Autor: L. I. B.. 
 El teniente general Galera Paniagua sustituye a García Valiño. 
 Nuevo miembro del Consejo del Reino     
 
    Páginas: 1. Párrafos: 15. 

EL PERSONAJE DEL DIA

El teniente general Galera

Paniagua sustituye a García Valiño

NUEVO MIEMBRO DEL CONSEJO DEL REINO

Hoy, a la una de la tarde, jura, en el Palacio de El Pardo, su cargo de miembro del Consejo del Reino, el

teniente general don Alfredo Galera Paniagua. El artículo 4.° de la ley de Sucesión en la Jefatura del

Estado, establece que será miembro del Consejo del Reino, el capitán general o, en su defecto, el teniente

general, en activa y de mayor antigüedad de los Ejércitos de Tierra, Mar o Aire y por este mismo orden.

Sustituye, pues en este cargo, al teniente general García Valiño.

GENERAL JOVEN El nuevo consejero del Reino nació en Alcázar de San Juan el 1 de agosto de

1899; en abril de 1943, era ascendido a general de Brigada: Tenía cuarenta y cua-tro años de edad. La

mayor parte de su vida —prácticamente casi toda su carrera militar—, la ha pasado en África. En 1926,

siendo capitán marchó alla. Tras la pacificación de Marruecos, poco más tarde, ocupó cargos en la Policía

indígena. Al estallar la guerra pasó el Estrecho como jefe de las Me-hallas jalifianas número 1 de Te-tuán.

Por méritos de guerra, durante las guerras en Marruecos había obtenido el ascenso a comandante.

ASCENSOS

En la contienda española merece dos ascensos. El primero, a teniente coronel, y el segundo, a coronel

habilitado Con este empleo ostentó el mando de la División 84 del Cuerpo de Ejército de Galicia. Toma

parte en la campaña de Levante y obtiene la medalla Militar Individual por su participación en la batalla

del Ebro; allí es herido y merece la medalla de Sufrimientos. En la entrada a Madrid, es encargado de la

zona de la calle Lista.

GOBERNADOR GENERAL

Fue delegado de Asuntos Indígenas en Marruecos desde 1942 a 1944. Desde ese año a 1948 fue delegado

general de la Alta Comisaría. Durante poco tiempo fue consejero del Consejo Supremo de Justicia

Militar, gobernador Militar de Valencia y jefe de la División Acorazada de Madrid.

En 1955 asciende a teniente general y es nombrado capitán general de la Sexta Región Militar (Burgos).

Recibe la orden de volver a África para efectuar el repliegue de todas las fuerzas del protectorado y es

nombrado gobernador general de la Soberanía de España en el Norte de África y jefe de los Ejércitos de

Tierra, Mar y Aire del Norte de África, cargo que ostentó hasta 1962.

TEMAS AFRICANOS

Durante este tiempo profundiza más en sus estudios del tema africano. Promueve el des arrollo de las

provincias bajo su mando. Preguntado a principios de 1961 por un periodista español si la guerra de

África —cuyo centenario se acababa de celebrar— había significado la voluntad de soberanía en las

Plazas del norte de África, contestó: "Respecto a la soberanía no significó sino un incidente más en

nuestro largo historial de los propósitos españoles por mantener nuestro legítimo derecho, cimentado a

través de varios siglos de permanencia en el norte de África."

En aquella ocasión, el teniente general Galera, bajo un gran cuadro del Estado Mayor de Ceuta, en el que

Franco dirige el . convoy de la Victoria, insistió en su cariño y dedicación a esas provincias españolas.

Habló del desarrollo —en viviendas, repoblación, traída de aguas, caminos— que el Ejército había dado a

Ceuta y Melilla. Remachó la necesidad de que se revalorizasen los servicios menos dotados y detectó el

comercio como principal fuente de desarrollo de ambas provincias, solicitando el socorro de divisas para

vitalizar tales operaciones.

PUBLICACIONES

Habla el árabe de Marruecos perfectamente y su cariño por África le ha llevado a escribir numerosos

artículos en la revista "África". Es autor, en colaboración, de "Consejos a los interventores en Marruecos"

y "Folletos sobre transcripción del árabe al español".

Una brillante carrera militar la del teniente general Galera Paniagua, que comenzó en la Academia de

Infantería en el Alcázar de Toledo y esta tarde tendrá otro jalón importante en el Palacio de El Pardo,

jurando el cargo de consejero del Reino en virtud de ser el teniente general en activo de mayor antigüedad

de nuestro Ejército de Tierra.

L. I. B.

 

< Volver