Joaquín Ruiz-Giménez. 
 Queremos un pueblo de hombres, no de borregos     
 
 Ya.    10/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Joaquín Ruiz-Giménez

"Queremos un pueblo de hombres, no de borregos"

En el teatro Cervantes, de Linares, abarrotado de público, se ha presentado la candidatura de la

Federación de la Democracia Cristiana. Han participado José Utrera Infante, quien se ha referido a los

problemas que tiene planteados Andalucía, y María Teresa Arias Plaza, quien ha dicho que la DC quería

acabar con las dos Españas.

José María-Gil Robles ha declarado que no necesitaban guardaespaldas porque siempre habían respetado

y habían sido respetados. Siguió diciendo que "el 15 de junio no nos jugamos el ser de España porque

nuestro país tiene demasiada historia para ello".

A continuación ha intervenido el señor Ruiz-Giménez, quien ha manifestado que deseaba que España

fuera un pueblo de hombres, no de borregos. Asimismo ha expuesto el programa: constitución

democrática con respeto a las libertades religiosas, de asociación política y sindical, y ha afirmado que la

economía de España había sufrido más con la evasión da capitales que con las huelgas de trabajadores.

ALDO MORO EN UN MITIN DE LA FEDERACIÓN DEMOCRÁTICA CRISTIANA

"Si el 15 de junio logramos pasar el Rubicón, seremos fieles a nuestros objetivos fundamentales", ha

dicho Joaquín Ruiz-Giménez, presidente de la Federación Democrática Cristiana, en un mitin celebrado

en el Gran Teatro, de Córdoba, al que asistieron más de mil quinientas personas.

José María Gil-Robles y Gil-Delgado, secretario general de FDC, en su disertación atacó a los que

aseguran que España es lo único importante, "acaso porque ellos la han considerado como su finca o

como su negocio".

Habló a continuación Ruiz -Giménez, que dijo que el cristiano tiene libertad de opción para militar en

cualquier partido político que esté de acuerdo con su conciencia, ya que así lo proclama el Concilio

Vaticano II.

Añadió el señor Ruiz-Giménez que la Federación de la Democracia Cristiana intentó evitar la

presentación como candidato del presidente Suárez.

Al acto asistió el presidente italiano, Aldo Moro, que definió lo que representa la Democracia Cristiana

como un modo de concebir la vida, de una justicia que sea expresión de la libertad de participación

política, libertad en la economía, en la cultura, en la vida del espíritu, libertad política y social. Reiteró,

finalmente, la unidad que existe entre los miembros de la Democracia Cristiana de Italia y de España.

 

< Volver