Autor: Martínez, Francisco. 
 Coaliciones electorales (3). 
 Equipo de la Democracia Cristiana     
 
 Pueblo.    09/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

COALICIONES ELECTORALES (3)

EQUIPO DE LA DEMOCRACIA CRISTIANA

MADRID. (PUEBLO, por Francisco MARTÍNEZ.)

La coalición electoral Equipo de la Democracia Cristiana está integrado por la Federación Popular

Democrática (Gil-Robles y Gil-Delgado), Izquierda Democrática (Ruiz-Giménez) y Unión Democrática

del País Valencia. El Equipo representa una opción moderada independiente a la oficial del Centro

Democrático, que, pese a las continuas invitaciones de éste, se ha excluido voluntariamente del mismo. A

efectos de la presentación ante la Junta Electoral Central de esta coalición, no forman parte de la misma

los tres partidos de las nacionalidades que también están integrados en el Equipo (Partido Nacionalista

Vasco, Partido Popular Gallego y Unión Democrática de Cataluña), que han preferido presentarse con sus

siglas de grupo debido a las características de sus electores respectivos. Sin embargo, esta exclusión de la

coalición electoral no representa en absoluto ninguna escisión dentro del Equipo Demócrata Cristiano.

Tanto F. P. D. como I. D. son creados por hombres que en su tiempo estuvieron vinculados a la C. E. D.

A. (Confederación Española de Derechas Autónomas), pero los dos grupos mantienen, por su trayectoria

da lucha, posiciones distintas a la vieja C. E. D. A.

Brevemente, su historia es la siguiente: En 1958 se constituye Democracia Social Cristiana en torno a Gil-

Robles, que ha vuelto del exilio en 1953. En 1974 el grupo participa en la creación de la Plataforma de

Convergencia junto a su homólogo I. D. y en 1976 D. C. S. pasa a denominarse Federación Popular

Democrática. Por su parte, Izquierda Democrática se forma también en 1958, bajo la figura de Manuel

Giménez Fernández, ex ministro de la República y miembro también de la C. E. D. A. En 1966 se

produce una escisión dentro de I. D. (más adelante nos referimos a ella), y en 1969, al fallecer Giménez

Fernández, toma la dirección de I. D. el ex ministro Ruiz-Giménez. A pesar de las diferencias de criterios

entre I. D. y F. P. D., los dos grupos se integran en el Equipo Demócrata Cristiano, que agrupa a la

familia demócratacristiana del Estado español.

Sólo el Partido Democrático Cristiano (Álvarez de Miranda) no se encuentra integrado en el Equipo, al

escindirse de Izquierda Democrática cuando se planteó su ingreso en la Platajunta, donde estaba el

Partido Comunista. El P. D. C. nace de la unión del grupo que encabeza Álvarez de Miranda (P. P. D. C.)

y la Unión Democrática Española, que tuvo como líderes a dos antiguos ministros de Franco, Silva

Muñoz (hoy en Alianza Popular) y Monreal Luque, y que contó también con la presencia del actual

ministro de la Presidencia. La causa por la que toda la familia demócratacristiana no esté hoy en el Centro

Democrático es por la posición del Equipo de no querer integrarse en una opción moderada oficialista. Y

una de las causas por las que el grupo de Álvarez de Miranda sí esté incluido en el Centro y no vaya a

participar en las elecciones con sus homólogos del Equipo es la cuestión de las nacionalidades. Mientras

el Equipo está integrado por partidos de las nacionalidades vasca, gallega y catalana y busca fórmulas

federalistas basadas en las autonomías nacionales, él P. D. C. opta, como todo el Centro Democrático por

la opción regionalista.

Apuntadas estas cuestiones, pasamos a relacionar los aspectos ideológicos de la coalición electoral que

nos ocupa. El objetivo último de F. P. D. es la implantación de un régimen democrático, como

instrumento para una profunda transformación social, dirigido a que «ningún grupo o clase domine sobre

los demás». Su ideario está inspirado en los principios del humanismo cristiano. Aboga por el

¿federalismo como estructura política y el occidentalismo como forma de gobierno». Izquierda

Democrática tiene como objetivo último la liberación integral del hombre frente a todas las opresiones

hasta «llegar a la construcción de una sociedad sin clases». Aboga por la socialización gradual,

participación de la empresa a través de «la autogestión y la cogestión y el reconocimiento de la

personalidad jurídico-política de las comunidades regionales».

El Equipo propugnará en las próximas Cortes Constituyentes la elevación a norma constitucional de los

derechos humanos, individuales y sociales, reconocidos en las convenciones internacionales; la forma

federal del Estado, con una distribución de competencias políticas entre los países y regiones del Estado

dentro de una solidaridad entre todos ellos; la división de los poderes, con un legislativo bicameral,

compuesto por una Cámara elegida por sufragio universal, directo y secreto, y otra integrada por

representantes de las comunidades políticas federadas; un Ejecutivo designado por el legislativo: un poder

judicial independiente y autogobernado, completado por un Tribunal Federal de Garantías y

Constituciones. La libertad religiosa y la aconfesionalidad del Estado. Y el derecho de trabajadores y

funcionarios de constituir libremente sindicatos, independencia de éstos y gestión respecto del Poder

público.

 

< Volver