Autor: VARELA. 
   Más allá de Gil Robles     
 
 El Alcázar.    14/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

LA BALANZA

MAS ALLA DE GIL ROBLES

Está claro que hay un más allá en la dimisión de don José María Gil Robles. El señor Gil Robles se había

convertido en el baluarte inespugnable (en el bunker) de la democracia cristiana. He seguido paso a paso,

día a día, la peripecia de arrejuntamiento entre los "demócratas de toda la vida" y los demócratas

"colaboracionistas". El día que el señor Osorio le ofreció la cartera de Educación al señor Álvarez de

Miranda y que éste rechazó cortésmente, adelantaba La Balanza que la suerte estaba echada. Después,

llegó la traición de Monreal a Silva en el seno de UDE. Y, más recientemente, la inequívoca actitud del

señor Ruiz Jiménez a favor del Gobierno, que por dos veces desbarató la condena de coordinación

democrática contra la política sivilina del Gobierno Suárez. Hace unos días tan sólo comentaba la

operación del Gobierno (ver La Balanza de 8 de marzo) sobre centro democrático y decía: "la fulminante

desaparición del señor Monreal no quiere decir que los que pensaban tomar "CD" consideren que la

operación esté cerrada o que la guerra ha sido perdida". Y a la vista está, la escalada ha comenzado.

El bunker, o la honradez ideológica que representa José María Gil Robles, quizá porque el señor Gil

Robles ya no pudiera traicionarse, una vez más, en las postrimerías de su vida; el bunker que representaba

Gil Robles, digo, fue barrido por el ímpetu juvenil y "carismático" del poder. Ya no hay barreras para el

arrejuntamiento de los democristianos. Ya no hay barreras para el soñado 45-50 por 100 de los votos en

las próximas elecciones. Queda por resolver, eso si, el problema de Pío Cabanillas y Areilza, pero ¿serán

capaces de renunciar a una perita en dulce, como esta que le presenta el poder, los líderes del Partido

Popular? Yo tengo mis dudas y si no fuera así veremos a dos enemigos encarnizados - Pio Cabanillas

(C.D.) y Daniel Regalado (F.S.I.) encabezar las listas de disputados por la misma provincia. Por Orense.

La provincia de la que fue cesado como Gobernador Ovil, Daniel Recalado, y en la que el primero de

mayo de 1976, los amigos de Pío le impidieron que pronunciara el pregón, como estaba anunciado, en la

fiesta del vino de Ribadavia. Si fuera así digo, habrá que exclamar ¡Viva el Partido Institucional!

A Gil Robles, en la amargura de su despedida, le queda el consuelo de los artículos publicados hace unos

días en El País denunciando la no neutralidad del Gobierno en las próximas elecciones. Y le queda

también la satisfacción de haber dicho en su despedida, sobre los nuevos demócrata-cristianos: "en el

mundo hubo muchas conversiones. Por ejemplo, la de San Pablo, al ser derribado por un rayo divino de

su caballo. Pero para mí los que son dudosos son aquellos a los que un rayo del Cielo los derriba en un

coche oficial"

VARELA

 

< Volver