Autor: Apostua, Luis. 
   Pueblo y revolución     
 
 Ya.    10/09/1977.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

YA - Pag. 10

JORNADA ESPAÑOLA

PUEBLO Y REVOLUCIÓN

SI hubieran comprendido a tiempo que el enemigo está dentro de su propia casa nos hubiéramos ahorrado

la mayor preocupación entre tantas importantes de este momento político. Nos referimos al Gobierno

vasco en el exilio y a las importantes fuerzas políticas socialistas y nacionalistas que triunfaron en las

elecciones, ahora, con tres meses preolosígimos perdidos, el Gobierno vasco quiere una negociación con

Madrid, y ha convocado para hoy, en Bayona, una reunión con el fin de concretar la instalación de una

secretaria en Bilbao. El resultado de la inhibición de los vencedores electorales y del Gobierno vasco

consistió en qúe la calle fue ocupada por los minúsculos pero aguerridos grupos de la extrema izquierda.

Para cuando esos vencedores convocaron su manifestación la causa de la misma ya estaba "quemada"

políticamente por los otros. Por si fuera poco, esos grupos de extrema izquierda les asaltaron en plena

calle y destrozaron su manifestación. Ha sido la más clara muestra de debilidad de las fuerzas

democráticas ante las revolucionarias.

Pero podemos dar por bien empleada la dura enseñanza si al fin se abre la necesaria negociación, todo lo

difícil que se pueda imaginar, pero sobre las bases de que el Gobierno ha de negociar con quien tiene

detrás el respaldo democrático, no la agresión revolucionaria. La Idea central del presidente Suárez en

este delicado tema ha sido transferir la lucha al terreno de la política y respetar radicalmente la

legitimidad del mandato de las urnas, aun en el supuesto de que UCD no fue la vencedora, sino los

socialistas y el Partido Nacionalista. Pero vencer significo asumir una serie de responsabilidades que ya

están ahí.

HAy una especie de pugilato periodístico para defender al ministro Martín Villa. En primer lugar, mi

impresión personal es que no necesito, mucha literatura porque es un hombre que se desenvuelve

admirablemente bien en el terreno de las realidades. Y lo que ahora vamos a ver, el "caso Blanco", es una

más de ellas.

Quizá este tema ha introducido un punto de nerviosismo en las filas socialistas, que hasta ahora han

llevado el juego político con un equilibrio de maestros. La reclamación que hace el PSOE de que Felipe

González emplee directamente la televisión creo que es un mal paso táctico, aunque sea muy

espectacular. Digo esto porque todo lo que sea sustraer al Congreso que es su sitio la esencia del

debate para "callejearlo" perjudica a esa misma democracia por la que los socialistas tan sinceramente han

luchado.

Luis APOSTUA

 

< Volver