Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   El sentido de la remodelación     
 
 Informaciones.    21/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EL SENTIDO DE LA REMODELACION

Por Abel HERNÁNDEZ

SALVO sorpresas, habrá pronto remodelación del Gobierno Suárez. Él primer ministro, tras ciertos

titubeos sopesando los pros y los contras, y esperando el momento oportuno, está decidido, según fuentea

sentirás, a reajustar su Gabinete. El cambio, en principio, puede afectar a tres o cuatro carteras. Parece

que no habrá ministro para las Relaciones ron las Cortes. El momento oportuno puede ser después del

«Pleno parlamentarlo del pacto».

Ea U Moncloa se guarda celosamente cualquier detalle personal. Nadie se atreve a aventurar a qué

ministros afectaría la «modelación. Sin embargo, todo parece Indicar que los más ((tocados» son el de

Trabajo, señor Jiménez de Parga; el vicepresidente político, señor Abril, y el vicepresidente económico,

señor Fuentes. En contra de ciertas especulaciones, varias fuentes dignas de crédito aseguran que el señor

Martin Villa no sólo no saldrá del Gobierno, sino que sigue siendo uno de los más firmes puntales del

mismo.

El señor Jiménez de Parga está siendo "contestado» por un poderoso sector de la U.C.D., por el P.S.O.E.

y por amplias áreas de la clase empresarial, El vicepresidente Abril no está bien visto por muchos de los

dirigentes del partido gubernamental. Recientemente fue abucheado por éstos cuando entraba, con retraso,

en una reunión. Y el profesor Fuentes tampoco tiene el respaldo de la clase empresarial y ¡wffuran que rn

sus momentos de desánimo, que suelen ser frecuente*, sueña, con volver a su cátedra. Su meritoria tarea

queda hecha, con el «pacto económico», que probablemente se consumará hoy.

El reajuste ministerial, sin embargo, parece que tiene trasfondo. El sentido político del mismo pudiera ser

el serlo intento de la U.C.D. de recobrar su identidad de centro, sin alardes de centro-izquierda. Una cosa

es que el partido centrista haya hecho concesiones a la izquierda para lograr el pacto (lo mismo que la

izquierda ha hecho concesiones a la derecha), y otra muy distinta que los millones de electores de U.C.D.

pierdan la referencia de su voto. Así, pues, uno sospecha que en la «modelación habrá Indicios para

pensar que la U.C.D. intenta reencontrarse a sí misma y reencontrarse con sus electores, que no son

precisamente de tendencias socialistas. Se pretende, al mismo tiempo, devolver U . confianza a los

empresarios, a tos financieros, a la Bolsa y a la clase media, que es principalmente de la que se nutre. La

Banca y el Ejército verían bien esta clarificación,

Otro día habrá que hablar de los intentos por parte del ala socialdemócrata del P.S.O.E. de conectar con el

ala más liberal y socialdemócrata de la U.C.D., acariciando la idea de desmembramientos en el partido

centrista o de pactos para las elecciones sindicales y para la» municipales. En estas conversaciones parece

que h* participado alguno de los actuales ministros. La Iniciativa, que no ha prosperado, no ha sido bien

acogida en las alturas.

Es, por lo demás, sintomática la insistencia del portavoi oficial de la U.C.D., señor Medina, en negar la

existencia de un pacto estratégico Suárez-Carrillo, relacionado con el apoyo gubernamental al sindicato

de Inspiración comunista, Comisiones Obreras. Esta sospecha había enfriado —junto con los intentos

psoeistas antedicho»— las relaciones entre el P.S.O.E. y la Moncloa. También habían contribuido al

enfriamiento las excesivas resistencias de Felipe González al pacto, para el que todo han sido facilidades

por parte de Carrillo. Todo hace suponer que, efectivamente, la U.C.D, intenta recobrar su posición en el

centro, sin escoramlentos peligrosos a la Izquierda ni actitudes que den esta Impresión.

INFORMACIONES

 

< Volver