Ruiz-Giménez trae impresiones sustancialmente positivas de la URSS     
 
 ABC.    23/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

RUIZ-GIMENEZ TRAE IMPRESIONES «SUSTANCIALMENTE POSITIVAS» DE LA U. R. S. S.

Moscú, 22. (Efe.) El dirigente de Izquierda Democrática, profesor Joaquín Ruiz-Giménez, declaró al

término de su estancia de ocho días en la Unión Soviética que sus impresiones eran «sustancialmente

positivas» tras su primer viaje a este país.

El profesor español se refirió concretamente a la acogida de que fue objeto y a lo que pudo ver en

Leningrado y Moscú.

Joaquín Ruiz-Giménez, que fue invitado por la Sociedad Cultural Hispanosoviética, mantuvo entrevistas

con los dirigentes de la unión de Sociedades Extranjeras de Amistad con la U. R. S. S., así como con el

presidente del Tribunal Supremo, Lev Smírnov, y varios de los vicepresidentes del máximo órgano de la

justicia soviética.

Refiriéndose a Luis Corvalán, secretario general del Partido Comunista chileno, al que ha defendido

como jurista, el profesor Ruiz-Giménez declaró que no pudo verlo, porque se encuentra en el Mar Negro

reponiéndose de una afección, pero que habló con Jorge Montes, qué fue ministro de la Unidad Popular

chilena, el cual le entregó una emotiva carta de Corvalán agradeciéndole sus gestiones.

Corvalán fue liberado a cambio de Vla-dimir Bokovsky, disidente soviético encarcelado en el penal de

Vladimiro.

Aludiendo, finalmente, a los derechos humanos en te U. R. S. S., el profesor Ruiz-Giménez afirmó que en

la nueva Constitución se han recogido los puntos fundamentales del acta final de la Conferencia de

Helsinki, «y ello es muy importante - dijo - dentro del derecho constitucional Es la primera Constitución

europea que recoge el acta final en sus apartados fundamentales. Lo considero un paso hacia la práctica».

En este segundo aspecto, la práctica, el jurista español declaró:

«Hay que distinguir entre derechos humanos de carácter socioeconómico-cultural y derechos políticos o

libertades públicas. En el primer caso, los derechos en la U. R. S. 8. están muy ampliamente aplicados:

derecho al trabajo, seguridad social, asistencia médica, educación, etc.

En el segundo caso, como he expuesto a todos con quienes he hablado, no he ocultado nunca que mi gran

preocupación ha sido y es la defensa de estos derechos con independencia de los sistemas ideológicos. He

visto que hay cierta libertad religiosa y cierta libertad de participación en lo que nosotros podríamos

llamar la democracia orgánica soviética.

 

< Volver