Justicia el alcance de las medidas

MADRID, 31 (INFORMACIONES).

LOS Juzgados y el Tribunal de Orden Público desapare-1 cen, y a partir de la fecha de publicación del

decreto-ley, que será la fecha de su entrada en vigor, todos los asuntos de los que hasta ahora conocía la

jurisdicción de Orden Publico y que se produzcan a partir de esa fecha, pasarán a conocimiento de los

Juzgados y de las Audiencias Provinciales, afirmó ayer el ministro de Justicia, señor Lavilla, ante las

cámaras de TVE., que facilitó nuevos datos sobre la aprobación en el Consejo de ministros de los reales

decretos leyes por los que se suprimen las jurisdicciones de Orden Público y se traspasan a la ordinaria

los delitos de terrorismo.

Las medidas adoptadas hoy —añadió el señor Lavilla— suponen un paso muy importante para la

efectividad de la unidad jurisdiccional, que yo podía concretar en tres puntos fundamentalmente:

1.° En materia de delitos monetarios cesa la jurisdicción administrativa, hasta ahora existente, y se incor-

poran a la jurisdicción ordinaria.

2.° En materia de terrorismo cesa la jurisdicción militar, hasta ahora existente, y pasan a la jurisdicción

ordinaria, siendo conocidos por esa Audiencia nacional sin más excepciones a este respecto qué aquellos

casos en >fue la competencia de la jurisdicción militar venga determinada por razón del lugar en cue el

acto terrorista se produzca —es decir, si es un establecimiento militar— o por razón de la persona

responsable —si ea una persona sujeta al fuero castrense.

Y, en tercer lugar, se suprime la jurisdicción de orden público.

LA AUDIENCIA NACIONAL

«La Audiencia nacional ahora creada es una Audiencia territorial, sin más diferencias que su ámbito

jurisdiccional, que en lugar de abarcar una parte del territorio nacional, es la totalidad de ese territorio, y

conocerá —precisó el señor Lavilla en el orden penal de todos aquellos delitos que, por razón de sus

efectos que desborden Jos límites del territorio propio de las Audiencias provinciales, o por razón de sus

autores, que sean organizaciones operantes en todo el territorio nacional, deban ser sometidos a

conocimiento de esa Audiencia nacional. Se le atribuirán también todos aquellos supuestos que en la

actualidad dan lugar, conforme a la ley de Enjuiciamiento Criminal, al nombramiento de jueces

especiales, precisamente por la gravedad o complejidad de los asuntos o de los propios efectos de los

hechos delictivos.»

Son asuntos que serán sometidos a esta Audiencia nacional, los de falsificación de moneda, los delitos

monetarios, aquellos fraudes que se puedan cometer mediante especulación de terrenos o mediante el

tema de las viviendas, y en los que haya efectos lesivos, que trasciendan a uña pluralidad de sujetos

radicados en los territorios de distintas provincias; el tráfico de drogas, los fraudes alimencios o de

sustancias farmacéuticas, los delitos de corrupción o de escándalo público cometidos por organizaciones

operantes a nivel nacional,

Por otra parte —agregó—, y en ib que respecta al orden contencioso-administrativo, la Audiencia

nacional conocerá de los recursos que interpongan contra actos de las autoridades administrativas que

tienen competencia en todo el territorio nacional, sin más excepciones que las disposiciones generales y

los actos propios del Consejo de ministros o de las comisiones delegadas del Gobierno, los cuales

seguirán siendo conocidos directamente por el Tribunal Supremo. Con esto, se pretende resolver un

problema grave de congestión en nuestro más alto Tribunal, que en estos momentos existe.»

 

< Volver