Lo de Santander no es problema fundamental del Estado     
 
 Ya.    15/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Lo de Santander no es problema fundamental del Estado

Don Joaquín Ruiz-Giménez, a "Cambio-16":

"C-16. - ¿Cuánto dinero deben ustedes?

J. B. -G. - La cantidad en este momento asciende a unos viento treinta millones. Considerando que el

patrimonio de un partido es prácticamente nulo, tendrán que surgir del esfuerzo y la comprensión de los

militantes. Por otra parte, nosotros estimamos que debemos ser absolutamente honestos con nuestros

acreedores, porque son deudas que no pueden ser consideradas como aleatorias o de juego de azar. No.

Esperamos que tanto los bancos como las empresas de publicidad nos den facilidades para pagar. En este

sentido he de añadir que todos han sido enormemente comprensivos con nosotros. De momento, la

Federación ha abierto cuentas en distintos bancos y cajas de ahorro para canalizar las aportaciones y

donativos. Asimismo, estamos en trato con entidades bancarias privadas y cajas de ahorro para gestionar

la apertura de cuentas de crédito para irlas pagando en unos años, de tal forma que cada militante o grupo

de militantes suscribiera una de esas pólizas de crédito. Calculo que los ciento treinta millones pueden

estar liquidados en unos años, pero nos tienen que dar facilidades,..

C-16. - ¿Y cómo ve la actual postura del Gobierno? La situación es muy seria, ¿no?

J. B.-G. - Lo creo sinceramente. Pero no creo que debamos desalentarnos; en este momento inaugural de

la democracia es más importante subrayar lo positivo, aunque sea poco, que lo negativo; las razones de

esperanza que las de desaliento, pues lo contrario podría llevarnos a una situación no dramática, sino

trágica. Tengo que decir, por tanto, que las líneas generales del esfuerzo del Gobierno valía la pena

apoyarlas, pero con tres o cuatro observaciones muy claras, como, por ejemplo, el acuerdo con los otros

partidos políticos.

C-16. - ¿Gobierno de concentración?

J. B.-G. - Soy partidario, y ya lo he dicho, de un Gobierno de coalición. De una coalición presidida por

Suárez, en la que estuvieran desde Alianza hasta el PCE; un Gobierno con tres objetivos muy claros y

concretos: aprobar la Constitución, resolver cuanto antes el tema de las nacionalidades y llegar a un

acuerdo en las medidas económicas. Me parece que sin un Gobierno de coalición es muy difícil que estos

tres objetivos se consigan a corto plazo. Si eso resulta hoy insuperable por razones que a mí no se me

alcanzan, en todo caso, un acuerdo parlamentario para resolver cuanto antes esos tres problemas sería

fundamental.

C-16. - ¿Y es factible este acuerdo parlamentario?

J. B.-G. - Creo que el sentido de responsabilidad de este instante debe prevalecer sobre cualquier otra

cosa. Cada uno que asuma su responsabilidad. Me parece que el Parlamento debe asumir la suya, pero no

transformando el problema de lo que ha ocurrido en Santander como el problema fundamental del Estado,

cuando lo primero es tener una Constitución que resuelva todo eso definitivamente. De lo contrario, todo

él caso se puede reproducir en cadena, lo que me recordaría demasiado las cosas que pasaron en los años

treinta."

 

< Volver