Hoy, otra cumbre díficil del Centro Democrático. 
 La DC exige la disolución del Partido Popular     
 
 Diario 16.    19/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Hoy, otra "cumbre" difícil del Centro Democrático

La DC exige la disolución del Partido Popular

MADRID, 19 (D16). - El Partido Popular será el problema central de la reunión que hoy mantiene una

delegación de Centro Democrático con el Equipo Demócrata Cristiano, en el segundo "round" para tratar

de formar una nueva y más importante coalición electoral centrista.

Según fuentes bien informadas, la Democracia Cristiana, y señaladamente la Federación Popular

Democrática de Gil-Robles, estaría finalmente dispuesta a olvidar anteriores presupuestos del Equipo DC

- presentarse en solitario a las elecciones para el Congreso - y acudir a un pacto electoral con las familias

socialdemócrata y liberal. Dentro del propio Centro Democrático existen ya partidos democristianos

ajenos al Equipo, como el PDC de Álvarez de Miranda o el pequeño UDC de Barros de Lis.

Disolución del PP

Pero para llegar a un pacto electoral con el centro, la Democracia Cristiana exigiría que éste se

compusiera tan sólo de familias políticas: la propia DC, la socialdemocracia y los liberales. El Partido

Popular, motor en su día del Centro Democrático, no encajaría en estos esquemas, al estar compuesto

indistintamente por personas que se reclaman cristianodemócratas (los Tácitos), algunos liberales y algún

socialdemócrata.

Así, la DC exigiría la disolución del PP y la integración de sus miembros en las familias políticas

que a cada cual corresponda. El presidente del PP, Pío Cabanillas, que se espera asista a la reunión de esta

tarde, quedaría fuera de estos esquemas y se convertiría en la tercera personalidad "descolgada" de la

"operación centro".

El encuentro de hoy se presenta, por tanto, cargado de dificultades, aunque la Democracia Cristiana haya

transigido en algunos de sus planteamientos iniciales. Anoche se mantenía un gran secreto respecto a este

encuentro: No se informó, contra lo habitual ni del lugar de su celebración, ni sobre quiénes asistirían.

Además, existe la incógnita sobre la presentación o no del presidente Suárez a las elecciones de junio. Los

propios dirigentes del actual Centro Democrático, algunos muy próximos al Gobierno, parecen

desorientados al respecto. Si hace una semana se daba como casi seguro que, caso de triunfar la operación

"crecimiento del centro", el presidente renunciaría a acudir a las elecciones, ahora se piensa lo contrario.

 

< Volver