Dos horas y cuarto duró la reunión del Consejo del Reino  :   
 Asistieron todos los consejeros menos el arzobispo de Zaragoza, que se encuentra enfermo. 
 Ya.    29/12/1973.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Dos horas y cuarto duró la reunión del Consejo del Reino

Asistieron todos los consejeros menos el arzobispo de Zaragoza, que se encuentra enfermo

DURANTE dos horas y quince minutos estuvo reunido ayer el Consejo del Reino «con el fin de elaborar

la reglamentarla terna que ha de ser elevada al Jefe del Estado para la designación del nuevo presidente

del Gobierno. De los diecisiete componentes del más alto órgano consultivo de la nación asistieron a la

reunión todos menos el arzobispo de Zaragoza, monseñor Cantero Cuadrado, que se encuentra enfermo y

que forma parte del Consejo como el prelado de más jerarquía y antigüedad entre los procuradores en

Cortes.

Los consejeros del Reino se habían concentrado a primeras horas de la tarde en el Palacio de las Cortes

para desde allí marchar Juntos a comer a un restaurante próximo. La comida dio comienzo a las tres y

diez minutos de la tarde, cuando llegó el presidente de las Cortes y del Consejo del Reino, don Alejandro

Rodríguez de Valcárcel. Al término de la misma, pasadas las cuatro y cuarto de la tarde, la mayoría de los

consejeros se dirigieron de nuevo al Palacio de las Cortes andando. Otros lo hicieron en automóvil. A las

cuatro y treinta y cinco minutos hizo su entrada en la sala donde iba a celebraras la reunión un primer

grupo de consejeros del Reino. Eran don Manuel Lora Ta-mayo, presidente del Instituto de España: el

teniente general don Luis Navarro Cárnica ;don Valentín Silva Melero, presidente del Tribunal Supremo

de Justicia ; don Iñigo de Oriol e Ybarra, representante de los procuradores en Cortes por los Colegios

profesionales, y don Ángel González Alvarez, representante de los procuradores en Cortes rectores de

Universidad. Minutos después lo hacían don José Antonio Girón de Velasco y don Miguel Primo de

Rivera y Urquijo, representantes de los contejeros nacionales. Seguidamente llegó otro grupo de

consejeros del Reino, integrado por don Antonio María de Oriol y Urquijo, presi-dente del Consejo de

Estado; el teniente general don Manuel Díes-llegría, jefe del Alto Estado Mayor; don Miguel Ángel

García-Lo-mas y don Juan María de Ara-luce Villar, representantes de los ro curadores «n Cortes ds la

Administración Local; don Alejandro Fernández Sordo y don Luis. Alvarez Molina, representantes de los

procuradores en Cortes de la Organización Sindical, y don Enrique de la Mata Gorostizaga, representante

de los procuradores familiares. Cerraron la llegada de asistentes a la reunión el presidente de las Cortes y

del Consejo del Reino, don Alejandro Rodríguez de Valcárcel, quten iba acompañado del secretario del

Consejo, don Pió Cabanillas. Los consejeros militares vestían uniforme militar. Cuando todos hubieron

tomado asiento, los redactores g r á f i c os fueron autorizados a pasar a la sala para tomar las

correspondientes fotografías. Cuando éstos salieron, la puerta quedó cerrada hasta el final de la reunión.

Eran las cinco menos cinco de la tarde. La reunión terminó a las siete y diez minutas. En primer lugar

abandonó la sala el presidente del Consejo, señor Rodríguez de Valcarcel. Poco después lo hicieron todos

los demás consejeros, quienes, al despedirse, se felicitaban el Áño Nuevo. Preguntado por los

Informadores el señor Cabanillas Gallas, secretario del Consejo, sí había alguna referencia oficial sober la

reunión, éste manifestó sonriente: "Que ha habido reunión del Consejo del Reino y que ha terminado." El

señor Rodríguez de Valcárcel, por su parte, tomó su automóvil y se dirigó, al parecer, al palacio de El

Pardo para comunicar la decisión del Consejo al Jefe del Estado.

X. de la R.—Las deliberacíones del Consejo del Reino tienen el carácter de reservadas por su propia

naturaleza, de acuerdo con la interpretación legal, dada incluso pof el Tribunal Supremo.

 

< Volver