Autor: Ramírez, Pedro J.. 
 La reconstrucción del centro. 
 Gil-Robles-Ruiz-Giménez: posturas diferentes ante la reunión de mañana  :   
 Satrústegui: No es posible parar una operación tan lógica. 
 ABC.    13/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

LA RECONSTRUCCIÓN DEL CENTRO

GIL-ROBLES - RUIZ-GIMÉNEZ: POSTURAS DIFERENTES ANTE LA REUNIÓN DE MAÑANA

Satrústeguí: «No es posible parar una operación tan lógico»

«No creo que existan posibilidades reales de parar una operación tan lógica como ésta», ha declarado

Joaquín Satrústegrui, reflejando su optimismo ante la reunión que «Alianza Liberal», la «Federación

Demócrata Cristiana» y la «U. S. D. E.» celebrarán mañana con los partidos integrados en el «Centro

Democrático». «Los democristianos irán juntos a las elecciones, los liberales irán juntos y los

socialdemócratas irán juntos. Y las tres familias formarán una coalición electoral.»

La reunión tiene carácter de autoconvocatoria y se celebrará en el despacho de Joaquín Ruiz-Giménez, en

la calle Castelló. Se espera que en el transcurso de la misma puedan sentarse las bases que permitan en el

más corto plazo de tiempo posible la instrumentación de una única fuerza electoral de centro.

NUEVA DENOMINACIÓN. - Según Satrústegui, la nueva coalición implicaría la desaparición del

«Centro Democrático» como tal y sería preciso buscar una nueva denominación. «Aunque el nombre es

lo de menos, en política no nace falta fijarse en cosas existentes que no acaban de cuajar.»

Este criterio no es plenamente compartido por los actuales miembros de «Centro Democrático». Al final

de la reunión que los presidentes de los partidos integrados y los gestores de la campaña celebraron ayer

por la mañana, uno de los asistentes declaró a Europa Press que el «Centro Democrático» no tiene

previsto modificar su estructura, cambiar de nombre ni convertirse en otra coalición distinta de la

formada. Según esta versión de lo que se trataría sería de la pura y simple incorporación de otras fuerzas a

la estructura existente.

Si prosperara la tesis de la recomposición del centro a través de las familias Ideológicas, la gran víctima

de la operación sería el «Partido Popular», el único que carece de definición ideológica concreta. Según

Satrústegui «o bien el "Partido Popular" tendría que adscribirse a una de las tres familias, o bien cada uno

de sus miembros tendría que tomar esa decisión por separado.»

Considerando que «Alianza Liberal» es de alguna manera el portaestandarte de la iniciativa y que la «U.

S. D. E.» tiene ya un pacto electoral con el «Partido Social Demócrata», de Fernández Ordóñez, el éxito o

el fracaso de la operación depende fundamentalmente de que la «Federación Demócrata Cristiana» se

incorpore a ella.

RUIZ-GIMÉNEZ. - En el seno de dicha Federación, fruto de la fusión entre «Izquierda Democrática» y

«Federación Popular Democrática» existen posturas encontradas al respecto. Mientras Joaquín Ruiz-

Giménez se muestra contemporizador y propenso al pacto. José María Gil-Robles y Gil-Delgado

permanece fiel al criterio marcado por el «Equipo Demócrata Cristiano» de restringir las alianzas al

ámbito del Senado.

«Si no tuviéramos esperanzas en llegar a un acuerdo no asistiríamos a la reunión», declaró Joaquín Ruiz-

Giménez. «Un acuerdo con los liberales y los socialdemócratas es, hoy por hoy, lo que más nos gustaría

conseguir.»

Según el presidente de la «Federación Demócrata Cristiana», el principal obstáculo es el hecho de que,

tanto ellos como los partidos del «Centro Democrático», tienen ya sus candidaturas perfiladas. Considera

en cambio que la decisión del Equipo de acudir en solitario a las elecciones, al Congreso es «uno de los

aspectos a superar».

«Los partidos como el nuestro - añadió Ruiz-Giménez - queremos a la vez alcanzar la mayoría en el

Congreso y conservar nuestra propia identidad.» Con respecto a la unidad democristiana comentó que no

presenta problemas especiales, pero que «a todos parece que les preocupan ahora más las coaliciones

electorales)».

Refiriéndose, por último, a los rumores sobre su posible apartamiento de la escena política, siguiendo los

pasos de Gil-Robles, padre, o Areilza, dijo: «Algunos parecen tener Interés en que lo haga. Daré ese paso,

sin vacilar, cuando me lo pidan los órganos de mi partido. Pero eso no parece probable.»

GIL-ROBLES - En clara discrepancia con esta postura de Joaquín Ruiz-Giménez, un portavoz de José

María Gil-Robles y Gil-Delgado declaró ayer que «nos seguimos ratificando en la idea del Equipo de ir

solos en las elecciones al Congreso; lo máximo que puede salir de la reunión del jueves es un pacto para

el Senado con la exclusión del "Partido Popular"».

El mencionado portavoz calificó el intento de remodelar «Centro Democrático» como «una operación de

Suárez y Osorio», y que muchos militantes democristianos abandonarían el partido si se participara en

ella. Apuntó como única posibilidad de presentación electoral conjunta la de que «señores como

Fernández Ordóñez aceptarán su inclusión en listas demócrata» cristianas». - Pedro J. RAMÍREZ.

 

< Volver